El rescate del valor de los hombres | Editorial | El Diario de la República
Editorial | 17-02-2013 | 22:00 |

El rescate del valor de los hombres

Hay una escena en “La Ilíada” de Homero que resulta ejemplar para comprender el valor de determinados hombres. Este extenso poema griego narra algunos días del décimo año del sitio de los aliados aqueos (griegos), ante las murallas inexpugnables de Troya o Ilio (de ahí el nombre)

  • Imprimir
  • Enviar
  • +-Texto
  • Compartir
  • Facebook

Hay una escena en “La Ilíada” de Homero que resulta ejemplar para comprender el valor de determinados hombres. Este extenso poema griego narra algunos días del décimo año del sitio de los aliados aqueos (griegos), ante las murallas inexpugnables de Troya o Ilio (de ahí el nombre). Contrariamente a lo que suele pensarse (y que el cine ha pensado reiteradas veces) no aparecen en La Ilíada el famoso caballo de madera, ni la caída de la ciudad, escenas narradas lateralmente en “La Odisea”, también de Homero y en “La Eneida”, de Virgilio.
No, el poema homérico narra la ira de Aquiles, su individualismo, su coraje, el de Héctor y el fragor del combate cuerpo a cuerpo. Las feroces batallas desde las murallas hasta la costa donde estaban ancladas las naves de los aqueos y la activa participación de los dioses (en su enorme mayoría favoreciendo a los griegos, incluido el poderoso y omnipresente Zeus, aunque cada tanto se coloca a favor de los troyanos). En uno de esos intensos pasajes de favoritismo troyano, el padre de los dioses les infunde a los defensores un gran brío y estos penetran duramente las defensas griegas, impulsados por el feroz Héctor, general mayor de los troyanos. La matanza que producen Héctor y los troyanos es muy grande, y logran herir asimismo a los mejores generales griegos: Diómedes, Agamenón, Menelao, Ulises y Ayante. Además, entre todos esos heridos notables aparece Macaón, cuya profesión era la medicina, además de la común labor de la guerra. Los generales heridos rápidamente son retirados del campo de batalla para preservar sus vidas, pero antes que a ellos, al primero que se asiste es a Macaón, por la enorme utilidad que su ciencia tenía para el ejército. Valor sí, pero sentido común ante todo.
Los europeos y los americanos del norte tienen una exacerbada imagen de sus líderes presidenciales, es común observar en el arte del cine o de la literatura, la defensa a ultranza que realizan de ellos, sin dudar incluso en arriesgar sus vidas. Se trata de hombres respetados, antes que temidos y allí reside su fortaleza. Puede verse en la Argentina por estos días, un nuevo ejemplo de ello en la aclamada “Lincoln”, del muy premiado Steven Spielberg. Esta defensa también es extensiva a jueces y científicos, se los considera hombres fundamentales en la construcción de la nación y en virtud de ese concepto se actúa protegiéndolos, no sólo del riesgo físico, sino además del desprestigio. Y además un plus: ante la posibilidad concreta de la ausencia de talentos, no se duda en trazar estrategias para captarlos, alrededor del mundo y cualquiera sea el idioma de origen. Respeto, prestigio y certezas de invertir en inteligencia.
Cuando se mira a la Argentina cuesta comprender el despropósito de agresión al que están sometidos los hombres públicos, independientemente del papel que ocupen en la sociedad: presidentes, ministros, gobernadores, científicos, médicos, docentes. Todos son sometidos a la picadora de carne de la mediocridad y a todos les caen las críticas feroces con un salvajismo propio de una guerra. Se cosecha lo que se siembra y en la Argentina la degradación hace tiempo que le ha ganado al prestigio y a los laureles. El respeto se obtiene a través del mérito en la acción. El país, por pura idiosincrasia subjetiva, está en guerra con sí mismo y ello se nota en todos los niveles. Qué bueno sería encontrar cada tanto algún Macaón para defender en primer término, o aunque más no sea un Ulises, un Agamenón o un Diómedes. Para ello no es necesario estar en guerra, ni vivir una épica en las páginas de Homero. Sería imprescindible crear un marco de mutuo respeto y de reconocimiento. Más allá de los colores, de las pasiones y de los momentos.

 

¿Te gustó la nota?

MAS LEIDAS

País

Un matrimonio de San Juan se extravió durante un viaje a Jesús María y murió


La pareja de jubilados que iba al festival de doma pero tomó un camino que los dejó en las Salinas Grandes, una zona desértica. El automóvil se quedó sin nafta. Encontraron los cuerpos separados. 


Policiales

Un obrero de EDESAL murió por una descarga eléctrica cerca de Villa de la Quebrada


El hombre, que tenía 43 años, trabajaba en un transformador que está ubicado en la Ruta Nº 146. Dos compañeros y luego médicos intentaron reanimarlo, pero falleció minutos después de que la corriente de un cable corriera por su cuerpo.


Policiales

En Brasil murió un conocido neonatólogo de Villa Mercedes


El especialista médico del Policlínico de esa ciudad, Jesús Ibáñez, estaba de vacaciones y murió ahogado luego de que sufriera un paro cardiorespiratorio mientras buceaba, según fuentes cercana. Estaba en Río de Janeiro. Tenía unos 50 años y hace 15 años pertenecía al plantel del Hospital. Por el momento es la única información que circula.


Policiales

Lo atraparon luego de robar la recaudación de un hotel


El ladrón se llevó dinero de un edificio ubicado en Rivadavia al 1300, en la ciudad de San Luis. La policía lo encontró en Ejército de los Andes y San Martín.


Policiales

Una mujer murió mientras esperaba pasar a Chile


La turista argentina falleció después de haber permanecido varias horas en el Paso Fronterizo Los Libertadores.