eldiariodelarepublica.com
Caso Albornoz: los testimonios complican al conductor Pizarro

X

Caso Albornoz: los testimonios complican al conductor Pizarro


Hay dos testigos que reforzaron la versión que dio Martín Emiliano Lucero, el motociclista que aseguró que Franco Gonzalo Pizarro le tiró el auto encima, provocándole la muerte al otro joven que iba con él en la Motomel, Franco Matías Albornoz. Esos testigos habían estado con Lucero y Albornoz unos minutos antes de que ocurriera la tragedia en la avenida Eva Perón de San Luis. Y uno de ellos alcanzó a ver la maniobra del automovilista, según lo que les dijo a los investigadores.
Pizarro, de 20 años, está arrestado, imputado por homicidio simple con dolo eventual. El miércoles, cuando fue citado a una declaración indagatoria, su abogada, Adriana Algarbe, pidió una prórroga de la detención para buscar pruebas a su favor.
Lucero, de 19 años, comenzó el 29 de diciembre reunido en la puerta de su domicilio con amigos. Cerca de las 7 le pidió a uno de sus allegados que le prestara su Motomel negra de 150 centímetros cúbicos para ir a buscar hielo y, de paso, llevar a Albornoz a su casa.
La insistencia dio sus frutos: a pesar de que se había negado, al final, el allegado les prestó el rodado, y los jóvenes se fueron. Ninguno llevaba casco.
Cuando estaba en la estación de servicio ubicada en las avenidas España y Lafinur, Lucero vio que por España circulaba el Peugeot 504 bordó de Pizarro, un conocido con quien tienen conflictos de vieja data.
El motociclista dijo que tras cargar combustible, avanzó por la avenida España y después, por la autovía Eva Perón. Ya había advertido que Pizarro lo seguía. “Traté de acelerar más la motocicleta. En un momento (Pizarro) se puso a la par, del lado derecho, y me tiró el auto encima. Me tocó la rodilla. Por eso perdí el control, toqué el cordón del cantero central y caímos con mi amigo en la carpeta. Y el auto se dio a la fuga”, relató Lucero. De entrada sindicó a Franco Pizarro como quien iba al volante del 504.
Accidente-Matías-Albornoz
Salieron a buscarlos
Extrañado porque Lucero no regresaba, uno de los jóvenes que estaba reunido en su casa, un adolescente, le dijo a otro de los muchachos que fueran en moto a ver qué había pasado con su amigo. “En la avenida España vi que venía el auto de ‘El Caca’ –es el apodo que tendría Pizarro–. Cuando llegamos a la autovía, observé que el vehículo (de Pizarro) empezó a encerrar la moto de Lucero. Vi que la moto quería zafar, salir del cordón, y que el auto no los dejaba. Después la moto se cayó y el auto se fue”, declaró el chico.
El dueño de la Motomel supo que Lucero y Albornoz habían tenido un percance con el rodado cuando los otros dos amigos que habían salido a buscarlos volvieron y les avisaron. Se fue de inmediato a ver qué había ocurrido. “Lo vi a Martín boca abajo. Le dije ‘¿qué pasó?’ . Vi que Matías estaba en el piso. Estaba muerto. Le dije a Martín ‘decíme la posta’. Martín me dijo ‘El Caquita me chocó’. Le pregunté de nuevo. Y él me contestó ‘sí, me chocó de una, me tiró el auto’. En ese momento, el otro chico que se había quedado en el lugar del accidente –se refiere al adolescente– me dijo que había pasado el auto de ‘El Caquita’ y que los había chocado”, refirió en su declaración el propietario de la Motomel.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Caso Albornoz: los testimonios complican al conductor Pizarro


Hay dos testigos que reforzaron la versión que dio Martín Emiliano Lucero, el motociclista que aseguró que Franco Gonzalo Pizarro le tiró el auto encima, provocándole la muerte al otro joven que iba con él en la Motomel, Franco Matías Albornoz. Esos testigos habían estado con Lucero y Albornoz unos minutos antes de que ocurriera la tragedia en la avenida Eva Perón de San Luis. Y uno de ellos alcanzó a ver la maniobra del automovilista, según lo que les dijo a los investigadores.
Pizarro, de 20 años, está arrestado, imputado por homicidio simple con dolo eventual. El miércoles, cuando fue citado a una declaración indagatoria, su abogada, Adriana Algarbe, pidió una prórroga de la detención para buscar pruebas a su favor.
Lucero, de 19 años, comenzó el 29 de diciembre reunido en la puerta de su domicilio con amigos. Cerca de las 7 le pidió a uno de sus allegados que le prestara su Motomel negra de 150 centímetros cúbicos para ir a buscar hielo y, de paso, llevar a Albornoz a su casa.
La insistencia dio sus frutos: a pesar de que se había negado, al final, el allegado les prestó el rodado, y los jóvenes se fueron. Ninguno llevaba casco.
Cuando estaba en la estación de servicio ubicada en las avenidas España y Lafinur, Lucero vio que por España circulaba el Peugeot 504 bordó de Pizarro, un conocido con quien tienen conflictos de vieja data.
El motociclista dijo que tras cargar combustible, avanzó por la avenida España y después, por la autovía Eva Perón. Ya había advertido que Pizarro lo seguía. “Traté de acelerar más la motocicleta. En un momento (Pizarro) se puso a la par, del lado derecho, y me tiró el auto encima. Me tocó la rodilla. Por eso perdí el control, toqué el cordón del cantero central y caímos con mi amigo en la carpeta. Y el auto se dio a la fuga”, relató Lucero. De entrada sindicó a Franco Pizarro como quien iba al volante del 504.
Accidente-Matías-Albornoz
Salieron a buscarlos
Extrañado porque Lucero no regresaba, uno de los jóvenes que estaba reunido en su casa, un adolescente, le dijo a otro de los muchachos que fueran en moto a ver qué había pasado con su amigo. “En la avenida España vi que venía el auto de ‘El Caca’ –es el apodo que tendría Pizarro–. Cuando llegamos a la autovía, observé que el vehículo (de Pizarro) empezó a encerrar la moto de Lucero. Vi que la moto quería zafar, salir del cordón, y que el auto no los dejaba. Después la moto se cayó y el auto se fue”, declaró el chico.
El dueño de la Motomel supo que Lucero y Albornoz habían tenido un percance con el rodado cuando los otros dos amigos que habían salido a buscarlos volvieron y les avisaron. Se fue de inmediato a ver qué había ocurrido. “Lo vi a Martín boca abajo. Le dije ‘¿qué pasó?’ . Vi que Matías estaba en el piso. Estaba muerto. Le dije a Martín ‘decíme la posta’. Martín me dijo ‘El Caquita me chocó’. Le pregunté de nuevo. Y él me contestó ‘sí, me chocó de una, me tiró el auto’. En ese momento, el otro chico que se había quedado en el lugar del accidente –se refiere al adolescente– me dijo que había pasado el auto de ‘El Caquita’ y que los había chocado”, refirió en su declaración el propietario de la Motomel.
 

Logín