eldiariodelarepublica.com
Los alimentos para celíacos cuestan tres veces más caros

Escuchanos EN VIVO!
X

Los alimentos para celíacos cuestan tres veces más caros


A medida que la celiaquía se hizo una patología conocida, proliferaron los productos sin gluten. Tal es el caso en los supermercados del centro de la ciudad que ostentan en sus góndolas panificados sin Trigo, Avena, Cebada y Centeno (TACC), pero que en su mayoría tienen un valor tres veces superior que uno similar elaborado con gluten.
En una lista de 9 artículos que El Diario de La República recabó hay 185,73 pesos de diferencia en los precios finales. Estos alimentos son casi en su totalidad panificados y en menor medida se trata de caldos. No se cuentan: bebidas, semillas, mermeladas y cereales, como arroz y lentejas.
“A veces los industriales se aprovechan de las circunstancias para poner un porcentaje mayor al precio. No debería ser tanta la diferencia, ya que tiene que oscilar en un 15 por ciento. De acuerdo a lo que dicen los supermercadistas la elaboración de estos alimentos tiene un costo más elevado”, afirmó Santiago Saín, quien presentó un proyecto sobre la disposición de alimentos sin TACC en comercios que es ordenanza municipal.
Alimentos-sin-TACC
Saín manifiesta que entre un producto con gluten y uno con trigo la diferencia no baja del 30 por ciento y que el trasfondo de este contraste en los precios es que quienes padecen una intolerancia al grupo de los TACC se ven impedidos de poder lograr un tratamiento que les permita llevar una mejor calidad de vida “porque todo repercute en su bolsillo”. Además, los alimentos no están ubicados en las punteras de las góndolas, separados del resto para evitar toda posible contaminación, y “el mínimo de 25 artículos que nunca se exhiben en su totalidad. Llegan a lo sumo hasta 15 en algunos comercios. Falta control”, señaló.
Los empaques de presentación no suelen ser familiares, muy por el contrario contienen porciones individuales que provocan que el paciente tenga una dieta distinta a la de quienes conviven con él. Como los paquetes de galletas que no superan los 200 gramos.
“Cuando hace unos meses atrás escaseaba la harina y la bolsa subió de 250 pesos a 400 pesos, ahí aprovecharon de dar el gran salto para la elaboración de panificados sin gluten. Pero la venta no es global porque es muy selecta la clientela, entonces a ellos comercialmente no les conviene”, explicó Saín. Sin embargo, la ordenanza establece que tiene que existir una oferta diferencial para este segmento de la sociedad.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Los alimentos para celíacos cuestan tres veces más caros


A medida que la celiaquía se hizo una patología conocida, proliferaron los productos sin gluten. Tal es el caso en los supermercados del centro de la ciudad que ostentan en sus góndolas panificados sin Trigo, Avena, Cebada y Centeno (TACC), pero que en su mayoría tienen un valor tres veces superior que uno similar elaborado con gluten.
En una lista de 9 artículos que El Diario de La República recabó hay 185,73 pesos de diferencia en los precios finales. Estos alimentos son casi en su totalidad panificados y en menor medida se trata de caldos. No se cuentan: bebidas, semillas, mermeladas y cereales, como arroz y lentejas.
“A veces los industriales se aprovechan de las circunstancias para poner un porcentaje mayor al precio. No debería ser tanta la diferencia, ya que tiene que oscilar en un 15 por ciento. De acuerdo a lo que dicen los supermercadistas la elaboración de estos alimentos tiene un costo más elevado”, afirmó Santiago Saín, quien presentó un proyecto sobre la disposición de alimentos sin TACC en comercios que es ordenanza municipal.
Alimentos-sin-TACC
Saín manifiesta que entre un producto con gluten y uno con trigo la diferencia no baja del 30 por ciento y que el trasfondo de este contraste en los precios es que quienes padecen una intolerancia al grupo de los TACC se ven impedidos de poder lograr un tratamiento que les permita llevar una mejor calidad de vida “porque todo repercute en su bolsillo”. Además, los alimentos no están ubicados en las punteras de las góndolas, separados del resto para evitar toda posible contaminación, y “el mínimo de 25 artículos que nunca se exhiben en su totalidad. Llegan a lo sumo hasta 15 en algunos comercios. Falta control”, señaló.
Los empaques de presentación no suelen ser familiares, muy por el contrario contienen porciones individuales que provocan que el paciente tenga una dieta distinta a la de quienes conviven con él. Como los paquetes de galletas que no superan los 200 gramos.
“Cuando hace unos meses atrás escaseaba la harina y la bolsa subió de 250 pesos a 400 pesos, ahí aprovecharon de dar el gran salto para la elaboración de panificados sin gluten. Pero la venta no es global porque es muy selecta la clientela, entonces a ellos comercialmente no les conviene”, explicó Saín. Sin embargo, la ordenanza establece que tiene que existir una oferta diferencial para este segmento de la sociedad.
 

Logín