eldiariodelarepublica.com
Creció la cantidad de casos de niños con diabetes tipo 2

X

Creció la cantidad de casos de niños con diabetes tipo 2


ObesidadCada vez son más los niños que tienen algún tipo de afección por el sedentarismo, el bombardeo de comida chatarra que encuentran a su paso en todo momento y el poco tiempo que tienen sus padres para preparar los alimentos que se consumen en casa. Esto provocó en la provincia, como en todo el país, el aumento en la obesidad infantil y casos de diabetes tipo 2.
“La obesidad es la madre de otras patologías que aparecen con el tiempo. La diabetes tipo 2 que antes se llamaba del adulto ya no lo es, porque cada vez hay más chicos con esta enfermedad en el país y la provincia no es ajena a esto”, aseguró Virginia Bessaga, responsable del área de Kioscos Saludables, dependiente del Ministerio de Salud.
Las consecuencias psicológicas suman en la balanza de los perjuicios, porque los niños se sienten mal con su cuerpo y su vida social se ve disminuida. Incluso trastornos alimentarios que eran propios de la adolescencia afectan ahora a la niñez, como la bulimia y la anorexia. Además, los chicos con sobrepeso aumentan su predisposición a sufrir cáncer e hipertensión en el futuro.
Bessaga señaló que el primer contacto de un niño al mundo de la comida ocurre en el hogar. Por eso, lo conveniente es inculcarles el gusto por una dieta variada y evitar los excesos. “Se ven las mamaderas con gaseosa, esto es terrible. Al niño le enseñan que tome bebidas con alto contenido de azúcar, y además éstas son diseñadas para que cada vez se consuma más, entonces va ser muy difícil que luego quiera otras cosas”, explicó.

La clave para controlar el peso es una dieta variada que incluya frutas y verduras.



Si la educación alimentaria comienza en la familia, los hábitos de los padres pautan el modelo de conductas que luego los pequeños adoptan como propios. Entonces quienes no llevan una alimentación saludable difícilmente puedan hacer que sus hijos elijan frutas y verduras para el almuerzo. Para la funcionaria, el ejemplo es más convincente que los retos y la imposición.
“Cuando los dos papás tienen obesidad hay entre un 80 y 90 por ciento de que sus hijos la desarrollen y encima el ambiente en el que están insertos también los empuja a eso”, dijo. La advertencia es incluso para padres de peso normal que no cuidan el ambiente en el que crecen los niños.
No sólo la comida influye en la salud, sino también que hay diferentes factores para un buen desarrollo de la infancia. Por ello, Bessaga destacó que es muy importante promover la actividad física espontánea, por ejemplo con juegos que impliquen movimiento, y para los más grandes otra que requiera una rutina, como practicar algún deporte o baile. “Tienen que ser actividades que les gusten y disfruten para que no las hagan pensando que es una obligación”, detalló.
La industria alimenticia utiliza campañas de marketing con envoltorios de personajes de programas infantiles, regalos y figuritas que refuerzan un sentimiento de deseo en desmedro de alimentos que no tienen esa promoción. En el país no hay una regulación sobre la publicidad para niños.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Creció la cantidad de casos de niños con diabetes tipo 2


ObesidadCada vez son más los niños que tienen algún tipo de afección por el sedentarismo, el bombardeo de comida chatarra que encuentran a su paso en todo momento y el poco tiempo que tienen sus padres para preparar los alimentos que se consumen en casa. Esto provocó en la provincia, como en todo el país, el aumento en la obesidad infantil y casos de diabetes tipo 2.
“La obesidad es la madre de otras patologías que aparecen con el tiempo. La diabetes tipo 2 que antes se llamaba del adulto ya no lo es, porque cada vez hay más chicos con esta enfermedad en el país y la provincia no es ajena a esto”, aseguró Virginia Bessaga, responsable del área de Kioscos Saludables, dependiente del Ministerio de Salud.
Las consecuencias psicológicas suman en la balanza de los perjuicios, porque los niños se sienten mal con su cuerpo y su vida social se ve disminuida. Incluso trastornos alimentarios que eran propios de la adolescencia afectan ahora a la niñez, como la bulimia y la anorexia. Además, los chicos con sobrepeso aumentan su predisposición a sufrir cáncer e hipertensión en el futuro.
Bessaga señaló que el primer contacto de un niño al mundo de la comida ocurre en el hogar. Por eso, lo conveniente es inculcarles el gusto por una dieta variada y evitar los excesos. “Se ven las mamaderas con gaseosa, esto es terrible. Al niño le enseñan que tome bebidas con alto contenido de azúcar, y además éstas son diseñadas para que cada vez se consuma más, entonces va ser muy difícil que luego quiera otras cosas”, explicó.

La clave para controlar el peso es una dieta variada que incluya frutas y verduras.



Si la educación alimentaria comienza en la familia, los hábitos de los padres pautan el modelo de conductas que luego los pequeños adoptan como propios. Entonces quienes no llevan una alimentación saludable difícilmente puedan hacer que sus hijos elijan frutas y verduras para el almuerzo. Para la funcionaria, el ejemplo es más convincente que los retos y la imposición.
“Cuando los dos papás tienen obesidad hay entre un 80 y 90 por ciento de que sus hijos la desarrollen y encima el ambiente en el que están insertos también los empuja a eso”, dijo. La advertencia es incluso para padres de peso normal que no cuidan el ambiente en el que crecen los niños.
No sólo la comida influye en la salud, sino también que hay diferentes factores para un buen desarrollo de la infancia. Por ello, Bessaga destacó que es muy importante promover la actividad física espontánea, por ejemplo con juegos que impliquen movimiento, y para los más grandes otra que requiera una rutina, como practicar algún deporte o baile. “Tienen que ser actividades que les gusten y disfruten para que no las hagan pensando que es una obligación”, detalló.
La industria alimenticia utiliza campañas de marketing con envoltorios de personajes de programas infantiles, regalos y figuritas que refuerzan un sentimiento de deseo en desmedro de alimentos que no tienen esa promoción. En el país no hay una regulación sobre la publicidad para niños.
 

Logín