eldiariodelarepublica.com
Los chicos de San Luis coparon las colonias de vacaciones

Escuchanos EN VIVO!
X

Los chicos de San Luis coparon las colonias de vacaciones


Una tarde a la orilla de un río o meterse en el dique no es la única forma que tienen los chicos para refrescarse y divertirse después de varias jornadas de calor. Hay algunos oasis en medio del desierto de cemento para que, los que se quedan en la ciudad, puedan disfrutar del agua y soportar los más de 30 grados de máxima que marcó el termómetro en lo que va de la semana. El Diario recorrió dos colonias de vacaciones ubicadas en el centro puntano, para conocer cómo aprovechan la pileta los niños y qué otras actividades realizan en su tiempo libre.
“Vine el año pasado al club y me volví a anotar porque el verano anterior me encantó todo. Los campamentos, la pileta, las clases. Fui a otras colonias cuando era más chico, pero ésta es mi favorita porque puedo reencontrarme con muchos de mis amigos y los profes son muy buenos”, dijo Juan Garcés, de 9 años, que va a La Torre, situado en calle Irigoyen. Además, la estadía en el complejo le permite juntarse en las vacaciones con sus compañeros de la escuela y volver a ver a otros niños que conoció en el 2013 y que sólo se ven durante el verano.

Los niños están divididos por edades para los juegos y las clases de natación.



Algunos chicos visitan la colonia todos los veranos desde que iban al jardín. Es el caso de Rocío Limina, que tiene 12 y va a la pileta desde los 4. Primero la acompañaba su tía, aunque ahora ya tiene un montón de amigas con las que comparte las mañanas desde diciembre hasta marzo. “Conozco a casi todos. Acá aprendí a nadar, yo tenía pileta en mi casa, pero me enseñaron bien los estilos. Hacemos básquet, sóftbol, jugamos al quemado con la pelota, hándbol y atletismo”, contó la niña.
Ezequiel González, coordinador de la colonia, explicó que tienen un grupo de nenes a la mañana y otro a la tarde. Entre los dos turnos cuentan con cerca de 280 alumnos, que están divididos por edades para hacer deportes y jugar e incluso para las clases de natación, donde además los agrupan por niveles. Los de 4 y 5 años aprenden a flotar y a meter la cabeza adentro del agua, los de 6 y 7 ya practican patada y crol y el resto de las camadas suma otros estilos. Pero no todos usan la pileta al mismo tiempo, ya que mientras algunos disfrutan del agua, otros meriendan en el quincho y los demás juegan en la cancha.
Colonia-La-Torre
En Toribio Mendoza, otra colonia en el centro de San Luis, los chicos también están agrupados por edades y pueden asistir a la mañana o a la tarde. Si bien los niños pasan gran parte practicando natación, los profesores organizan partidos de básquet, fútbol, tenis, pádel, juegos y competencias.
Los campamentos son otra de las actividades que tienen los chicos en la temporada. Los de La Torre partirán hoy hacia San Francisco donde se quedarán a dormir una noche en carpa y realizarán juegos al aire libre.
“Me gusta venir porque estoy con mis viejos amigos y profes, meterme en la pile y hacer deporte. Sé nadar varios estilos, tirarme de clavadito. También me gusta jugar al fútbol y al sóftbol”, dijo Mateo Garcés, de 8 años, quien comentó que asistirá todo el verano a La Torre, menos los dos días, cuando todo el grupo se irá de campamento. El faltazo es para poder ir al cumpleaños de dos amigos que lo festejan en la cuidad.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Los chicos de San Luis coparon las colonias de vacaciones


Una tarde a la orilla de un río o meterse en el dique no es la única forma que tienen los chicos para refrescarse y divertirse después de varias jornadas de calor. Hay algunos oasis en medio del desierto de cemento para que, los que se quedan en la ciudad, puedan disfrutar del agua y soportar los más de 30 grados de máxima que marcó el termómetro en lo que va de la semana. El Diario recorrió dos colonias de vacaciones ubicadas en el centro puntano, para conocer cómo aprovechan la pileta los niños y qué otras actividades realizan en su tiempo libre.
“Vine el año pasado al club y me volví a anotar porque el verano anterior me encantó todo. Los campamentos, la pileta, las clases. Fui a otras colonias cuando era más chico, pero ésta es mi favorita porque puedo reencontrarme con muchos de mis amigos y los profes son muy buenos”, dijo Juan Garcés, de 9 años, que va a La Torre, situado en calle Irigoyen. Además, la estadía en el complejo le permite juntarse en las vacaciones con sus compañeros de la escuela y volver a ver a otros niños que conoció en el 2013 y que sólo se ven durante el verano.

Los niños están divididos por edades para los juegos y las clases de natación.



Algunos chicos visitan la colonia todos los veranos desde que iban al jardín. Es el caso de Rocío Limina, que tiene 12 y va a la pileta desde los 4. Primero la acompañaba su tía, aunque ahora ya tiene un montón de amigas con las que comparte las mañanas desde diciembre hasta marzo. “Conozco a casi todos. Acá aprendí a nadar, yo tenía pileta en mi casa, pero me enseñaron bien los estilos. Hacemos básquet, sóftbol, jugamos al quemado con la pelota, hándbol y atletismo”, contó la niña.
Ezequiel González, coordinador de la colonia, explicó que tienen un grupo de nenes a la mañana y otro a la tarde. Entre los dos turnos cuentan con cerca de 280 alumnos, que están divididos por edades para hacer deportes y jugar e incluso para las clases de natación, donde además los agrupan por niveles. Los de 4 y 5 años aprenden a flotar y a meter la cabeza adentro del agua, los de 6 y 7 ya practican patada y crol y el resto de las camadas suma otros estilos. Pero no todos usan la pileta al mismo tiempo, ya que mientras algunos disfrutan del agua, otros meriendan en el quincho y los demás juegan en la cancha.
Colonia-La-Torre
En Toribio Mendoza, otra colonia en el centro de San Luis, los chicos también están agrupados por edades y pueden asistir a la mañana o a la tarde. Si bien los niños pasan gran parte practicando natación, los profesores organizan partidos de básquet, fútbol, tenis, pádel, juegos y competencias.
Los campamentos son otra de las actividades que tienen los chicos en la temporada. Los de La Torre partirán hoy hacia San Francisco donde se quedarán a dormir una noche en carpa y realizarán juegos al aire libre.
“Me gusta venir porque estoy con mis viejos amigos y profes, meterme en la pile y hacer deporte. Sé nadar varios estilos, tirarme de clavadito. También me gusta jugar al fútbol y al sóftbol”, dijo Mateo Garcés, de 8 años, quien comentó que asistirá todo el verano a La Torre, menos los dos días, cuando todo el grupo se irá de campamento. El faltazo es para poder ir al cumpleaños de dos amigos que lo festejan en la cuidad.
 

Logín