eldiariodelarepublica.com
Pese a la crisis, La Serenísima mantiene su plan "Más Leche"

X

Pese a la crisis, La Serenísima mantiene su plan "Más Leche"

Por Juan Luna


La lechería argentina vive uno de los momentos más amargos de su historia. Desde hace un tiempo largo los diferentes eslabones de la cadena de producción sufren las consecuencias de políticas fallidas, catástrofes climáticas y la caída de los precios internacionales. Pero a pesar de que el panorama no es el más alentador, la firma Mastellone Hermanos, dueña de La Serenísima, no abandona sus proyectos de inversión y avanza en su plan de desarrollar una cuenca lechera en San Luis.


Junto a SanCor, que afronta un momento muy complicado y está al borde de la quiebra, la empresa  es una de las principales procesadoras y elaboradoras de productos lácteos en Argentina. Con sede central en General Rodríguez (Buenos Aires), desde el año 2000 cuenta con una planta en Villa Mercedes. Allí 200 empleados se encargan de la maduración, pintado, trozado y rallado de distintas variedades de quesos.


En 2015, la firma Arcor se hizo acreedora del 25% de las acciones de Mastellone y con el nuevo capital inyectado por la multinacional cordobesa, se lanzó de lleno al plan ‘Más leche’, con la intención de alentar la producción láctea en las regiones extra pampeanas del territorio nacional.


El proyecto prevé instalar una planta procesadora de leche cruda en Villa Mercedes, pero necesitan potenciar la actividad de los tambos existentes e incentivar a que se instalen nuevos para poder aumentar la capacidad de producción de San Luis de 110.000 a un millón de litros diarios.


Esta semana sus autoridades recibieron la visita del intendente de Villa Mercedes, Mario Raúl Merlo. “Lo invitamos para contarle nuestro proyecto de generar una cuenca lechera en San Luis. La idea es llegar al 2025 con 15.000 millones de litros de producción nacional sobre los 10.000 millones que tenemos hoy, es decir un crecimiento de un 40%. Le contamos nuestras necesidades y él se comprometió a ayudarnos en lo que esté a su alcance”, reveló Fernando Storni, jefe de producción.


El jefe comunal destacó que “a pesar de todos los problemas que tiene la industria lechera, hay un desarrollo muy amplio que se puede hacer y la idea es armar con la Provincia un proyecto hacia el futuro y fomentar la inversión”.


Mario Mondelli, secretario de Desarrollo Sustentable de la Comuna, comentó que La Serenísima no ha sido ajena a la crisis del sector lácteo. “Ellos nos dijeron que también han tenido una merma en su producción, pero aún así apuestan a San Luis porque entienden que tiene condiciones distintas a las de otras provincias, porque hay políticas claras a largo plazo, hay canales de comunicación y transporte que en otros lugares del país no ven”, expresó.


Para paliar las dificultades que atraviesa la industria en general en el país, Storni señaló que tienen previsto realizar inversiones en el predio para instalar una planta de recepción y clasificación de leche cruda, y de elaboración y envasado de leche fluida. Esa nueva sección permitiría abastecer el mercado del centro y norte del país y se traduciría en una reducción de los costos de traslado de la mercadería. Por lo tanto, la ecuación sugiere que el precio de góndola para los consumidores sanluiseños también debería disminuir por una cuestión de cercanía.


“A nosotros nos entusiasma toda inversión que se haga en Villa Mercedes que genere fuentes de trabajo, actividad económica y nos permita hacer un circuito de rebajas en los precios que se pagan en la provincia. Creemos que las condiciones están dadas y vamos a acompañar a estos proyectos que generan círculos virtuosos para la ciudad y la región”, valoró Mondelli.


Pero para implementar el polo de producción lechera, Mastellone apuesta a que haya nuevas inversiones en los tambos. “Calculamos que habrá que poner cerca de 6 millones de dólares por cada tambo que se instale, sin contar las tierras. Esto va a traer fuentes de trabajo en la provincia”, indicó Storni.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Pese a la crisis, La Serenísima mantiene su plan "Más Leche"

Explicación. Fernando Storni, jefe de producción, habla con Merlo y su comitiva en la planta.

La lechería argentina vive uno de los momentos más amargos de su historia. Desde hace un tiempo largo los diferentes eslabones de la cadena de producción sufren las consecuencias de políticas fallidas, catástrofes climáticas y la caída de los precios internacionales. Pero a pesar de que el panorama no es el más alentador, la firma Mastellone Hermanos, dueña de La Serenísima, no abandona sus proyectos de inversión y avanza en su plan de desarrollar una cuenca lechera en San Luis.


Junto a SanCor, que afronta un momento muy complicado y está al borde de la quiebra, la empresa  es una de las principales procesadoras y elaboradoras de productos lácteos en Argentina. Con sede central en General Rodríguez (Buenos Aires), desde el año 2000 cuenta con una planta en Villa Mercedes. Allí 200 empleados se encargan de la maduración, pintado, trozado y rallado de distintas variedades de quesos.


En 2015, la firma Arcor se hizo acreedora del 25% de las acciones de Mastellone y con el nuevo capital inyectado por la multinacional cordobesa, se lanzó de lleno al plan ‘Más leche’, con la intención de alentar la producción láctea en las regiones extra pampeanas del territorio nacional.


El proyecto prevé instalar una planta procesadora de leche cruda en Villa Mercedes, pero necesitan potenciar la actividad de los tambos existentes e incentivar a que se instalen nuevos para poder aumentar la capacidad de producción de San Luis de 110.000 a un millón de litros diarios.


Esta semana sus autoridades recibieron la visita del intendente de Villa Mercedes, Mario Raúl Merlo. “Lo invitamos para contarle nuestro proyecto de generar una cuenca lechera en San Luis. La idea es llegar al 2025 con 15.000 millones de litros de producción nacional sobre los 10.000 millones que tenemos hoy, es decir un crecimiento de un 40%. Le contamos nuestras necesidades y él se comprometió a ayudarnos en lo que esté a su alcance”, reveló Fernando Storni, jefe de producción.


El jefe comunal destacó que “a pesar de todos los problemas que tiene la industria lechera, hay un desarrollo muy amplio que se puede hacer y la idea es armar con la Provincia un proyecto hacia el futuro y fomentar la inversión”.


Mario Mondelli, secretario de Desarrollo Sustentable de la Comuna, comentó que La Serenísima no ha sido ajena a la crisis del sector lácteo. “Ellos nos dijeron que también han tenido una merma en su producción, pero aún así apuestan a San Luis porque entienden que tiene condiciones distintas a las de otras provincias, porque hay políticas claras a largo plazo, hay canales de comunicación y transporte que en otros lugares del país no ven”, expresó.


Para paliar las dificultades que atraviesa la industria en general en el país, Storni señaló que tienen previsto realizar inversiones en el predio para instalar una planta de recepción y clasificación de leche cruda, y de elaboración y envasado de leche fluida. Esa nueva sección permitiría abastecer el mercado del centro y norte del país y se traduciría en una reducción de los costos de traslado de la mercadería. Por lo tanto, la ecuación sugiere que el precio de góndola para los consumidores sanluiseños también debería disminuir por una cuestión de cercanía.


“A nosotros nos entusiasma toda inversión que se haga en Villa Mercedes que genere fuentes de trabajo, actividad económica y nos permita hacer un circuito de rebajas en los precios que se pagan en la provincia. Creemos que las condiciones están dadas y vamos a acompañar a estos proyectos que generan círculos virtuosos para la ciudad y la región”, valoró Mondelli.


Pero para implementar el polo de producción lechera, Mastellone apuesta a que haya nuevas inversiones en los tambos. “Calculamos que habrá que poner cerca de 6 millones de dólares por cada tambo que se instale, sin contar las tierras. Esto va a traer fuentes de trabajo en la provincia”, indicó Storni.


Logín