El zinc sube los rindes | El campo | El Diario de la República El Diario de la República
El campo | 25-08-2013 | 11:01 | 0

El zinc sube los rindes

En Tilisarao aumentaron 10% los rindes en maíz fertilizado con zinc. Evaluaron la respuesta de dos productos que también aportan cobre, manganeso, boro y azufre. La ganancia fue de 700 kilos/ha.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar
  • +-Texto
  • Compartir
  • Facebook
  • 1/3
  • 2/3
  • 3/3

Las fertilizaciones foliares con zinc en cultivos de maíz prometen mejorar las cosechas en el Valle del Conlara. Un ensayo comparativo con esta tecnología aplicada en un campo de Tilisarao arrojó 700 kilos más por hectárea de rendimiento, medidos con humedad comercial del 14,5%.
Esta ganancia del 10,5% en la cosecha fue atribuida a la aplicación de dos productos en el período vegetativo V5, con los que se obtuvo un incremento en número de espigas y granos por metro cuadrado, variables que definen el mayor rendimiento del cultivo.
El ensayo fue realizado en el establecimiento “Don Andrés” por los asesores técnicos Hernán Gómez, de la compañía Stoller, y Marcelo Bongiovanni, de la firma local Bongiovanni Agro SRL.
El zinc es un elemento esencial para normal crecimiento de las plantas. Cuando no hay un suministro adecuado de este nutriente, una o varias de sus funciones fisiológicas se pueden afectar y producir una disminución en el crecimiento.
Este nutriente estimula el metabolismo de las auxinas (grupo de fitohormonas que funcionan como reguladoras del crecimiento vegetal), permitiendo el desarrollo de las raíces; interviene positivamente en la fotosíntesis, en la transformación de azúcares, en la síntesis de proteínas y en la formación y funcionamiento de las membranas biológicas.
También favorece la producción de semillas, aumentando el desarrollo de los órganos reproductivos, explicaron a esta revista Bongiovanni y Gómez: “El maíz es un cultivo que refleja en forma importante la deficiencia de este nutriente. En nuestro país se han reportado en forma reiterada experiencias donde se evaluó la disponibilidad de zinc y la respuesta generada frente a diferentes formas de aplicación de este nutriente.
El objetivo del ensayo en Tilisarao fue evaluar el efecto de la fertilización foliar de zinc sobre el rendimiento del cultivo de maíz y sus componentes.
Durante la Campaña Agrícola 2012-2013 se realizó un ensayo de fertilización foliar con zinc en un lote de producción de maíz del Establecimiento Don Andrés, en la localidad de Tilisarao, que fue conducido por Gómez y Bongiovanni.
En el trabajo se contrastó el tratamiento de fertilización con zinc con un testigo absoluto. En ambos casos se utilizaron tres repeticiones.
La siembra se realizó el 13 de diciembre de 2012 con una densidad de 57.142 semillas por hectárea, con tres semillas en el metro lineal y a 0,525 metros entre surcos.
El híbrido sembrado fue el AD 621 MGRR2, del semillero Adsur.
La fertilización aplicada a la siembra fue de 90 kilos por hectárea de urea granulada y 10 kilos por hectárea de Microstar PZ, un fertilizante microgranulado compuesto.
En cuanto al suelo del sitio de ensayo, es un “Haplustol entico” de textura franco arenosa, perteneciente a la Serie Naschel.
El ensayo se implantó bajo el sistema de siembra directa, sobre un rastrojo de soja.
Para el control de malezas realizaron aplicaciones de herbicidas en barbecho químico, presiembra y posemergencia, utilizando distintas combinaciones de principios activos.
Para la aplicación del tratamiento de fertilización foliar utilizaron tres litros por hectárea de Stoller Zinc, más igual cantidad de Starter.
El primer producto aporta zinc, mientras que el segundo provee zinc, cobre, manganeso, boro y azufre.
La aplicación se realizó en el estado fenológico de V5, con cinco hojas verdaderas.
La lluvia acumulada en la campaña agrícola fue de 690 milímetros, mientras que en el ciclo del cultivo se alcanzó un registro de 293 milímetros.
La cosecha se realizó el 11 de julio de 2013 y los resultados de rendimiento fueron de 6.696 kilos por hectárea para el tratamiento zinc más Starter y de 6.056 kilos por hectárea, en el caso del testigo no fertilizado, con una diferencia del 10,5 por ciento a favor de la aplicación de los fertilizantes foliares. Los valores de rendimiento se ajustaron a humedad comercial del 14,5 por ciento.
También se evaluaron el número de espigas por metro cuadrado, el número de granos por metro cuadrado y el peso de 1.000 semillas, obteniéndose en todos los casos valores 15 por ciento superiores cuando se utilizó el tratamiento zinc más Starter.
Los técnicos concluyeron que la aplicación de zinc asegura un óptimo nivel del elemento en los tejidos vegetales, favorece adecuadas tasas de división celular y crecimiento e induce mayor calibre de granos.
La aplicación de Starter, aseguraron, aporta micronutrientes como zinc, manganeso, cobre, boro y azufre, mantiene el equilibrio nutricional ayudando a expresar el potencial de producción de los cultivos, soluciona estados carenciales en diferentes cultivos y asegura altas tasas metabólicas y mayor uniformidad y vigor del cultivo.
 


Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento



Mirá los comentarios
0

Se el primero en comentar