Delia Gatica: una mujer de la cultura y la educación sanluiseña | Espectáculos | El Diario de la República El Diario de la República
Espectáculos | 04-04-2013 | 09:45 | 0

Delia Gatica: una mujer de la cultura y la educación sanluiseña

San Luis Libro presenta una compilación con cuatro obras de la inolvidable escritora puntana.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar
  • +-Texto
  • Compartir
  • Facebook
  • 1/2
  • 2/2

A diez años de su muerte, la obra de María Delia Gatica de Montiveros volverá a los estantes de las bibliotecas puntanas con el libro "A la sombra del Naranjal y otros textos" que presenta hoy San Luis Libro.
Como para no apartarse mucho del camino de su familia, María Delia, además de ser una excelente recopiladora, dedicó parte de su vida a la docencia y a la educación. Tal fue su pasión por la cultura que acabó por ser una de las puntanas más reconocidas del país.
Tan alto llevó el nombre de la provincia que a su muerte, en 2003, su obra fue declarada de interés para la Cámara de Diputados de la Nación.
María Delia nació en Luján, en 1907, en la casa de dos educadores. Egresó de la escuela Paula Domínguez de Bazán y fue maestra de francés. Su carrera académica nunca tuvo pausa y llegó a ser Doctora en Filosofía y Letras, de la Universidad del Litoral. Luego ocupó las cátedras de Introducción a la Pedagogía y Pedagogía Contemporánea, en la sede sanluiseña de la vieja Universidad Nacional de Cuyo.
En medio de tantas actividades educativas tuvo tiempo para dedicarse a la literatura. Entre sus obras hay varios libros de poemas como "Intención", de 1942, y "Pausas", publicado dos años después en honor a su padre: Ángel Gatica, al que reseñaba como "un hombre de bien". También escribió ensayos, como "El lenguaje y la cultura", y tesis como "Juana Manuela Gorriti, aspectos de su obra literaria".
Delia conoció a su marido, Agustín Montiveros en 1933, en San Francisco y, como no podía ser de otra manera, escribió un libro en su honor. "El Mollar" es un compilado de relatos autobiográficos de su esposo.
Pero su legado no terminaba en sus obras personales, sino que también escribió para periódicos y revistas.
Además de compartir sus investigaciones de cultura y su talento, Delia, estuvo muy involucrada en la comunidad y fue parte de numerosas instituciones. Por ejemplo, cuando fue la presidenta de los "Amigos del Hospital Psiquiátrico", un grupo con el que pretendía llevar cultura a los pacientes. También estuvo al frente del Centro de Investigaciones folclóricas “Profesor. Dalmiro S. Adaro”, que ella misma fundó. Y presidió la filial puntana de la Sociedad Argentina de Escritores; de donde nació la mítica revista Virorco.
Una vida de preparación y difusión del sentir puntano y cuyano. María Delia falleció a los 95, el 29 de julio de 2003.
 


Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento



Mirá los comentarios
0

Se el primero en comentar