eldiariodelarepublica.com
Docentes deberán denunciar los casos de violencia escolar

Escuchanos EN VIVO!
X

Docentes deberán denunciar los casos de violencia escolar


Mientras el niño está en horario escolar, su guarda está a cargo de la escuela. Entonces hay una parte del manual que le recuerda al docente que para la ley son civilmente responsables. Es una cadena que incluye al profesor, al directivo de la institución y al supervisor. Si un hecho no se comunica a nivel interno, ante un juicio, quizás tengan que responder”, dijo Estela Bustos, titular del Juzgado de Familia y Menores N° 1, quien elaboró una guía de buenas prácticas para abordar la violencia dentro de las escuelas. El cuadernillo, que fue aprobado por el Ejecutivo provincial e integrará la biblioteca de los colegios puntanos, detalla cómo deben actuar los maestros ante diferentes situaciones de maltrato o de posible riesgo de algún chico, a quiénes deben notificar y, sobre todo, que tendrán la obligación de realizar la denuncia.
Bustos comentó que la guía tiene dos partes: una general que detalla las principales medidas que hay que tomar para controlar, informar y contener en una situación de violencia; y otra que describe hechos específicos para que los docentes sepan qué hacer con niños que fueron golpeados o sufrieron abuso sexual y también cuando aparecen armas o drogas en el colegio. Además, comentó que muchos maestros no están al tanto de sus responsabilidades porque durante la carrera no tienen ninguna guía sobre el tema y la única asignatura legal les explica el estatuto y cuáles son sus derechos.
“Cualquier acontecimiento que ocurra dentro de la escuela, por ejemplo, un caso típico de bullying (acoso) en el que al chico lo agreden durante el recreo, si esa situación no fue comunicada a nivel jerárquico, luego pasa a mayores y el padre puede hacer una denuncia a nivel judicial, porque fue algo grave y busca una indemnización por daños y perjuicios, con lo cual hasta el supervisor es responsable”, aseguró la jueza. Y recordó que además del compromiso que recae sobre quienes están a cargo del curso, el colegio debe contar con un seguro de responsabilidad civil.
Aula
Pero la obligación del profesor no incluye solamente denunciar la violencia que se genera dentro del aula o del edificio escolar, sino también aquella que detecte que ocurrió afuera del establecimiento y que tiene al alumno como víctima. “El primer artículo de la ley provincial de Violencia Familiar dice que toda persona que tiene conocimiento de que algún menor sufre algún tipo de maltrato o situación de vulnerabilidad debe comunicarlo”, destacó Bustos y descartó que los maestros puedan tener inconvenientes por informar algún caso: “No los ata a ningún procedimiento penal por calumnias e injurias, que es el mayor temor que tienen los docentes. ‘¿Si denuncio y resulta que no era violencia familiar y el chico se cayó de la bicicleta?’, piensan. No va a pasar nada, el padre no puede denunciarlo”.
La guía no será la única herramienta con la que cuenten los profesores para hacer frente a la violencia, ya que en 2012 y 2013 el Poder Judicial dictó una capacitación sobre el tema y tiene previsto hacerlo también este año. El curso, que ya hicieron unos 1.500 maestros, tiene 60 centésimos de puntaje, es gratuito y los interesados se inscriben a través de la plataforma virtual que tiene la Justicia local.
La jueza explicó que si un chico ingresa a la escuela con un arma, la medida más conveniente no es avisarles solamente a los tutores, sino que el primer paso debe ser notificar a la Policía, que va a ensobrar el arma y recabar los datos para informarle al Juzgado. “Ni siquiera debe moverse el director de la institución, porque tampoco podemos pretender que cuando el docente termine de dar clases salga a hacer la denuncia”, dijo.
También deben llamar a los oficiales si presumen que un niño ha sido víctima de abuso sexual, está drogado o si llevó un arma al colegio para venderla, porque la situación es peligrosa para toda la comunidad.
“¿Qué hace un docente con un chico que está herido? ¿Quién lo traslada y bajo qué responsabilidad? Por eso, hay que llamar a la comisaría y al juzgado", destacó.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Docentes deberán denunciar los casos de violencia escolar


Mientras el niño está en horario escolar, su guarda está a cargo de la escuela. Entonces hay una parte del manual que le recuerda al docente que para la ley son civilmente responsables. Es una cadena que incluye al profesor, al directivo de la institución y al supervisor. Si un hecho no se comunica a nivel interno, ante un juicio, quizás tengan que responder”, dijo Estela Bustos, titular del Juzgado de Familia y Menores N° 1, quien elaboró una guía de buenas prácticas para abordar la violencia dentro de las escuelas. El cuadernillo, que fue aprobado por el Ejecutivo provincial e integrará la biblioteca de los colegios puntanos, detalla cómo deben actuar los maestros ante diferentes situaciones de maltrato o de posible riesgo de algún chico, a quiénes deben notificar y, sobre todo, que tendrán la obligación de realizar la denuncia.
Bustos comentó que la guía tiene dos partes: una general que detalla las principales medidas que hay que tomar para controlar, informar y contener en una situación de violencia; y otra que describe hechos específicos para que los docentes sepan qué hacer con niños que fueron golpeados o sufrieron abuso sexual y también cuando aparecen armas o drogas en el colegio. Además, comentó que muchos maestros no están al tanto de sus responsabilidades porque durante la carrera no tienen ninguna guía sobre el tema y la única asignatura legal les explica el estatuto y cuáles son sus derechos.
“Cualquier acontecimiento que ocurra dentro de la escuela, por ejemplo, un caso típico de bullying (acoso) en el que al chico lo agreden durante el recreo, si esa situación no fue comunicada a nivel jerárquico, luego pasa a mayores y el padre puede hacer una denuncia a nivel judicial, porque fue algo grave y busca una indemnización por daños y perjuicios, con lo cual hasta el supervisor es responsable”, aseguró la jueza. Y recordó que además del compromiso que recae sobre quienes están a cargo del curso, el colegio debe contar con un seguro de responsabilidad civil.
Aula
Pero la obligación del profesor no incluye solamente denunciar la violencia que se genera dentro del aula o del edificio escolar, sino también aquella que detecte que ocurrió afuera del establecimiento y que tiene al alumno como víctima. “El primer artículo de la ley provincial de Violencia Familiar dice que toda persona que tiene conocimiento de que algún menor sufre algún tipo de maltrato o situación de vulnerabilidad debe comunicarlo”, destacó Bustos y descartó que los maestros puedan tener inconvenientes por informar algún caso: “No los ata a ningún procedimiento penal por calumnias e injurias, que es el mayor temor que tienen los docentes. ‘¿Si denuncio y resulta que no era violencia familiar y el chico se cayó de la bicicleta?’, piensan. No va a pasar nada, el padre no puede denunciarlo”.
La guía no será la única herramienta con la que cuenten los profesores para hacer frente a la violencia, ya que en 2012 y 2013 el Poder Judicial dictó una capacitación sobre el tema y tiene previsto hacerlo también este año. El curso, que ya hicieron unos 1.500 maestros, tiene 60 centésimos de puntaje, es gratuito y los interesados se inscriben a través de la plataforma virtual que tiene la Justicia local.
La jueza explicó que si un chico ingresa a la escuela con un arma, la medida más conveniente no es avisarles solamente a los tutores, sino que el primer paso debe ser notificar a la Policía, que va a ensobrar el arma y recabar los datos para informarle al Juzgado. “Ni siquiera debe moverse el director de la institución, porque tampoco podemos pretender que cuando el docente termine de dar clases salga a hacer la denuncia”, dijo.
También deben llamar a los oficiales si presumen que un niño ha sido víctima de abuso sexual, está drogado o si llevó un arma al colegio para venderla, porque la situación es peligrosa para toda la comunidad.
“¿Qué hace un docente con un chico que está herido? ¿Quién lo traslada y bajo qué responsabilidad? Por eso, hay que llamar a la comisaría y al juzgado", destacó.
 

Logín