eldiariodelarepublica.com
En su pico de popularidad, Abel Pintos llega otra vez a San Luis

Escuchanos EN VIVO!
X

En su pico de popularidad, Abel Pintos llega otra vez a San Luis


La gira de Abel Pintos es tan extensa como su fama. El cantante, ex niño prodigio de su Bahía Blanca natal, regresa a San Luis tras su paso por Candelaria el mes pasado y el recital que en abril dio en la Sociedad Española, de San Luis. La apuesta es ahora un estadio al aire libre como el Ave Fénix que aparece como el lugar ideal para que las fanáticas y fanáticos descarguen sus gritos en canciones.

Abel Pintos se presenta este domingo, a partir de las 21 en el Ave Fénix. Entradas: $300.


No es común que un cantante llegue a la provincia por tercera vez en un año en el momento de máximo esplendor de su carrera. Pero Abel parece dispuesto a permanecer en un lugar de privilegio por mucho tiempo y entiende que buena parte de ese objetivo se logra en el contacto directo con el público. 


Tras su paso por la provincia y el resto de Cuyo, los primeros días de noviembre Pintos tocará en el Estadio Único de La Plata, luego pasará por Córdoba y más tarde irá a la Patagonia. El fin de año lo encontrará en Colombia para el lanzamiento del disco de su amigo Santiago Cruz, en el que participa como invitado. De paso, el cantante apuntalará una carrera internacional que tuvo una demostración, justamente, unas semanas antes de su llegada a Candelaria. Cuando tocó en la localidad del norte, Pintos recién arribaba de una gira española que lo afirmó en uno de los mercados más buscados por los cantantes nacionales.


En medio de un año que se compone de días con mucha actividad, el cantante que ganó dos años consecutivos el premio Gardel de Oro charló con ETC. sobre la seguidilla de recitales y la conveniencia de visitar tantas veces una provincia.


—Hace poco estuviste en Candelaria. ¿Qué recordás?
—Estuvo buenísimo. Fue una experiencia que disfrutamos mucho. Durante el verano la lluvia aguó la presentación que iba a hacer en la Fiesta del Melón, pero ya pude sacarme las ganas de estar ahí. 


—¿El show en el Ave Fénix será similar?
—No. Ahora vamos a San Luis capital con un concierto distinto porque el que hicimos en Candelaria fue un show más para el contexto de los festivales. El que llevo ahora es un show que está más dedicado a los fans y a quienes conocen mi discografía. 


—¿Cómo es este espectáculo entonces?
—Básicamente voy a presentar mi último disco, “Abel”. Es un show que dura  mínimo una hora cuarenta, a veces se extiende a dos. En la primera parte presento todas las canciones de ese material, incluso en el orden en que están en el cd. La intención del concierto es poder brindarle al público la oportunidad de escuchar las canciones tal como las escuchan en su casa, en su auto, en su celular o en el IPad; pero en vivo, con nosotros tocando para ellos. 


—¿Habrá espacio para los clásicos de tu repertorio?
—Claro, esas canciones son parte de la segunda mitad del concierto. Allí me dedico más a hacer un repaso por canciones significativas de distintas etapas de mi carrera. Toco esas canciones que el público siempre quiere escuchar o que es importante interpretar para mí.


—Sos un gran fanático de Gustavo Cerati, de hecho grabaste "Cactus" en tu disco anterior. ¿Cómo tomaste la noticia de su muerte?
—Me provocó mucha tristeza y también me generó una sensación de desazón en la fe. Porque yo tenía mucha fe, soy un hombre de mucha fe. Y realmente creía que se podía revertir su situación, que pudiera todo desarrollarse de una manera distinta a cómo sucedieron las cosas. Pero esa fe es la que me hace un poco aceptar algunas cosas que uno no consiente. Lo extraño mucho.


—¿Cómo te encontraste con su música?
—En realidad yo me encontré más con Gustavo Cerati que con Soda Stereo. Creo que por una cuestión generacional. Igual yo hasta los quince años de mi vida, me dedicaba a escuchar, casi exclusivamente, a Mercedes Sosa. Recién a esa edad empecé a abrir un poco más mi espectro musical y ahí ya me encontré con la última época de Soda. Y me empecé a encontrar con su realidad como compositor. Descubrí a un músico que me conmueve, me emociona y me sorprende con su capacidad creativa.


—Y ahora, que estás más grande ¡te parece que alguien puede llegar a ocupar ese lugar? 
—No creo que nadie pueda ocupar el lugar de nadie, no sólo de Gustavo. Igual, personalmente, yo, frente a la ausencia no suelo buscar compensaciones.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

En su pico de popularidad, Abel Pintos llega otra vez a San Luis

Abel vuelve a San Luis para presentar su disco. Un show que promete.

La gira de Abel Pintos es tan extensa como su fama. El cantante, ex niño prodigio de su Bahía Blanca natal, regresa a San Luis tras su paso por Candelaria el mes pasado y el recital que en abril dio en la Sociedad Española, de San Luis. La apuesta es ahora un estadio al aire libre como el Ave Fénix que aparece como el lugar ideal para que las fanáticas y fanáticos descarguen sus gritos en canciones.

Abel Pintos se presenta este domingo, a partir de las 21 en el Ave Fénix. Entradas: $300.


No es común que un cantante llegue a la provincia por tercera vez en un año en el momento de máximo esplendor de su carrera. Pero Abel parece dispuesto a permanecer en un lugar de privilegio por mucho tiempo y entiende que buena parte de ese objetivo se logra en el contacto directo con el público. 


Tras su paso por la provincia y el resto de Cuyo, los primeros días de noviembre Pintos tocará en el Estadio Único de La Plata, luego pasará por Córdoba y más tarde irá a la Patagonia. El fin de año lo encontrará en Colombia para el lanzamiento del disco de su amigo Santiago Cruz, en el que participa como invitado. De paso, el cantante apuntalará una carrera internacional que tuvo una demostración, justamente, unas semanas antes de su llegada a Candelaria. Cuando tocó en la localidad del norte, Pintos recién arribaba de una gira española que lo afirmó en uno de los mercados más buscados por los cantantes nacionales.


En medio de un año que se compone de días con mucha actividad, el cantante que ganó dos años consecutivos el premio Gardel de Oro charló con ETC. sobre la seguidilla de recitales y la conveniencia de visitar tantas veces una provincia.


—Hace poco estuviste en Candelaria. ¿Qué recordás?
—Estuvo buenísimo. Fue una experiencia que disfrutamos mucho. Durante el verano la lluvia aguó la presentación que iba a hacer en la Fiesta del Melón, pero ya pude sacarme las ganas de estar ahí. 


—¿El show en el Ave Fénix será similar?
—No. Ahora vamos a San Luis capital con un concierto distinto porque el que hicimos en Candelaria fue un show más para el contexto de los festivales. El que llevo ahora es un show que está más dedicado a los fans y a quienes conocen mi discografía. 


—¿Cómo es este espectáculo entonces?
—Básicamente voy a presentar mi último disco, “Abel”. Es un show que dura  mínimo una hora cuarenta, a veces se extiende a dos. En la primera parte presento todas las canciones de ese material, incluso en el orden en que están en el cd. La intención del concierto es poder brindarle al público la oportunidad de escuchar las canciones tal como las escuchan en su casa, en su auto, en su celular o en el IPad; pero en vivo, con nosotros tocando para ellos. 


—¿Habrá espacio para los clásicos de tu repertorio?
—Claro, esas canciones son parte de la segunda mitad del concierto. Allí me dedico más a hacer un repaso por canciones significativas de distintas etapas de mi carrera. Toco esas canciones que el público siempre quiere escuchar o que es importante interpretar para mí.


—Sos un gran fanático de Gustavo Cerati, de hecho grabaste "Cactus" en tu disco anterior. ¿Cómo tomaste la noticia de su muerte?
—Me provocó mucha tristeza y también me generó una sensación de desazón en la fe. Porque yo tenía mucha fe, soy un hombre de mucha fe. Y realmente creía que se podía revertir su situación, que pudiera todo desarrollarse de una manera distinta a cómo sucedieron las cosas. Pero esa fe es la que me hace un poco aceptar algunas cosas que uno no consiente. Lo extraño mucho.


—¿Cómo te encontraste con su música?
—En realidad yo me encontré más con Gustavo Cerati que con Soda Stereo. Creo que por una cuestión generacional. Igual yo hasta los quince años de mi vida, me dedicaba a escuchar, casi exclusivamente, a Mercedes Sosa. Recién a esa edad empecé a abrir un poco más mi espectro musical y ahí ya me encontré con la última época de Soda. Y me empecé a encontrar con su realidad como compositor. Descubrí a un músico que me conmueve, me emociona y me sorprende con su capacidad creativa.


—Y ahora, que estás más grande ¡te parece que alguien puede llegar a ocupar ese lugar? 
—No creo que nadie pueda ocupar el lugar de nadie, no sólo de Gustavo. Igual, personalmente, yo, frente a la ausencia no suelo buscar compensaciones.


Logín