eldiariodelarepublica.com
Los Cantores del Alba deleitaron a una entusiasta platea en Los Cedros

X

Los Cantores del Alba deleitaron a una entusiasta platea en Los Cedros


Las oscuras nubes que amenazaron durante la tarde no impidieron que los puntanos llegaran hasta Los Cedros, Estancia Grande, para escuchar a Los Cantores del Alba. El sábado por la noche el tradicional conjunto folclórico brindó un show relajado y lleno de clásicos que el público entonó y aplaudió agradecido.


Apenas pasaban las 22 cuando tres de los cuatro músicos charlaban distendidos afuera del lugar con la gente que iba llegando. A modo de recibimiento, permitían alguna foto y un saludo amable. Adentro del café concert el aire era más fresco y las reservas estaban repletas.


Mientras los asistentes hacían el pedido de su cena, algunos músicos locales amenizaron la primera parte de la noche.


El público un tanto impaciente quería deleitarse con la principal atención de la noche. Los Cantores del Alba subieron al escenario después de la 1 y cuando la tormenta se descargaba con mucha furia, adentro el aire era de puro folclore.


Con sus atuendos típicos y el poncho rojo y negro cubriéndoles el hombro izquierdo, los salteños apenas acomodaron sus guitarras recibieron un afectuoso aplauso.


La primera canción que interpretaron fue “Zamba de los mayoatos”, un tema que está incorporado en el disco que están presentando. El primero tomar la palabra fue Julio “Palito” Aguirre, el mayor de los cantores. “Agradecemos la presencia de cada uno de ustedes. Va a ser muy especial lo que va a pasar esta noche, venimos a poner de manifiesto un nuevo trabajo discográfico y habrá algunas sorpresas”, anunció el cantante.


El próximo tema fue con ritmo de vals, con letra de Polo Campos los cantores interpretaron “Cuando llora mi guitarra”, que despertó admiración y algunos recuerdos.


Mientras las mozas continuaban llevando pedidos a las mesas, empezó a sonar una chacarera. Una pareja se animó a subirse al escenario y bailó detrás de los músicos. Antes de que “se venga la segunda”, los cuatro bromearon con unos “aros modernosos”. Ahora, esos segmentos incorporan el celular y las redes sociales.


Al final de la chacarera, “Palito” dijo muy contento: “Qué bonito es ver todavía a la juventud con las destrezas de nuestras danzas nativas. Hablo de la juventud porque la semana pasada invitamos a bailar una chacarera a Pitillo Ávalos, el último sobreviviente de esa dinastía, santiagueños por excelencia. Bailó chacarereras como si tuviera veinte, treinta años”.


Después llegó el momento de las serenatas. El grupo hace muchos años incorporó canciones mariachis y revolucionó su tradicional género. Los ritmos mexicanos hicieron que varios se animaran a un grito bien mariachi y a hacer el coro en “Volver, volver”, de Vicente Fernández.


Después de una docena de temas, el grupo invitó al escenario a Los Hermanos Gatica. Los sanluiseños a partir de ese momento fueron los ahijados del conjunto salteño. Los tres músicos cantaron cuatro canciones mientras sus padrinos los observaban desde atrás.


La noche transcurrió entre valses y serenatas, y el salón completo no quería que la noche terminara. Los Cantores se despidieron intensamente aplaudidos y el público aunque agradecido, con ganas de más.




Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Los Cantores del Alba deleitaron a una entusiasta platea en Los Cedros

Chacarera. Una pareja subió a bailar mientras los salteños cantaban al ritmo de guitarras y bombo. Fotos: Alejandro Lorda.

Las oscuras nubes que amenazaron durante la tarde no impidieron que los puntanos llegaran hasta Los Cedros, Estancia Grande, para escuchar a Los Cantores del Alba. El sábado por la noche el tradicional conjunto folclórico brindó un show relajado y lleno de clásicos que el público entonó y aplaudió agradecido.


Apenas pasaban las 22 cuando tres de los cuatro músicos charlaban distendidos afuera del lugar con la gente que iba llegando. A modo de recibimiento, permitían alguna foto y un saludo amable. Adentro del café concert el aire era más fresco y las reservas estaban repletas.


Mientras los asistentes hacían el pedido de su cena, algunos músicos locales amenizaron la primera parte de la noche.


El público un tanto impaciente quería deleitarse con la principal atención de la noche. Los Cantores del Alba subieron al escenario después de la 1 y cuando la tormenta se descargaba con mucha furia, adentro el aire era de puro folclore.


Con sus atuendos típicos y el poncho rojo y negro cubriéndoles el hombro izquierdo, los salteños apenas acomodaron sus guitarras recibieron un afectuoso aplauso.


La primera canción que interpretaron fue “Zamba de los mayoatos”, un tema que está incorporado en el disco que están presentando. El primero tomar la palabra fue Julio “Palito” Aguirre, el mayor de los cantores. “Agradecemos la presencia de cada uno de ustedes. Va a ser muy especial lo que va a pasar esta noche, venimos a poner de manifiesto un nuevo trabajo discográfico y habrá algunas sorpresas”, anunció el cantante.


El próximo tema fue con ritmo de vals, con letra de Polo Campos los cantores interpretaron “Cuando llora mi guitarra”, que despertó admiración y algunos recuerdos.


Mientras las mozas continuaban llevando pedidos a las mesas, empezó a sonar una chacarera. Una pareja se animó a subirse al escenario y bailó detrás de los músicos. Antes de que “se venga la segunda”, los cuatro bromearon con unos “aros modernosos”. Ahora, esos segmentos incorporan el celular y las redes sociales.


Al final de la chacarera, “Palito” dijo muy contento: “Qué bonito es ver todavía a la juventud con las destrezas de nuestras danzas nativas. Hablo de la juventud porque la semana pasada invitamos a bailar una chacarera a Pitillo Ávalos, el último sobreviviente de esa dinastía, santiagueños por excelencia. Bailó chacarereras como si tuviera veinte, treinta años”.


Después llegó el momento de las serenatas. El grupo hace muchos años incorporó canciones mariachis y revolucionó su tradicional género. Los ritmos mexicanos hicieron que varios se animaran a un grito bien mariachi y a hacer el coro en “Volver, volver”, de Vicente Fernández.


Después de una docena de temas, el grupo invitó al escenario a Los Hermanos Gatica. Los sanluiseños a partir de ese momento fueron los ahijados del conjunto salteño. Los tres músicos cantaron cuatro canciones mientras sus padrinos los observaban desde atrás.


La noche transcurrió entre valses y serenatas, y el salón completo no quería que la noche terminara. Los Cantores se despidieron intensamente aplaudidos y el público aunque agradecido, con ganas de más.




Logín