eldiariodelarepublica.com
Conflicto en Siria: los refugiados suman seis años de pena y dolor

X

Conflicto en Siria: los refugiados suman seis años de pena y dolor

Por Matías García Elorrio


El conflicto armado que se desató en Siria hace ya seis años, además de tener al mundo entero en vilo ha generado unos 400 mil muertos, de acuerdo a los datos que informó Naciones Unidas (ONU). Es decir que uno de cada 100 habitantes ha fallecido. Y de ese total, 16.000 son niños, según la ONG internacional “Save the Children”. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, hizo un llamado para recordar a aquellas personas que más han sufrido por esta guerra y señaló que "Siria está en una encrucijada. A menos que se tomen medidas drásticas para apoyar la paz y la seguridad de ese país, la situación empeorará".


​Acnur elaboró una serie de estadísticas hasta diciembre de 2016 que muestran que en ese país desde que se desataron los bombardeos, unas 13,5 millones de personas necesitan de ayuda humanitaria y otros 6,3 millones fueron desplazadas dentro de su propio territorio. Cerca de 3 millones de menores de 5 años crecen hoy sin conocer nada, salvo la guerra. Y 4,9 millones de personas, en su mayoría mujeres y niños, son refugiados en los países vecinos como Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto; lo que provoca que estas comunidades soporten una importante presión social, económica y política. Además, cientos de miles han realizado peligrosas travesías por mar en busca de algún lugar seguro.
“En definitiva, el conflicto en Siria no gira en torno a números. Hablamos de personas”, se quejó Grandi. “Familias destrozadas, civiles inocentes asesinados, casas destruidas, negocios y medios de vida devastados. Es un fracaso colectivo”, sentenció el funcionario de la ONU luego de presentar el trabajo estadístico.
En ese informe se destaca también que el año pasado más de un millón de sirios recibieron ayuda para protegerse del invierno como artículos esenciales para sobrevivir a temperaturas bajo cero. Más de 4 millones de personas fueron asistidas en el último año con ayuda de emergencia: desde comida, medicamentos, ropa de cama hasta utensilios de cocina. Más de 2 millones se beneficiaron de la red de centros comunitarios de Acnur en Siria, que prestan servicios de protección a menores, atención educativa y sanitaria. En esa región, más de 3 millones de sirios desplazados y refugiados recibieron asistencia del Alto Comisionado de la ONU y pudieron sobrevivir al último invierno.
Junto a otras organizaciones internacionales que colaboran con Acnur, ayudaron a cerca de 5 millones de refugiados sirios y a quienes los acogen a través de una serie de medidas de protección y asistencia que incluye educación, salud y alojamiento en los cinco principales países de acogida de refugiados de la región.

Una mujer siria reza frente al ataque sobre su pueblo ubicado en al frontera con Turquía.


Durante la reciente visita a Siria que realizó Grandi, contó que pudo ver “cómo esta guerra afecta a las personas, especialmente a los niños. Hoy en día, incluso la infraestructura más básica está en ruinas. La salud, las escuelas, el agua y los suministros eléctricos son inestables o son controlados por las partes beligerantes para sus propios intereses”.
También explicó que “todo esto importa porque los niños representan la mitad de la población y un tercio de ellos han nacido después del inicio del conflicto". Y se lamentó porque "esta guerra en Siria ha durado más que la Segunda Guerra Mundial en Europa. Esto es inadmisible. Los niños, ya sea en sus hogares o en comunidades de refugiados en cualquier otro lugar, son el futuro de ese país y una de sus pocas fuentes de esperanza”.
Actualmente, casi 14 millones de sirios viven con un sol objetivo: llegar con vida al día siguiente, nada más. Y mientras las necesidades no paran de aumentar, las organizaciones no gubernamentales se resignan desesperadas a "dar lo que se puede, no lo que se debe", según le dijo a la agencia española EFE el responsable de Médicos sin Fronteras en Turquía, Aitor Zabalgogeazkoa. "Los niños, la verdadera sustancia del futuro, hace años que no van a la escuela, padecen las escaladas militares y carecen de atención médica regular", indicó el profesional.
Noura Ghazi es abogada en ese país y hace 14 años que se dedica a defender a personas detenidas por el presidente Bashar al Assad. Fue entrevistada por la Televisión de España (RTVE) y confirmó un panorama desolador: "La vida es muy difícil. Las mezquitas son los mejores sitios para estar ahora. Todo es muy caro y la mayoría de la gente ha perdido a un familiar".
Aunque la mesa de paz que promociona la ONU en Ginebra (Suiza) no ha dado resultados positivos todavía, el pasado 8 de marzo voceros de esa organización anunciaron que el futuro de ese país se evaluará en una conferencia prevista en Bruselas (Bélgica) a principios de abril, donde se analizarán los futuros requisitos de financiación humanitaria. Los  funcionarios de Naciones Unidas estimaron que se necesitarán 8.000 millones de dólares este año para cubrir las necesidades de los sirios, tanto dentro del país como en el exilio. 
El año pasado fue especialmente cruel con los niños y fue el de más casos verificados de asesinatos, mutilaciones y reclutamientod: según Unicef, al menos 652 menores fueron asesinados, un 20 por ciento más que el año anterior y 255 de estos crímenes se cometieron dentro o cerca de una escuela. Otros 850 niños y adolescentes fueron reclutados para combatir (más del doble que en 2015), ser ejecutores, terroristas, suicidas o carceleros.  


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Conflicto en Siria: los refugiados suman seis años de pena y dolor

Alepo es una de las ciudades donde más se sienten los bombardeos y la destrucción .

El conflicto armado que se desató en Siria hace ya seis años, además de tener al mundo entero en vilo ha generado unos 400 mil muertos, de acuerdo a los datos que informó Naciones Unidas (ONU). Es decir que uno de cada 100 habitantes ha fallecido. Y de ese total, 16.000 son niños, según la ONG internacional “Save the Children”. El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, hizo un llamado para recordar a aquellas personas que más han sufrido por esta guerra y señaló que "Siria está en una encrucijada. A menos que se tomen medidas drásticas para apoyar la paz y la seguridad de ese país, la situación empeorará".


​Acnur elaboró una serie de estadísticas hasta diciembre de 2016 que muestran que en ese país desde que se desataron los bombardeos, unas 13,5 millones de personas necesitan de ayuda humanitaria y otros 6,3 millones fueron desplazadas dentro de su propio territorio. Cerca de 3 millones de menores de 5 años crecen hoy sin conocer nada, salvo la guerra. Y 4,9 millones de personas, en su mayoría mujeres y niños, son refugiados en los países vecinos como Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto; lo que provoca que estas comunidades soporten una importante presión social, económica y política. Además, cientos de miles han realizado peligrosas travesías por mar en busca de algún lugar seguro.
“En definitiva, el conflicto en Siria no gira en torno a números. Hablamos de personas”, se quejó Grandi. “Familias destrozadas, civiles inocentes asesinados, casas destruidas, negocios y medios de vida devastados. Es un fracaso colectivo”, sentenció el funcionario de la ONU luego de presentar el trabajo estadístico.
En ese informe se destaca también que el año pasado más de un millón de sirios recibieron ayuda para protegerse del invierno como artículos esenciales para sobrevivir a temperaturas bajo cero. Más de 4 millones de personas fueron asistidas en el último año con ayuda de emergencia: desde comida, medicamentos, ropa de cama hasta utensilios de cocina. Más de 2 millones se beneficiaron de la red de centros comunitarios de Acnur en Siria, que prestan servicios de protección a menores, atención educativa y sanitaria. En esa región, más de 3 millones de sirios desplazados y refugiados recibieron asistencia del Alto Comisionado de la ONU y pudieron sobrevivir al último invierno.
Junto a otras organizaciones internacionales que colaboran con Acnur, ayudaron a cerca de 5 millones de refugiados sirios y a quienes los acogen a través de una serie de medidas de protección y asistencia que incluye educación, salud y alojamiento en los cinco principales países de acogida de refugiados de la región.

Una mujer siria reza frente al ataque sobre su pueblo ubicado en al frontera con Turquía.


Durante la reciente visita a Siria que realizó Grandi, contó que pudo ver “cómo esta guerra afecta a las personas, especialmente a los niños. Hoy en día, incluso la infraestructura más básica está en ruinas. La salud, las escuelas, el agua y los suministros eléctricos son inestables o son controlados por las partes beligerantes para sus propios intereses”.
También explicó que “todo esto importa porque los niños representan la mitad de la población y un tercio de ellos han nacido después del inicio del conflicto". Y se lamentó porque "esta guerra en Siria ha durado más que la Segunda Guerra Mundial en Europa. Esto es inadmisible. Los niños, ya sea en sus hogares o en comunidades de refugiados en cualquier otro lugar, son el futuro de ese país y una de sus pocas fuentes de esperanza”.
Actualmente, casi 14 millones de sirios viven con un sol objetivo: llegar con vida al día siguiente, nada más. Y mientras las necesidades no paran de aumentar, las organizaciones no gubernamentales se resignan desesperadas a "dar lo que se puede, no lo que se debe", según le dijo a la agencia española EFE el responsable de Médicos sin Fronteras en Turquía, Aitor Zabalgogeazkoa. "Los niños, la verdadera sustancia del futuro, hace años que no van a la escuela, padecen las escaladas militares y carecen de atención médica regular", indicó el profesional.
Noura Ghazi es abogada en ese país y hace 14 años que se dedica a defender a personas detenidas por el presidente Bashar al Assad. Fue entrevistada por la Televisión de España (RTVE) y confirmó un panorama desolador: "La vida es muy difícil. Las mezquitas son los mejores sitios para estar ahora. Todo es muy caro y la mayoría de la gente ha perdido a un familiar".
Aunque la mesa de paz que promociona la ONU en Ginebra (Suiza) no ha dado resultados positivos todavía, el pasado 8 de marzo voceros de esa organización anunciaron que el futuro de ese país se evaluará en una conferencia prevista en Bruselas (Bélgica) a principios de abril, donde se analizarán los futuros requisitos de financiación humanitaria. Los  funcionarios de Naciones Unidas estimaron que se necesitarán 8.000 millones de dólares este año para cubrir las necesidades de los sirios, tanto dentro del país como en el exilio. 
El año pasado fue especialmente cruel con los niños y fue el de más casos verificados de asesinatos, mutilaciones y reclutamientod: según Unicef, al menos 652 menores fueron asesinados, un 20 por ciento más que el año anterior y 255 de estos crímenes se cometieron dentro o cerca de una escuela. Otros 850 niños y adolescentes fueron reclutados para combatir (más del doble que en 2015), ser ejecutores, terroristas, suicidas o carceleros.  


Logín