eldiariodelarepublica.com
Mejoran el rendimiento y la calidad forrajera del maíz

Escuchanos EN VIVO!
X

Mejoran el rendimiento y la calidad forrajera del maíz

Por


MaizUn investigador de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora logró identificar poblaciones nativas de maíz que permiten mejorar híbridos simples para obtener mayores rendimientos y calidad de silaje. “Nos encontramos ante una gran necesidad de incrementar la variabilidad genética en los programas de mejoramiento y de identificar genotipos que nos permitan aumentar el rendimiento y la calidad forrajera de los híbridos comerciales de maíz y, para ello, las poblaciones nativas presentan un gran potencial”, señaló al portal Argentina Investiga el líder del proyecto, Salvador Juan Pablo Incognito.
Un híbrido simple se define en el ámbito agropecuario como la cruza entre dos líneas endocriadas que cumplen el rol de progenitor. “Esto permite explotar el vigor híbrido y sus características asociadas, de manera de producir genotipos uniformes y muy rendidores que reúnan las mejores características presentes en los progenitores”, explicó el investigador. La investigación permitió identificar, mediante la utilización de métodos biométricos, las poblaciones nativas que presentaron mayor potencial para mejorar el maíz destinado a la producción de silaje. “De esta manera, se pretende aumentar la probabilidad de obtener, en un futuro cercano, híbridos mejorados genéticamente para su producción y calidad forrajera. Los resultados indican que las poblaciones nativas representan una fuente potencial de viabilidad genética útil para mejorar los híbridos de maíz, destinados tanto a la producción de grano como de forraje” indica el especialista.
Por otro lado, el silaje es uno de los principales alimentos para el ganado vacuno gracias a su aporte energético, ya que se trata del producto de la conservación del forraje por “vía húmeda”, esto quiere decir que el forraje se conserva debido a la presencia de ácidos orgánicos, fundamentalmente el ácido láctico, producido por fermentación anaeróbica (sin oxígeno). “Otro de los beneficios es que, al poder ser conservado, permitiría estabilizar la oferta forrajera durante todo el año y depender en menor medida de la producción estacional que poseen las pasturas”, puntualizó. El estudio se realiza desde 2008 y tiene como objetivo central expandir la base genética del maíz.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Mejoran el rendimiento y la calidad forrajera del maíz


MaizUn investigador de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora logró identificar poblaciones nativas de maíz que permiten mejorar híbridos simples para obtener mayores rendimientos y calidad de silaje. “Nos encontramos ante una gran necesidad de incrementar la variabilidad genética en los programas de mejoramiento y de identificar genotipos que nos permitan aumentar el rendimiento y la calidad forrajera de los híbridos comerciales de maíz y, para ello, las poblaciones nativas presentan un gran potencial”, señaló al portal Argentina Investiga el líder del proyecto, Salvador Juan Pablo Incognito.
Un híbrido simple se define en el ámbito agropecuario como la cruza entre dos líneas endocriadas que cumplen el rol de progenitor. “Esto permite explotar el vigor híbrido y sus características asociadas, de manera de producir genotipos uniformes y muy rendidores que reúnan las mejores características presentes en los progenitores”, explicó el investigador. La investigación permitió identificar, mediante la utilización de métodos biométricos, las poblaciones nativas que presentaron mayor potencial para mejorar el maíz destinado a la producción de silaje. “De esta manera, se pretende aumentar la probabilidad de obtener, en un futuro cercano, híbridos mejorados genéticamente para su producción y calidad forrajera. Los resultados indican que las poblaciones nativas representan una fuente potencial de viabilidad genética útil para mejorar los híbridos de maíz, destinados tanto a la producción de grano como de forraje” indica el especialista.
Por otro lado, el silaje es uno de los principales alimentos para el ganado vacuno gracias a su aporte energético, ya que se trata del producto de la conservación del forraje por “vía húmeda”, esto quiere decir que el forraje se conserva debido a la presencia de ácidos orgánicos, fundamentalmente el ácido láctico, producido por fermentación anaeróbica (sin oxígeno). “Otro de los beneficios es que, al poder ser conservado, permitiría estabilizar la oferta forrajera durante todo el año y depender en menor medida de la producción estacional que poseen las pasturas”, puntualizó. El estudio se realiza desde 2008 y tiene como objetivo central expandir la base genética del maíz.
 

Logín