Renunciamiento de Eva Perón | Espacio Planeta Xilium | El Diario de la República El Diario de la República
Espacio Planeta Xilium - | 26-08-2013 | 07:50 |

Renunciamiento de Eva Perón

Por Alberto Rodríguez Saá
  • Imprimir
  • Enviar
  • +-Texto
  • Compartir
  • Facebook

Esta es una fecha histórica en la Argentina porque el 22 de agosto de 1951 sucedió un hecho que quedó en las letras de oro de la historia argentina. Sucedió lo que se conoce como el “cabildo abierto peronista”, es el día de un extraordinario discurso y un pronunciamiento popular: el día del renunciamiento.
El 22 de agosto de 1951 es el día en que estaba por proclamarse la fórmula a la presidencia de la Nación. Se cumplía el primer mandato de Juan Domingo Perón que había ganado la elección el 24 de febrero de 1946. La elección sería en noviembre del '51. Se reunieron en una suerte de cabildo abierto, convocado por la CGT, para proclamar la fórmula presidencial que encabezaría el general Perón.
Había una enorme multitud, dicen que la más grande de la historia argentina en la Plaza de las dos Repúblicas, en la Ciudad de Buenos Aires. Sucedió algo inesperado que fue la llegada tarde al acto de Eva Perón. Eva Perón ya estaba enferma, no tenía el diagnóstico tremendo, pero había en el sentimiento un enorme temor a que su enfermedad fuera lo que después fue. Su presencia conmovió a la multitud porque ella estaba muy enferma, muy débil y en cama, así que tenía una anticipada ausencia absolutamente justificada. Por eso su presencia generó una enorme conmoción y una explosión en los sentimientos del pueblo peronista que estaba ese día en el cabildo abierto del 22 de agosto.
Sucede que la CGT le había ofrecido y pedido que acompañe a Perón, proclamó la formula Perón y pidió que lo acompañe Evita en la fórmula, que ella fuera la candidata a vicepresidente. Hubo un diálogo con el pueblo en el que termina Evita renunciando, aunque formaliza la renuncia recién el 31 de agosto. Allí anticipó que renunciaba a los honores, pero no a la lucha. Ese renunciamiento a los honores fue considerado como el más grande homenaje que le hizo el pueblo a la señora Eva Perón, y ella su destino de lucha y de renuncia a los honores.
En la historia, interesada siempre, algunos adjudicaron que había sido el ejército el que se había opuesto a su candidatura, otros tal vez con mala intención, adjudicaron que fue Perón quien no quería. El cine después, señaló con justicia, aquella frase que se le adjudica a Perón quien le dijo: “Negrita, no podés ser, porque tenés cáncer”.
Me parece maravilloso que sepamos qué dijo Evita el día del renunciamiento. Vamos a escuchar la voz de espejo, la voz del pueblo, de la multitud y también la de Evita.
“Mi general: son vuestras gloriosas vanguardias descamisadas de la Patria las que están presentes hoy, porque han tomado el porvenir en sus manos y saben que la justicia y la legalidad la encuentran únicamente teniendo al general Perón dirigiendo la gran nación.
Es la Patria la que se ha dado cita al llamado de los compañeros de la Confederación General del Trabajo, para decirle al líder que detrás de él hay un pueblo. Ellos saben bien que antes de la llegada del general Perón vivían en la esclavitud y que fue el general Perón quien los dignificó social, moral y espiritualmente y saben que la oligarquía, que los mediocres, que los vendepatria todavía no están derrotados y que desde sus guaridas asquerosas atentan contra el pueblo y contra la nacionalidad.
Ellos no perdonarán jamás al general Perón que haya levantado todo lo que desprecian: los trabajadores, los que ellos olvidaron, los niños y los ancianos y los que ellos relegaron a un segundo plano, la mujer.
A ellos les duele que Eva Perón se haya dedicado al pueblo argentino; a ellos les duele que Eva Perón, en lugar de dedicarse a fiestas oligárquicas, haya dedicado las horas, las noches y los días a mitigar dolores y restañar heridas.
Todo lo que hice no lo hice nunca por ocupar una posición política y militaril. Es que estando el general Perón en el gobierno, el puesto de vicepresidente no es más que de honor.
(Gritos de la multitud)
Yo, mi general, con la plenipotencia espiritual que me dan los descamisados de la Patria, os proclamo, antes que el pueblo os vote el 11 noviembre, presidente de todos los argentinos.
(Griterío ensordecedor coreando a Evita)
Insistió la Confederación General del Trabajo, habló Espejo que era el secretario general y Perón miraba atento todo esto. Hicieron una suerte de cuarto intermedio y pasó la asamblea para unos días después. El 31 de agosto formalizó que renunciaba a los honores, pero no a la lucha.
Este día está marcado como un día histórico y maravilloso del peronismo porque es un día que es el gran homenaje que el peronismo revolucionario, victorioso, en su más pura legitimidad del ‘46 al ’51, le rindió a la señora Eva Perón que falleció unos meses después.
Este día, con respeto a todas las ideologías políticas, es un día que ya pertenece a la mejor historia del pueblo argentino.
Me parece que ya es hora de que los argentinos nos unamos también en reconocimiento histórico a los hechos que nos pertenecen a todos.