eldiariodelarepublica.com
La poesía arrabalera

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

La poesía arrabalera

Por Ángel Altavilla | Twitter: @polacoafa | Mail: aaltavilla@grupopayne.com.ar


Alabado por las críticas de los medios de comunicación y halagado por el cariño del público, el actor puntano Agustín Rittano triunfa en las tablas teatrales junto a la actriz Muriel Santa Ana con un clásico del género, “El andador”, una comedia de Norberto Aroldi que retrata la sociedad de los años 60 y 70 en La Boca.


“Funciona muy bien de público y las críticas han sido positivas así que estamos muy contentos” comentó Rittano en exclusiva para ETC sobre la obra, estrenada en una sala que es sede del célebre Teatro San Martín: el Teatro de la Ribera, ubicado en el emblemático barrio porteño de La Boca, que estuvo dos años cerrado y la función de apertura fue la suya, “está renovado, quedó muy lindo”, comentó el actor nacido en Tilisarao sobre el teatro, donado por el pintor Quinquela Martín y que posee ocho murales dentro.


“El Flaco” Aroldi retrató la idiosincrasia de la sociedad nacional, y en la pieza teatral muestra la relación de una pareja de clase media (Santa Ana es Rosa y Rittano interpreta a Julián), en la que él es un jugador que realiza negocios turbios pero la llegada -inesperada- de un hijo produce un quiebre en ellos.


Estrenada en 1965 en Mar del Plata, fue interpretada por Tita Merello y Ernesto Bianco, quien además asumió la dirección. Luego fue llevada al cine en 1967 con Merello y Jorge Salcedo, dirigida por Enrique Carreras; y después el propio autor asumió el rol de Julián cuando se repuso en teatro. En el Teatro de la Ribera la dramaturgia es de Florencia Aroldi -hija del escritor- y la dirección es de Andrés Bazzalo.


Cuando tuvo la propuesta, Agustín “tenía algunos de estos datos pero no en claro de qué trataba pero cuando me llegó, me pareció interesante”, aclaró sobre esta obra “vieja en el sentido que es bien de esa época, que representa esa forma porteña, tanguera, muy típica” porque justamente sucede en el barrio de La Boca, y para él, fue adentrarse en un mundo porteño “que mucho no me pertenece, porque soy de los pagos sanluiseños -si bien vivo acá hace varios años- era como empezar a investigar un poco esa cosa típica del compadrito”, dijo con una tonada tanguera que parece, se le quedó pegada.


Para el trabajo de campo no recurrió a ningún instructor, Rittano es amante del tango y de tanto escucharlo, encontró lo que necesitaba en sus letras y el lunfardo, “eso te da un universo como para que puedas imaginarte cosas”, comentó y en base a los clásicos o de escuchar cómo hablaba Luis Sandrini en videos en Youtube, supo cómo se hablaba en esa época, “y empecé, no a imitar pero sí a contagiarme de eso, lo que fue muy divertido”, amplió el actor, reconocido por ser “Salvat” en el televisivo éxito “Las 13 esposas de Wilson Fernández”.


Rittano tuvo su paso en varios programas de TV y en las salas teatrales como actor en “Siglo de Oro del Peronismo”, “De mal en peor” y “Marat Sade”, y como director espera el lanzamiento de su ópera prima en cine, y el estreno de “Un puma todo dorado”, una obra propia con las situaciones de su pueblo alrededor de su infancia en Tilisarao, con cuatro actores del off alternativo bonaerense, María de Cousandier, Fernanda Bercovich, Fernanda Pérez Bodria y el músico Rodrigo Martínez Eguizabal del grupo “Limados de fábrica” (“que remite a los viejos Fabulosos Cadillacs” presentó el director). Algunos de ellos formaron equipo en “La oveja abandonada”, otra creación de las vivencias provincianas de Rittano, sobre un guión “con el que traigo todo ese mundo tilisareño a acá, porque son todos personajes de allá, con vivencias que algunas exagero para convertirlas en situaciones teatrales y que tenga cierto funcionamiento, y la verdad es que estaría buenísimo llevarla a mi provincia”, deseaba el artista.


Con su compañera, Muriel Santa Ana, no se conocían ni trabajaron juntos, sí sabía de su labor actoral por eso “estuvo bueno conocerla y hacer esta obra” destacó sobre ella, con la que formó una dupla muy efectiva e hicieron amistad apenas se juntaron.


Opinó que ensayar con Muriel “fue muy divertido pero lo es más actuar, nos potenciamos como actores, para mí es un lujo”, recalcó sobre una pareja que está sola en el escenario, “una vez que entramos no nos vamos más, dependemos mucho el uno del otro, así que es muy grato laburar con ella”.


Rittano fue uno de los Destacados 2015 por El Diario de la República por sus dotes artísticas, tiene ganas de demostrarlo delante de su gente y no cierra la puerta a una -posible- gira nacional, “cuando algo funciona bien existen esas posibilidades” dijo sobre el traslado a las salas del interior, y puntualmente a las de San Luis, “ojalá que pueda llevarlo allá”, ansiaba el actor que siente a las críticas y al trato del público como un mimo, “ya desde el estreno el público como que se moría”, recordaba el artista cómo los acompañaba desde el primer momento, sabiendo que buscaron un lugar más humorístico, “porque tiene su costado dramático, bien a lo Merello, pero como actores propusimos potenciar el humor y eso a la gente le gustó, reacciona muy bien”, dijo Rittano, y concluyó contento y conforme con este éxito, “cuando ves que la gente lo recibe bien, bueno, todo el laburo que hicimos se ve acá”.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

La poesía arrabalera

Dupla compenetrada. Muriel y Agustín tienen momentos dramáticos con tintes graciosos. Foto: Carlos Furman.

Alabado por las críticas de los medios de comunicación y halagado por el cariño del público, el actor puntano Agustín Rittano triunfa en las tablas teatrales junto a la actriz Muriel Santa Ana con un clásico del género, “El andador”, una comedia de Norberto Aroldi que retrata la sociedad de los años 60 y 70 en La Boca.


“Funciona muy bien de público y las críticas han sido positivas así que estamos muy contentos” comentó Rittano en exclusiva para ETC sobre la obra, estrenada en una sala que es sede del célebre Teatro San Martín: el Teatro de la Ribera, ubicado en el emblemático barrio porteño de La Boca, que estuvo dos años cerrado y la función de apertura fue la suya, “está renovado, quedó muy lindo”, comentó el actor nacido en Tilisarao sobre el teatro, donado por el pintor Quinquela Martín y que posee ocho murales dentro.


“El Flaco” Aroldi retrató la idiosincrasia de la sociedad nacional, y en la pieza teatral muestra la relación de una pareja de clase media (Santa Ana es Rosa y Rittano interpreta a Julián), en la que él es un jugador que realiza negocios turbios pero la llegada -inesperada- de un hijo produce un quiebre en ellos.


Estrenada en 1965 en Mar del Plata, fue interpretada por Tita Merello y Ernesto Bianco, quien además asumió la dirección. Luego fue llevada al cine en 1967 con Merello y Jorge Salcedo, dirigida por Enrique Carreras; y después el propio autor asumió el rol de Julián cuando se repuso en teatro. En el Teatro de la Ribera la dramaturgia es de Florencia Aroldi -hija del escritor- y la dirección es de Andrés Bazzalo.


Cuando tuvo la propuesta, Agustín “tenía algunos de estos datos pero no en claro de qué trataba pero cuando me llegó, me pareció interesante”, aclaró sobre esta obra “vieja en el sentido que es bien de esa época, que representa esa forma porteña, tanguera, muy típica” porque justamente sucede en el barrio de La Boca, y para él, fue adentrarse en un mundo porteño “que mucho no me pertenece, porque soy de los pagos sanluiseños -si bien vivo acá hace varios años- era como empezar a investigar un poco esa cosa típica del compadrito”, dijo con una tonada tanguera que parece, se le quedó pegada.


Para el trabajo de campo no recurrió a ningún instructor, Rittano es amante del tango y de tanto escucharlo, encontró lo que necesitaba en sus letras y el lunfardo, “eso te da un universo como para que puedas imaginarte cosas”, comentó y en base a los clásicos o de escuchar cómo hablaba Luis Sandrini en videos en Youtube, supo cómo se hablaba en esa época, “y empecé, no a imitar pero sí a contagiarme de eso, lo que fue muy divertido”, amplió el actor, reconocido por ser “Salvat” en el televisivo éxito “Las 13 esposas de Wilson Fernández”.


Rittano tuvo su paso en varios programas de TV y en las salas teatrales como actor en “Siglo de Oro del Peronismo”, “De mal en peor” y “Marat Sade”, y como director espera el lanzamiento de su ópera prima en cine, y el estreno de “Un puma todo dorado”, una obra propia con las situaciones de su pueblo alrededor de su infancia en Tilisarao, con cuatro actores del off alternativo bonaerense, María de Cousandier, Fernanda Bercovich, Fernanda Pérez Bodria y el músico Rodrigo Martínez Eguizabal del grupo “Limados de fábrica” (“que remite a los viejos Fabulosos Cadillacs” presentó el director). Algunos de ellos formaron equipo en “La oveja abandonada”, otra creación de las vivencias provincianas de Rittano, sobre un guión “con el que traigo todo ese mundo tilisareño a acá, porque son todos personajes de allá, con vivencias que algunas exagero para convertirlas en situaciones teatrales y que tenga cierto funcionamiento, y la verdad es que estaría buenísimo llevarla a mi provincia”, deseaba el artista.


Con su compañera, Muriel Santa Ana, no se conocían ni trabajaron juntos, sí sabía de su labor actoral por eso “estuvo bueno conocerla y hacer esta obra” destacó sobre ella, con la que formó una dupla muy efectiva e hicieron amistad apenas se juntaron.


Opinó que ensayar con Muriel “fue muy divertido pero lo es más actuar, nos potenciamos como actores, para mí es un lujo”, recalcó sobre una pareja que está sola en el escenario, “una vez que entramos no nos vamos más, dependemos mucho el uno del otro, así que es muy grato laburar con ella”.


Rittano fue uno de los Destacados 2015 por El Diario de la República por sus dotes artísticas, tiene ganas de demostrarlo delante de su gente y no cierra la puerta a una -posible- gira nacional, “cuando algo funciona bien existen esas posibilidades” dijo sobre el traslado a las salas del interior, y puntualmente a las de San Luis, “ojalá que pueda llevarlo allá”, ansiaba el actor que siente a las críticas y al trato del público como un mimo, “ya desde el estreno el público como que se moría”, recordaba el artista cómo los acompañaba desde el primer momento, sabiendo que buscaron un lugar más humorístico, “porque tiene su costado dramático, bien a lo Merello, pero como actores propusimos potenciar el humor y eso a la gente le gustó, reacciona muy bien”, dijo Rittano, y concluyó contento y conforme con este éxito, “cuando ves que la gente lo recibe bien, bueno, todo el laburo que hicimos se ve acá”.


Logín