eldiariodelarepublica.com
Un héroe impensado

X

Un héroe impensado

Por


Probablemente, el apelativo que más honor le hace a Chico Mendes, a dos décadas y media de su muerte, sea el del “héroe impensado”, pero si se lo analiza a la distancia, el hombre fue un producto de su tiempo que entendió lo que había que hacer y cómo, aunque en ello se le fuera la vida.
A finales de diciembre, la ex ministra brasileña del Ambiente, Marina Silva, homenajeó al líder ecologista y sindicalista Chico Mendes, cuando se cumplían 25 años del asesinato del reconocido defensor de la Amazonia. Es interesante recordar las palabras de la ex ministra: “Chico Mendes se tornó un símbolo mundial de la lucha de los pueblos contra la devastación, que nuestro homenaje no sea apenas simbólico”, pidió la también sindicalista e hija de extractores de látex (caucho) de Acre (como el recordado Chico) y ex candidata presidencial.
Francisco Alves Mendes Filho, “Chico Mendes”, acababa de cumplir 44 años cuando fue asesinado a tiros el 22 de diciembre de 1988, a manos de hacendados y ante su modesta casa de madera en Xapuri, pueblo del estado de Acre. Cosechador de látex, Chico Mendes organizaba cordones humanos en la selva amazónica para impedir que fuese devastada por hacendados. Con su liderazgo, Mendes dio voz a la lucha de los llamados “seringueiros” (los cosechadores de látex) por la preservación de su modo de vida en la Amazonia. Las autoridades brasileñas lo homenajearon con una ley que lo nombra patrono del Medio Ambiente de Brasil.
“A mi padre nunca le gustaron los títulos. Por eso puedo decir que el título de héroe nacional y patrono del medio ambiente brasileño sólo tendrá valor de hecho cuando no haya más muertes por conflictos de tierras, cuando no haya más injusticias y amenazas contra aquellos que defienden el medio ambiente”, afirmó su hija Angela Mendes, en una sesión solemne en memoria de su padre en el Senado.
La ONG Greenpeace dedicó su página brasileña al ambientalista, con un mensaje: “Que los 25 años sin Chico Mendes no nos dejen olvidar su vida y su legado”. Los ambientalistas colgaron carteles con la imagen del ecologista y la leyenda “Chico Mendes siempre presente” en varias ciudades del país.
“No estoy preparada para decir que perdono. Lo que nos permite convivir con la pérdida es el legado que él dejó, la lucha que él comenzó”, afirmó su viuda, Ilzamar Mendes, en una entrevista publicada en el diario “O Globo”. Dos hijos sobrevivieron a Mendes. Los dos responsables de su muerte, Darly Alves -instigador del asesinato- y su hijo Darcy -quien disparó-, fueron condenados a 19 años de cárcel en 1992.
“No sólo Brasil se levantó contra mí, sino el mundo entero”, afirmó Darly Alves, de 78 años en una reciente entrevista al diario “O Estado de Sao Paulo”, desde su cama en el hospital.
A 25 años del homicidio, la situación de la Amazonia es de continua destrucción, el precio internacional del caucho es cada vez más bajo, lo que está desestimulando la producción y provocando que algunos “seringueiros” se vean obligados a devastar el bosque para plantar arroz, maíz y feijao. En 1973 se habían deforestado 13 millones de hectáreas, alcanzando los 41 millones en 1990. Un reciente estudio de investigadores brasileños y norteamericanos ha calculado que en el año 2020 es probable que tan sólo un 5% de la selva conserve su estado salvaje. Algunos de los datos presentados por los científicos han dado la voz de alarma. Dentro de 20 años cerca del 50% de la selva estará muy degradada y más de un 90% perderá su carácter impoluto. La destrucción a la que se ha visto sometida habla de 20.000 kilómetros cuadrados de terreno destruidos al año.
De allí quizás, que el pueblo y el gobierno de Brasil, miraran hacia atrás para recordar con honestidad a Chico Mendes, un hombre que fue un héroe impensado, pero cuyo legado reclama la urgencia de la intervención a favor de la tierra y la selva que más amó.
 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Un héroe impensado


Probablemente, el apelativo que más honor le hace a Chico Mendes, a dos décadas y media de su muerte, sea el del “héroe impensado”, pero si se lo analiza a la distancia, el hombre fue un producto de su tiempo que entendió lo que había que hacer y cómo, aunque en ello se le fuera la vida.
A finales de diciembre, la ex ministra brasileña del Ambiente, Marina Silva, homenajeó al líder ecologista y sindicalista Chico Mendes, cuando se cumplían 25 años del asesinato del reconocido defensor de la Amazonia. Es interesante recordar las palabras de la ex ministra: “Chico Mendes se tornó un símbolo mundial de la lucha de los pueblos contra la devastación, que nuestro homenaje no sea apenas simbólico”, pidió la también sindicalista e hija de extractores de látex (caucho) de Acre (como el recordado Chico) y ex candidata presidencial.
Francisco Alves Mendes Filho, “Chico Mendes”, acababa de cumplir 44 años cuando fue asesinado a tiros el 22 de diciembre de 1988, a manos de hacendados y ante su modesta casa de madera en Xapuri, pueblo del estado de Acre. Cosechador de látex, Chico Mendes organizaba cordones humanos en la selva amazónica para impedir que fuese devastada por hacendados. Con su liderazgo, Mendes dio voz a la lucha de los llamados “seringueiros” (los cosechadores de látex) por la preservación de su modo de vida en la Amazonia. Las autoridades brasileñas lo homenajearon con una ley que lo nombra patrono del Medio Ambiente de Brasil.
“A mi padre nunca le gustaron los títulos. Por eso puedo decir que el título de héroe nacional y patrono del medio ambiente brasileño sólo tendrá valor de hecho cuando no haya más muertes por conflictos de tierras, cuando no haya más injusticias y amenazas contra aquellos que defienden el medio ambiente”, afirmó su hija Angela Mendes, en una sesión solemne en memoria de su padre en el Senado.
La ONG Greenpeace dedicó su página brasileña al ambientalista, con un mensaje: “Que los 25 años sin Chico Mendes no nos dejen olvidar su vida y su legado”. Los ambientalistas colgaron carteles con la imagen del ecologista y la leyenda “Chico Mendes siempre presente” en varias ciudades del país.
“No estoy preparada para decir que perdono. Lo que nos permite convivir con la pérdida es el legado que él dejó, la lucha que él comenzó”, afirmó su viuda, Ilzamar Mendes, en una entrevista publicada en el diario “O Globo”. Dos hijos sobrevivieron a Mendes. Los dos responsables de su muerte, Darly Alves -instigador del asesinato- y su hijo Darcy -quien disparó-, fueron condenados a 19 años de cárcel en 1992.
“No sólo Brasil se levantó contra mí, sino el mundo entero”, afirmó Darly Alves, de 78 años en una reciente entrevista al diario “O Estado de Sao Paulo”, desde su cama en el hospital.
A 25 años del homicidio, la situación de la Amazonia es de continua destrucción, el precio internacional del caucho es cada vez más bajo, lo que está desestimulando la producción y provocando que algunos “seringueiros” se vean obligados a devastar el bosque para plantar arroz, maíz y feijao. En 1973 se habían deforestado 13 millones de hectáreas, alcanzando los 41 millones en 1990. Un reciente estudio de investigadores brasileños y norteamericanos ha calculado que en el año 2020 es probable que tan sólo un 5% de la selva conserve su estado salvaje. Algunos de los datos presentados por los científicos han dado la voz de alarma. Dentro de 20 años cerca del 50% de la selva estará muy degradada y más de un 90% perderá su carácter impoluto. La destrucción a la que se ha visto sometida habla de 20.000 kilómetros cuadrados de terreno destruidos al año.
De allí quizás, que el pueblo y el gobierno de Brasil, miraran hacia atrás para recordar con honestidad a Chico Mendes, un hombre que fue un héroe impensado, pero cuyo legado reclama la urgencia de la intervención a favor de la tierra y la selva que más amó.
 

Logín