eldiariodelarepublica.com
Por la lluvia, hubo menos vacunos en un remate

Escuchanos EN VIVO!
X

Por la lluvia, hubo menos vacunos en un remate


La lluvia no los detuvo. La consignataria Ganadera del Sur hizo su segundo remate en las instalaciones de San Luis Feria, aunque con menos cabezas, dado que algunos productores no pudieron salir de sus campos por el estado de los caminos. Llegaron al predio 800 animales de las categorías gordos, invernada y cría. Anticiparon que los que no pudieron estar, podrán presentar su mercadería el 23 de febrero en el mismo lugar y a la misma hora. Destacaron que los precios fueron parejos y que mostraron la tendencia de lo que será el 2017.


Durante todo el encuentro el martillero recordó a los productores sobre la importancia de realizar la prueba de brucelosis a los animales que salen a la venta. La omisión del sangrado hace que el productor pierda la posibilidad de vender la hacienda a un mejor precio, ya que lo que sale sin la prueba, sólo puede tener como único destino, la faena. Tal fue el caso de la única vaca preñada que no poseía el certificado sanitario y salió por 16 pesos el kilo.


Cerca de las 15 y luego de un almuerzo, que para muchos significó el regreso de las vacaciones y el reencuentro con amigos, lanzaron a la pista encharcada de la Feria, las primeras vacas. Para la categoría hubo precios variados que según la calidad y sanidad, fue de los $18,90 como máximo a los 9 pesos el kilo, como mínimo. Hubo un lote destacado de 39 animales para todo destino, libre de brucelosis, delgadas, de una zona de poco pasto pero con buena caja; que se vendió a 17,50 pesos el kilo. Las que no tenían la prueba sanitaria tuvieron precios de 9, 10,40, 10,50 y de hasta 11 pesos por cada kilo.


Los toros aparecieron entremedio de la categoría anterior y aunque no fueron muchos hubo precios para destacar. Los primeros salieron para el mejor postor en $16,50 por kilo. Otro que estaba disponible para cualquier destino, ya sea faena, engorde o cría, se cotizó en $16. El más barato se ofertó entre los primeros y salió por 12 pesos. El precio más alto para la categoría fue $17,50 por kilo. Los novillitos fueron los que permitieron que la pista comenzara a levantar temperatura. Si bien los primeros 10 que ingresaron agarraron en frío a los productores e hizo que costara abrir la subasta que aspiraba a largar en 33 pesos, el lote con muy buena terminación se vendió a la balanza por 28,90 pesos. Le siguieron otros dos por 25 pesos el kilo. Cerca de las 17 se presentaron 18 listos para encerrar, de aproximadamente 215 kilos que se remató en 33 pesos a la balanza.


Vaquillonas fue otra de las categorías que pudo sortear la inclemencia de la lluvia y llegar a destino. El primero fue un lote de cuatro, apto para consumo y con buena terminación. El precio que acordaron fue 28,80 pesos el kilo. Hubo 10 pesadas especiales que llegaron a los 27 pesos. Luego le siguió un único lote de vacas con cría al pie, con terneros de muy buena calidad. Tanto los seis vientres como los terneros todos presentaron certificado libre de brucelosis. Con la cría lista  para el momento del destete se vendieron en 4.500 pesos por lo que pisaba.


Por último los terneros, la categoría preferida por muchos y por el que anticiparon no se verían demasiados, presentó un lote de 13 animales que se entregaron al mejor postor por $4.500 por cada uno. Otros seis se vendieron a la balanza en $35 por kilo. Además, hubo 13 animales que recientemente habían sido destetados, con buena sanidad y de calidad, por los que pagaron 4.900 pesos por animal. El precio más alto en esa categoría fue para un lote muy lindo y de buen tamaño. Se pagaron $5.400 por cada uno. Los terneros que se subastaron por peso tuvieron su techo, en los 36,20 pesos por kilo.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Por la lluvia, hubo menos vacunos en un remate

Los niños mimados. Los terneros a pesar de que fueron pocos, eran de muy buena calidad. Foto: Luciana Gismondi.

La lluvia no los detuvo. La consignataria Ganadera del Sur hizo su segundo remate en las instalaciones de San Luis Feria, aunque con menos cabezas, dado que algunos productores no pudieron salir de sus campos por el estado de los caminos. Llegaron al predio 800 animales de las categorías gordos, invernada y cría. Anticiparon que los que no pudieron estar, podrán presentar su mercadería el 23 de febrero en el mismo lugar y a la misma hora. Destacaron que los precios fueron parejos y que mostraron la tendencia de lo que será el 2017.


Durante todo el encuentro el martillero recordó a los productores sobre la importancia de realizar la prueba de brucelosis a los animales que salen a la venta. La omisión del sangrado hace que el productor pierda la posibilidad de vender la hacienda a un mejor precio, ya que lo que sale sin la prueba, sólo puede tener como único destino, la faena. Tal fue el caso de la única vaca preñada que no poseía el certificado sanitario y salió por 16 pesos el kilo.


Cerca de las 15 y luego de un almuerzo, que para muchos significó el regreso de las vacaciones y el reencuentro con amigos, lanzaron a la pista encharcada de la Feria, las primeras vacas. Para la categoría hubo precios variados que según la calidad y sanidad, fue de los $18,90 como máximo a los 9 pesos el kilo, como mínimo. Hubo un lote destacado de 39 animales para todo destino, libre de brucelosis, delgadas, de una zona de poco pasto pero con buena caja; que se vendió a 17,50 pesos el kilo. Las que no tenían la prueba sanitaria tuvieron precios de 9, 10,40, 10,50 y de hasta 11 pesos por cada kilo.


Los toros aparecieron entremedio de la categoría anterior y aunque no fueron muchos hubo precios para destacar. Los primeros salieron para el mejor postor en $16,50 por kilo. Otro que estaba disponible para cualquier destino, ya sea faena, engorde o cría, se cotizó en $16. El más barato se ofertó entre los primeros y salió por 12 pesos. El precio más alto para la categoría fue $17,50 por kilo. Los novillitos fueron los que permitieron que la pista comenzara a levantar temperatura. Si bien los primeros 10 que ingresaron agarraron en frío a los productores e hizo que costara abrir la subasta que aspiraba a largar en 33 pesos, el lote con muy buena terminación se vendió a la balanza por 28,90 pesos. Le siguieron otros dos por 25 pesos el kilo. Cerca de las 17 se presentaron 18 listos para encerrar, de aproximadamente 215 kilos que se remató en 33 pesos a la balanza.


Vaquillonas fue otra de las categorías que pudo sortear la inclemencia de la lluvia y llegar a destino. El primero fue un lote de cuatro, apto para consumo y con buena terminación. El precio que acordaron fue 28,80 pesos el kilo. Hubo 10 pesadas especiales que llegaron a los 27 pesos. Luego le siguió un único lote de vacas con cría al pie, con terneros de muy buena calidad. Tanto los seis vientres como los terneros todos presentaron certificado libre de brucelosis. Con la cría lista  para el momento del destete se vendieron en 4.500 pesos por lo que pisaba.


Por último los terneros, la categoría preferida por muchos y por el que anticiparon no se verían demasiados, presentó un lote de 13 animales que se entregaron al mejor postor por $4.500 por cada uno. Otros seis se vendieron a la balanza en $35 por kilo. Además, hubo 13 animales que recientemente habían sido destetados, con buena sanidad y de calidad, por los que pagaron 4.900 pesos por animal. El precio más alto en esa categoría fue para un lote muy lindo y de buen tamaño. Se pagaron $5.400 por cada uno. Los terneros que se subastaron por peso tuvieron su techo, en los 36,20 pesos por kilo.


Logín