eldiariodelarepublica.com
Un fuerte viento provocó varios destrozos en el barrio Amep

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Un fuerte viento provocó varios destrozos en el barrio Amep



Los vecinos de una cuadra del barrio Amep están sorprendidos, y todavía atemorizados, por el fenómeno que vivieron esta madrugada cuando un fuerte viento provocó la caída de tres postes con cables de teléfono, luz y televisión; arrancó 7 árboles y provocó la voladura de una parte del techo de una casa. Como resultado, el tramo de la calle José Martí entre Vélez Sarsfield y la avenida Fuerza Aérea quedó intransitable.
Según el relato de los habitantes del barrio, minutos antes de las tres de la mañana una ráfaga de viento se apoderó de esa parte del barrio, que incluso trajo cardos secos y los desparramó por las rejas de las viviendas. El detalle de los daños que provocó el suceso climático hizo que primero se desprendieran varias ramas de los árboles, hasta que siete Paraísos terminaron caídos sobre el pavimento de la calle Martí. Al mismo tiempo, tres postes que estaban sobre la vereda de la numeración par cedieron y se tumbaron sobre la calle, aunque fueron sostenidos por el tendido de los cables. Y para terminar el cuadro caótico, una parte del techo de madera y membrana asfáltica de la casa ubicada al 376, terminó girando como un trompo en el asfalto.

“Fue como a las dos y media de la madrugada. Yo estaba en el comedor, me fui para la pieza a dormir y ahí sentí el ruido del viento que provocó que se cayera el techo de la entrada”, explicó José, uno de los cuatro integrantes de la familia que vive en el domicilio afectado. “Apenas se cayó el techo llamamos a los bomberos que llegaron a los 15 minutos. No pudieron hacer nada porque las ramas y los cables les impidieron pasar con el camión. Se fijaron que no hubiera heridos y se fueron”, recordó el joven.
Ana María y Clara, dos vecinas que tienen sus casas en la esquina de José Martí y Vélez Sarsfield coincidieron en que el viento huracanado duró apenas 5 minutos. “Fue alrededor de las 3 de la mañana. Primero vino un viento muy fuerte que me despertó porque sentí un gran ruido, como una explosión. Ahí empecé a cerrar las ventanas que tenía abiertas. Enseguida comenzó la lluvia y cuando se cortó la luz de la calle directamente no vi nada, porque no sabía qué estaba pasando”, relató Clara.

“Vimos los relámpagos y los truenos hasta que en un momento escuchamos una gran explosión que pareció como un temblor porque se sacudió toda la casa. Después nos dimos cuenta de que fue justo cuando cayeron los árboles y los postes de luz. Cuando salimos lo primero que hicimos fue intentar ayudar a los vecinos del frente que perdieron el techo, pero ellos nos gritaban que no cruzáramos porque había cables cortados en la calle”, contó Ana María Tissera. Su domicilio es el 408 de esa calle y está ubicado justo en frente de uno de los postes que, hasta el mediodía de ayer, todavía estaba sostenido por el tendido eléctrico. “Es la primera vez que sucede esto en el barrio. Todo empezó cuando el viento trajo como un polvillo que se metió en la cocina. Desde el comedor se veía como si fuera humo, y enseguida notamos por la ventana como unos cardos secos, de esos que hay en el campo, se quedaron pegados en las rejas", recordó.
Clara reconoció que las tormentas le generan pánico, por eso se quedó adentro de su casa “caminando de un lugar a otro, esperando a que pasara el temporal. Unas dos horas más tarde, cerca de las 5 de la mañana, escuché que pasaba un vehículo de los bomberos y sentí las voces de mis vecinos. Ahí me animé, salí a la vereda para ver qué sucedía y vi todos esos árboles sobre el asfalto y los dos postes: uno caído sobre la vereda y el otro colgando y atravesado en el medio de la calle”, relató.
Alrededor de las 7 de la mañana llegó una guardia de Defensa Civil que recortó los árboles y cerca de las 11, un equipo de Espacios Verdes se encargó de retirarlos y dejar la calle despejada. Al mismo tiempo cuatro técnicos de Telefónica de Argentina esperaban a que la cuadrilla de Edesal cortara el suministro eléctrico para poder trabajar sobre el cableado.

 



 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Un fuerte viento provocó varios destrozos en el barrio Amep



Los vecinos de una cuadra del barrio Amep están sorprendidos, y todavía atemorizados, por el fenómeno que vivieron esta madrugada cuando un fuerte viento provocó la caída de tres postes con cables de teléfono, luz y televisión; arrancó 7 árboles y provocó la voladura de una parte del techo de una casa. Como resultado, el tramo de la calle José Martí entre Vélez Sarsfield y la avenida Fuerza Aérea quedó intransitable.
Según el relato de los habitantes del barrio, minutos antes de las tres de la mañana una ráfaga de viento se apoderó de esa parte del barrio, que incluso trajo cardos secos y los desparramó por las rejas de las viviendas. El detalle de los daños que provocó el suceso climático hizo que primero se desprendieran varias ramas de los árboles, hasta que siete Paraísos terminaron caídos sobre el pavimento de la calle Martí. Al mismo tiempo, tres postes que estaban sobre la vereda de la numeración par cedieron y se tumbaron sobre la calle, aunque fueron sostenidos por el tendido de los cables. Y para terminar el cuadro caótico, una parte del techo de madera y membrana asfáltica de la casa ubicada al 376, terminó girando como un trompo en el asfalto.

“Fue como a las dos y media de la madrugada. Yo estaba en el comedor, me fui para la pieza a dormir y ahí sentí el ruido del viento que provocó que se cayera el techo de la entrada”, explicó José, uno de los cuatro integrantes de la familia que vive en el domicilio afectado. “Apenas se cayó el techo llamamos a los bomberos que llegaron a los 15 minutos. No pudieron hacer nada porque las ramas y los cables les impidieron pasar con el camión. Se fijaron que no hubiera heridos y se fueron”, recordó el joven.
Ana María y Clara, dos vecinas que tienen sus casas en la esquina de José Martí y Vélez Sarsfield coincidieron en que el viento huracanado duró apenas 5 minutos. “Fue alrededor de las 3 de la mañana. Primero vino un viento muy fuerte que me despertó porque sentí un gran ruido, como una explosión. Ahí empecé a cerrar las ventanas que tenía abiertas. Enseguida comenzó la lluvia y cuando se cortó la luz de la calle directamente no vi nada, porque no sabía qué estaba pasando”, relató Clara.

“Vimos los relámpagos y los truenos hasta que en un momento escuchamos una gran explosión que pareció como un temblor porque se sacudió toda la casa. Después nos dimos cuenta de que fue justo cuando cayeron los árboles y los postes de luz. Cuando salimos lo primero que hicimos fue intentar ayudar a los vecinos del frente que perdieron el techo, pero ellos nos gritaban que no cruzáramos porque había cables cortados en la calle”, contó Ana María Tissera. Su domicilio es el 408 de esa calle y está ubicado justo en frente de uno de los postes que, hasta el mediodía de ayer, todavía estaba sostenido por el tendido eléctrico. “Es la primera vez que sucede esto en el barrio. Todo empezó cuando el viento trajo como un polvillo que se metió en la cocina. Desde el comedor se veía como si fuera humo, y enseguida notamos por la ventana como unos cardos secos, de esos que hay en el campo, se quedaron pegados en las rejas", recordó.
Clara reconoció que las tormentas le generan pánico, por eso se quedó adentro de su casa “caminando de un lugar a otro, esperando a que pasara el temporal. Unas dos horas más tarde, cerca de las 5 de la mañana, escuché que pasaba un vehículo de los bomberos y sentí las voces de mis vecinos. Ahí me animé, salí a la vereda para ver qué sucedía y vi todos esos árboles sobre el asfalto y los dos postes: uno caído sobre la vereda y el otro colgando y atravesado en el medio de la calle”, relató.
Alrededor de las 7 de la mañana llegó una guardia de Defensa Civil que recortó los árboles y cerca de las 11, un equipo de Espacios Verdes se encargó de retirarlos y dejar la calle despejada. Al mismo tiempo cuatro técnicos de Telefónica de Argentina esperaban a que la cuadrilla de Edesal cortara el suministro eléctrico para poder trabajar sobre el cableado.

 



 

Logín