eldiariodelarepublica.com
Amaranthus, una maleza que resiste químicos y se expande

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Amaranthus, una maleza que resiste químicos y se expande

undefined

Nativa de América del Norte, esta maleza llegó a la Argentina en la última campaña mediante semillas. Así, la Amaranthus palmeri amenaza las actividades productivas por ser agresiva, resistente a los herbicidas, con una elevada tasa de crecimiento, diseminación y adaptabilidad a ambientes adversos.

“Hoy, en nuestro país, no contamos con herbicidas específicos para esta maleza”.


En San Luis también es una preocupación creciente la aparición de la maleza y su resistencia a herbicidas, un aspecto que se tratará en una jornada técnica el próximo 6 de marzo en Buena Esperanza.


Para Juan Carlos Papa, especialista en protección vegetal del Inta Oliveros, Santa Fe, los principales inconvenientes en su manejo son la “gran dependencia del manejo químico” que tiene nuestro modelo productivo, sumado a la “escasez de rotaciones, la gran superficie agrícola bajo arrendamiento de corta duración y la ausencia de monitoreos”.


“Además, esta maleza tiene un elevado grado de dispersión mediante el movimiento de los animales domésticos y maquinarias, el empleo de semillas de dudosa procedencia y el transporte, entre otras”, explicó Papa.


Entre las alternativas viables de manejo, el especialista recomendó limpiar los vehículos, maquinarias u otros equipos agrícolas –en especial las cosechadoras– antes de ingresar a lote, el desbaste de animales el control y limpieza de semillas o forrajes.


Además, resulta “fundamental” realizar un monitoreo frecuente de los lotes, caminos, cunetas, banquinas, baldíos y bordes a fin de “detectar tempranamente” la presencia de individuos, los cuales deberían ser eliminados antes de llegar al estado reproductivo y comunicado a los organismos oficiales.


También resulta importante implementar rotaciones de cultivos que permitan alternar herbicidas con distintos modos de acción y disponer el arreglo espacial de los cultivos de manera de maximizar su aptitud competitiva sobre las malezas.


Algunos especialistas de Estados Unidos aseguran que la mejor estrategia de prevención es la eliminación en forma manual de los individuos. En esta línea, Papa explicó que “esta alternativa es viable en el caso de haber un bajo grado de desarrollo sin producción de semillas”.


Y advirtió: “Hoy, en nuestro país, no contamos con herbicidas con registro específico en Senasa para esta maleza”.


Al detalle


Conocida como “Bledo”, la Amaranthus palmeri es una maleza que amenaza las actividades productivas por ser agresiva, resistente a los herbicidas, con una elevada tasa de crecimiento, diseminación y adaptabilidad a ambientes adversos.


Esta especie dioica –con pies femeninos y masculinos por separado– tiene una tasa de crecimiento de hasta 4 centímetros por día y una producción de 600 mil semillas por planta, las cuales son capaces de germinar durante toda la estación de crecimiento.


Además, de ser anual y glabra, posee una elevada tolerancia a los ambientes adversos, gran variabilidad genética y con gran resistencia a los herbicidas. Esta maleza puede alcanzar hasta 1,5 m de altura, con tallos ramificados desde la base y con rayas longitudinales verde a amarillo y marrón rojizo.


Sus hojas son alternas con láminas rómbicas, ovadas a rómbico-lanceoladas, ápice agudo con una espina fina en la punta, la base es redondeada con nervaduras prominentes en el envés. Las flores femeninas tienen brácteas espinosas pero las masculinas son inermes y desprenden polen al agitarlas.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Amaranthus, una maleza que resiste químicos y se expande

undefined

Nativa de América del Norte, esta maleza llegó a la Argentina en la última campaña mediante semillas. Así, la Amaranthus palmeri amenaza las actividades productivas por ser agresiva, resistente a los herbicidas, con una elevada tasa de crecimiento, diseminación y adaptabilidad a ambientes adversos.

“Hoy, en nuestro país, no contamos con herbicidas específicos para esta maleza”.


En San Luis también es una preocupación creciente la aparición de la maleza y su resistencia a herbicidas, un aspecto que se tratará en una jornada técnica el próximo 6 de marzo en Buena Esperanza.


Para Juan Carlos Papa, especialista en protección vegetal del Inta Oliveros, Santa Fe, los principales inconvenientes en su manejo son la “gran dependencia del manejo químico” que tiene nuestro modelo productivo, sumado a la “escasez de rotaciones, la gran superficie agrícola bajo arrendamiento de corta duración y la ausencia de monitoreos”.


“Además, esta maleza tiene un elevado grado de dispersión mediante el movimiento de los animales domésticos y maquinarias, el empleo de semillas de dudosa procedencia y el transporte, entre otras”, explicó Papa.


Entre las alternativas viables de manejo, el especialista recomendó limpiar los vehículos, maquinarias u otros equipos agrícolas –en especial las cosechadoras– antes de ingresar a lote, el desbaste de animales el control y limpieza de semillas o forrajes.


Además, resulta “fundamental” realizar un monitoreo frecuente de los lotes, caminos, cunetas, banquinas, baldíos y bordes a fin de “detectar tempranamente” la presencia de individuos, los cuales deberían ser eliminados antes de llegar al estado reproductivo y comunicado a los organismos oficiales.


También resulta importante implementar rotaciones de cultivos que permitan alternar herbicidas con distintos modos de acción y disponer el arreglo espacial de los cultivos de manera de maximizar su aptitud competitiva sobre las malezas.


Algunos especialistas de Estados Unidos aseguran que la mejor estrategia de prevención es la eliminación en forma manual de los individuos. En esta línea, Papa explicó que “esta alternativa es viable en el caso de haber un bajo grado de desarrollo sin producción de semillas”.


Y advirtió: “Hoy, en nuestro país, no contamos con herbicidas con registro específico en Senasa para esta maleza”.


Al detalle


Conocida como “Bledo”, la Amaranthus palmeri es una maleza que amenaza las actividades productivas por ser agresiva, resistente a los herbicidas, con una elevada tasa de crecimiento, diseminación y adaptabilidad a ambientes adversos.


Esta especie dioica –con pies femeninos y masculinos por separado– tiene una tasa de crecimiento de hasta 4 centímetros por día y una producción de 600 mil semillas por planta, las cuales son capaces de germinar durante toda la estación de crecimiento.


Además, de ser anual y glabra, posee una elevada tolerancia a los ambientes adversos, gran variabilidad genética y con gran resistencia a los herbicidas. Esta maleza puede alcanzar hasta 1,5 m de altura, con tallos ramificados desde la base y con rayas longitudinales verde a amarillo y marrón rojizo.


Sus hojas son alternas con láminas rómbicas, ovadas a rómbico-lanceoladas, ápice agudo con una espina fina en la punta, la base es redondeada con nervaduras prominentes en el envés. Las flores femeninas tienen brácteas espinosas pero las masculinas son inermes y desprenden polen al agitarlas.


Logín