eldiariodelarepublica.com
Villa Mercedes: asaltaron a una pareja en un estudio jurídico y escribanía

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Villa Mercedes: asaltaron a una pareja en un estudio jurídico y escribanía


robo estudioFue cosa de un segundo. El escribano Enrique Varoli Mones Ruiz cerraba la puerta del garaje de la escribanía y estudio jurídico que comparte con su novia, la abogada Cecilia Vallejos, cuando fue abordado en la calle por dos delincuentes armados. Un cómplice de ellos entró y sorprendió a Cecilia, que estaba en el estudio. “Todo muy rápido. Calculo que duró unos diez minutos. Nos amenazaron, robaron y escaparon”, resumió el escribano.
Varoli Mones Ruiz y su pareja tienen sus oficinas en Europa 377, entre Buenos Aires y Tucumán. Están a pocas cuadras de la plaza Pedernera, la principal de Villa Mercedes. Ellos no viven ahí. Sólo trabajan y tienen el garaje en el que guardan su auto. De hecho, cuando fueron asaltados, habían ido a dejar el vehículo. Eran las 00:24 de ayer, precisó el escribano.

"Uno solo se quedó en la oficina, a vigilarnos. Los otros dos se dedicaron a revolver en otros lugares. Estaban apurados"


“Cecilia había entrado a acomodar unas cosas. Yo cerraba el portón del garaje, que tiene candado. Estaba del lado de afuera cuando se aparecieron. Yo vi a dos, que estaban armados. El tercero se metió a buscar a Cecilia”, explicó.
Varoli Mones Ruiz relató que pudo ver mejor a uno de los dos delincuentes que se le acercó. Éste cubría sus rasgos con un barbijo, “como los que usan los enfermeros”, describió. “Sé que había otro, pero no lo pude observar bien, porque lo tenía de costado”, explicó.
La dupla lo obligó a entrar. El escribano y su novia fueron conducidos por los delincuentes a una oficina. Los hicieron tirarse al suelo. “Pedían plata, insistían con la plata. Les di mi billetera y les dije que estaba mi celular. Pero parece que no se conformaban con eso, y volvían a pedir dinero. Amenazaban con hacerle daño a Cecilia. Me acordé que en ese momento en mi billetera tenía cerca de mil pesos, y se los dije. Se apaciguaban un poco, pero después volvían a insistir con la plata”, contó.
Para que se calmaran, la joven les indicó que en un bolso había algo más de dinero. Eran 300 pesos. Al final, los ladrones escaparon con cerca de 1.300 pesos, una cámara de fotos, dos monitores de computadoras, una impresora, una CPU –en la que no había información, según aclaró el profesional–, las billeteras de las víctimas y el teléfono celular de Enrique.
La pareja no fue golpeada ni atada. Pero debieron soportar amenazas y ser apuntados con las armas. Según Varoli Monez Ruiz, los tres portaban armas de fuego.
“Uno solo se quedó en la oficina, a vigilarnos. Los otros dos se dedicaron a revolver en los otros lugares. Pero se ve que estaban apurados. Por suerte no hicieron destrozos de papeles, de las cosas con las que trabajamos. Sólo rompieron un vidrio”, refirió.
Antes de escapar, la banda obligó a la pareja a ir al baño. “No nos encerraron, quedó todo abierto. Llamamos a la Policía desde un teléfono fijo del estudio. No tardaron mucho en llegar”, dijo. El escribano estimó que algún vehículo debe haber esperado a los delincuentes en las inmediaciones.
El profesional también aclaró, para tranquilidad de sus clientes, que ningún documento ni información se extravió o filtró, porque las computadoras tienen contraseña y si la clave se ingresa mal en reiteradas oportunidades, se bloquea el acceso.
El hombre supone que los ladrones los han esperado, aunque ellos habitualmente guardan el auto más temprano. “No tenemos cámaras de seguridad. Ahora vamos a instalar. Hoy (por ayer) hicimos la denuncia en la Comisaría 10ª. No sabría decir si la Policía ha tenido novedades”, informó anoche el damnificado.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Villa Mercedes: asaltaron a una pareja en un estudio jurídico y escribanía


robo estudioFue cosa de un segundo. El escribano Enrique Varoli Mones Ruiz cerraba la puerta del garaje de la escribanía y estudio jurídico que comparte con su novia, la abogada Cecilia Vallejos, cuando fue abordado en la calle por dos delincuentes armados. Un cómplice de ellos entró y sorprendió a Cecilia, que estaba en el estudio. “Todo muy rápido. Calculo que duró unos diez minutos. Nos amenazaron, robaron y escaparon”, resumió el escribano.
Varoli Mones Ruiz y su pareja tienen sus oficinas en Europa 377, entre Buenos Aires y Tucumán. Están a pocas cuadras de la plaza Pedernera, la principal de Villa Mercedes. Ellos no viven ahí. Sólo trabajan y tienen el garaje en el que guardan su auto. De hecho, cuando fueron asaltados, habían ido a dejar el vehículo. Eran las 00:24 de ayer, precisó el escribano.

"Uno solo se quedó en la oficina, a vigilarnos. Los otros dos se dedicaron a revolver en otros lugares. Estaban apurados"


“Cecilia había entrado a acomodar unas cosas. Yo cerraba el portón del garaje, que tiene candado. Estaba del lado de afuera cuando se aparecieron. Yo vi a dos, que estaban armados. El tercero se metió a buscar a Cecilia”, explicó.
Varoli Mones Ruiz relató que pudo ver mejor a uno de los dos delincuentes que se le acercó. Éste cubría sus rasgos con un barbijo, “como los que usan los enfermeros”, describió. “Sé que había otro, pero no lo pude observar bien, porque lo tenía de costado”, explicó.
La dupla lo obligó a entrar. El escribano y su novia fueron conducidos por los delincuentes a una oficina. Los hicieron tirarse al suelo. “Pedían plata, insistían con la plata. Les di mi billetera y les dije que estaba mi celular. Pero parece que no se conformaban con eso, y volvían a pedir dinero. Amenazaban con hacerle daño a Cecilia. Me acordé que en ese momento en mi billetera tenía cerca de mil pesos, y se los dije. Se apaciguaban un poco, pero después volvían a insistir con la plata”, contó.
Para que se calmaran, la joven les indicó que en un bolso había algo más de dinero. Eran 300 pesos. Al final, los ladrones escaparon con cerca de 1.300 pesos, una cámara de fotos, dos monitores de computadoras, una impresora, una CPU –en la que no había información, según aclaró el profesional–, las billeteras de las víctimas y el teléfono celular de Enrique.
La pareja no fue golpeada ni atada. Pero debieron soportar amenazas y ser apuntados con las armas. Según Varoli Monez Ruiz, los tres portaban armas de fuego.
“Uno solo se quedó en la oficina, a vigilarnos. Los otros dos se dedicaron a revolver en los otros lugares. Pero se ve que estaban apurados. Por suerte no hicieron destrozos de papeles, de las cosas con las que trabajamos. Sólo rompieron un vidrio”, refirió.
Antes de escapar, la banda obligó a la pareja a ir al baño. “No nos encerraron, quedó todo abierto. Llamamos a la Policía desde un teléfono fijo del estudio. No tardaron mucho en llegar”, dijo. El escribano estimó que algún vehículo debe haber esperado a los delincuentes en las inmediaciones.
El profesional también aclaró, para tranquilidad de sus clientes, que ningún documento ni información se extravió o filtró, porque las computadoras tienen contraseña y si la clave se ingresa mal en reiteradas oportunidades, se bloquea el acceso.
El hombre supone que los ladrones los han esperado, aunque ellos habitualmente guardan el auto más temprano. “No tenemos cámaras de seguridad. Ahora vamos a instalar. Hoy (por ayer) hicimos la denuncia en la Comisaría 10ª. No sabría decir si la Policía ha tenido novedades”, informó anoche el damnificado.

Logín