Hipismo sanluiseño: Ignacio Píccolo campeón argentino | Deportes | El Diario de la República El Diario de la República
Deportes - | 11-02-2013 | 17:07 | 0

Hipismo sanluiseño: Ignacio Píccolo campeón argentino

Por primera vez en la historia de la actividad, San Luis logra semejante logro. Trabajo, perseverancia y amor por el caballo es la fórmula.

Por Johnny Díaz
  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar
  • +-Texto
  • Compartir
  • Facebook
  • 2/1 Sumando para festejar. Jinete y animal, la conjunción ideal para lograr un título argentino en salto, fue en enero en Mar del Plata.

Una de las actividades deportivas con escasa tradición en San Luis es el hipismo, el salto en alto para ser más claro. Sus orígenes se remontan a la época romana donde las cuadringas fueron un claro ejemplo enumerativo, así como las carreras en honor al dios Odín y al gigante Hrungnir.
El hipismo es un deporte ecuestre que se ha practicado toda la historia de la humanidad y en San Luis con muy escasa actividad se venía desarrollando en clubes o haras privadas. Hoy todo ha cambiado. La provincia tiene un campeón argentino categoría 1,20 metros: Ignacio Javier Píccolo.
Ignacio dice que de muy chico se dedicó a los caballos, su padre era un jinete de trayectoria, primero en el club Hípico Argentino y después en el club Alemán de Equitación, en Buenos Aires de donde es oriundo y que heredó de él, los genes por la equitación.
Píccolo dice que toda su familia materna esta acá, porque su madre es nacida en esta provincia, (Endeiza, uno de los apellidos de los más ilustres de San Luis, está íntimamente ligado a la historia política y al peronismo desde siempre) le fue inculcando el amor por esta tierra y que de chico venía a pasar las vacaciones estivales.
El avezado jinete dice: “Hace un par de años me convocaron a trabajar por San Luis y dos años atrás, inauguramos el Centro de Actividades Hípicas, Terrazas del Portezuelo, donde funciona la Escuela Policial de Equinoterapia, el Cuerpo de Policía Montada, El Haras del Gobierno de la Provincia de San Luis un lugar especialmente creado a esos fines y muy completo, donde se llevan a cabo distintas actividades hípicas donde se enseñan y practican actividades hípicas deportivas culturales y de seguridad con la herramienta fundamental que es el caballo”.
“El Cuerpo de Policía de San Luis, además de cumplir el rol por la cual fue creada (seguridad en los estadios de fútbol, recitales desfile y exhibiciones entre otras actividades) es la única que desarrolla salto deportivo en el país. Tenemos un equipo destinado a tal fin donde entrenan y trabajan con los mismos caballos”.
“De hecho en el recién finalizado torneo argentino de salto en Mar del Plata “Copa de verano” logramos muy buenos resultados trayendo para la provincia varios campeonatos y un subcampeonato”.
Píccolo dice que la delegación estuvo compuesta por Eduardo Alaniz y Diego Echenique que fue cuarto y quinto en distintas categorías. Píccolo fue campeón en categoría amateur 1:20 metros.
Se trata de un concurso de una durabilidad de cinco días y está destinada a caballos que están en el final de la temporada 2012 o en el inicio de la temporada 2013, por eso se hacen circuitos de recorrido armonioso, y bien diseñados, ni muy exigente ni muy débil son recorridos con quince obstáculos y 17 saltos o de 14 obstáculos y 18 saltos.
“Nosotros fuimos sumando puntos a lo largo del desarrollo del certamen y logramos una muy buena ubicación, fuimos subcampeones”, dice orgulloso.
Llama poderosamente la atención (cuando vemos saltos hípicos por televisión) la cercanía entre un salto y un obstáculo o viceversa, también los circuitos que no son tan extensos. Ante la pregunta, Píccolo dijo; “Nunca los circuitos son muy extensos, este deporte no es una cuestión de velocidad, se trata de destreza, habilidad, talento y la conjunción jinete-caballo, por ahí pasa todo”. Y en relación a los obstáculos, agrega; “Se llaman corrales cuando un obstáculo está cerca de otro o de un salto, puede haber hasta corrales triples, los que son utilizados en las categorías avezados”.
Píccolo dice que los nombres de los caballos son de acuerdo a las haras a los que pertenecen, hoy el 95% de todo el mundo son de sangre, en nuestro país no existe el caballo argentino salido de cualquier campo e hijo de nadie, El Haras Terrazas del Portezuelo, es el primer haras provincial a nivel nacional, solo existe el de la Policía Federal Argentina pero lamentablemente esta medio abandonado. En nuestro haras logramos semen producto de tener buenos padrillos y de un interesante estudio, gracias a ello, desarrollamos nuestros propios potrillos nacidos en 2011. Y en 2012 y en lo que va de este año, algunas potrancas con sangre elegida”.
En relación a los nombres de los caballos, El Haras Terrazas del Portezuelo, hace que los niños de las escuelas que visitan el predio, elijan los nombres para el animal y después se lo ponemos, no hay problemas”.
“Pero además tenemos cinco efectivos en la Policía Femenina, un hecho poco frecuente, en este caso, la mujer es más prolija metódica y meticulosa y están todo el día entrenando, dos de ellas nos representaron en salto, Érica Bea y Fernanda Villegas que son auxiliares de la Policía Montada, trabajan muy bien, y este año esperamos seguir en el mismo camino”.
Uno se pregunta muchas veces cómo aprende en caballo a saltar y si a eso se le agrega docilidad, fuerza y elegancia, el trabajo no debe ser menor. A lo que el campeón dice; “Un día de trabajo en la escuela de equinoterapia es como la vida de un deportista, los caballos son deportistas, tienen que ser revisados clínicamente todos los días y una vez por semana lo hace un veterinario, se les da una alimentación acorde con las circunstancias y se lo hace descansar bien, cada caballo es distinto".
Píccolo mira detenidamente sus manos y finalmente agrega; "Tiene que entrenar todos los días: Y los jinetes igual, deben estar bien entrenados y con un régimen de entrenamiento diario, como cualquier deportista. Esa es la manera de que tengamos buenos productos, y lo estamos logrando”.
“La elección del animal es otra cosa, mucho pasa por la experiencia de quien lo elige, vemos las condiciones de uno y otro, los caballos que son buenos son buenos por naturaleza, se los comienza a domar a los tres años o un poco más, pero antes, en el hipismo, se los coloca en un lugar que se la denomina ‘manga’ que es un circular de madera, y allí se va viendo las cualidades que tiene o no el caballo.”
“Mucha veces nos encontramos con caballos que muestran un talento antes de domarlos y después no cumple con las expectativas del entrenador, y en el caso de los caballos policiacos ellos tienen un determinado entrenamiento, de características distintas es fundamental que el caballo acepte las normas de trabajo en el corral, lo hacemos con bolsa o simulamos hechos que se pueden presentar en la calle".
"Esa es la forma de entrenar a un caballo de la Montada, (es lo mismo que cuando enseñamos a manejar, vamos explicando tal o cual circunstancia), grafica. En algunos casos, sacamos a la calle a un caballo con experiencia y al lado ponemos otro que está aprendiendo para que se vayan adaptando a los trabajos que deben cumplir”.
 


Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento



Mirá los comentarios
0

Se el primero en comentar