eldiariodelarepublica.com
Un paro de camioneros afectó la reposición de dinero en cajeros

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Un paro de camioneros afectó la reposición de dinero en cajeros


Los bancos tuvieron un lunes más complicado de lo habitual. Y es que la rama del Sindicato de Camioneros que trabaja en el transporte de caudales paró ayer y dejó sin abastecimiento de dinero a todas las entidades del país. En San Luis, la medida de fuerza afectó especialmente a los cajeros automáticos"neutrales", que están separados de las sucursales bancarias y sólo son recargados por el servicio de Prosegur. Omar Gatica, secretario general del gremio a nivel provincial, comentó que reclaman por la falta de negociación salarial.

"No hay una discusión seria porque sabemos que el costo de vida ha superado el 35%”


“Pedimos un 40% de aumento. En el 2012 discutimos una suba del 26% para el 2013 y con una bonificación llegamos a un 28%. Y ahora en estas paritarias nos han ofrecido el mismo porcentaje”, dijo el responsable del sindicato puntano, que además es tesorero de la federación nacional y permaneció ayer en Buenos Aires durante toda la protesta. Y agregó: “No hay una discusión seria y concreta porque sabemos que el costo de vida ha superado el 35%”.


Si bien la protesta fue sorpresiva y la comunicaron recién el domingo, el titular de la asociación puntana comentó que ya les habían adelantado a los empresarios que tomarían alguna medida si no conseguían una respuesta positiva en las paritarias. Y aseguró que, ante la alerta, las compañías tenían la posibilidad de reforzar el traslado de fondos a los bancos, para que no escaseara cuando realizaran la huelga. Pero el aviso no funcionó y la mayoría de las instituciones ayer utilizaron las reservas que tenían en sus sucursales para realizar las operaciones y llenar los cajeros.


En el Hipotecario, un empleado confirmó que las máquinas estaban abastecidas con lo justo y que la dificultad estaba en aquellas emplazadas fuera de la entidad. Lo mismo afirmó Daniel Rosales, responsable de la casa central de Supervielle, ubicada en Rivadavia y Pringles, quien detalló que en la sede usaron sus fondos, por lo que dependían de la cantidad de clientes que tuvieran durante la jornada. “Estamos casi a fin de mes, tenemos recaudación, pero no hay tantos pagos”, justificó el gerente.


Las entidades más pequeñas sintieron con fuerza la ausencia de los camiones de caudales. Así lo aseguró Francisco Rotondó, secretario general de la asociación que nuclea a los trabajadores bancarios.  Y explicó: “Normalmente el grueso de dinero se lo lleva todos los días esta empresa de transporte y ellos quedan con un importe pequeño para manejarse en la sucursal. Con el paro, si alguien va a cobrar, depositar o pagar no hay problema, pero quienes busquen montos más altos no los van a obtener”.


El único que logró sobrevivir sin problemas a la protesta fue el Banco Nación. Guillermo Loeschbor, subgerente de la institución, contó que cuentan con transporte propio, por lo que podían recolectar más dinero en caso que las reservas no fueran suficientes.


El titular del gremio de camioneros en San Luis detalló que el diálogo para definir un incremento en los sueldos finaliza el 30 de junio y que hace alrededor de un mes que trabajan con los delegados para lograr que los empresarios acepten su pedido. Se reunieron tres veces y en ninguno de los encuentros consiguieron la suba. “Teníamos previsto un paro de esta rama y de otras para la semana pasada. Pero para que la Nación no diga que somos golpistas o desestabilizadores, les dijimos la última vez que íbamos a hacer paros sorpresivos”, afirmó.


Ayer por la mañana, Gatica comentó a El Diario que la central nacional tenía previsto extender la huelga un día más. Pero al cierre de esta edición, el sindicalista detalló que el Ministerio de Trabajo les había exigido la conciliación obligatoria y, aunque todavía no recibían el pedido formal, el gremio ya había decidido acatar la exigencia del Gobierno y no continuar con la medida de fuerza.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Un paro de camioneros afectó la reposición de dinero en cajeros

Máquinas vacías. La empresa que presta el servicio de recarga no abasteció a los cajeros. | Martín Gómez

Los bancos tuvieron un lunes más complicado de lo habitual. Y es que la rama del Sindicato de Camioneros que trabaja en el transporte de caudales paró ayer y dejó sin abastecimiento de dinero a todas las entidades del país. En San Luis, la medida de fuerza afectó especialmente a los cajeros automáticos"neutrales", que están separados de las sucursales bancarias y sólo son recargados por el servicio de Prosegur. Omar Gatica, secretario general del gremio a nivel provincial, comentó que reclaman por la falta de negociación salarial.

"No hay una discusión seria porque sabemos que el costo de vida ha superado el 35%”


“Pedimos un 40% de aumento. En el 2012 discutimos una suba del 26% para el 2013 y con una bonificación llegamos a un 28%. Y ahora en estas paritarias nos han ofrecido el mismo porcentaje”, dijo el responsable del sindicato puntano, que además es tesorero de la federación nacional y permaneció ayer en Buenos Aires durante toda la protesta. Y agregó: “No hay una discusión seria y concreta porque sabemos que el costo de vida ha superado el 35%”.


Si bien la protesta fue sorpresiva y la comunicaron recién el domingo, el titular de la asociación puntana comentó que ya les habían adelantado a los empresarios que tomarían alguna medida si no conseguían una respuesta positiva en las paritarias. Y aseguró que, ante la alerta, las compañías tenían la posibilidad de reforzar el traslado de fondos a los bancos, para que no escaseara cuando realizaran la huelga. Pero el aviso no funcionó y la mayoría de las instituciones ayer utilizaron las reservas que tenían en sus sucursales para realizar las operaciones y llenar los cajeros.


En el Hipotecario, un empleado confirmó que las máquinas estaban abastecidas con lo justo y que la dificultad estaba en aquellas emplazadas fuera de la entidad. Lo mismo afirmó Daniel Rosales, responsable de la casa central de Supervielle, ubicada en Rivadavia y Pringles, quien detalló que en la sede usaron sus fondos, por lo que dependían de la cantidad de clientes que tuvieran durante la jornada. “Estamos casi a fin de mes, tenemos recaudación, pero no hay tantos pagos”, justificó el gerente.


Las entidades más pequeñas sintieron con fuerza la ausencia de los camiones de caudales. Así lo aseguró Francisco Rotondó, secretario general de la asociación que nuclea a los trabajadores bancarios.  Y explicó: “Normalmente el grueso de dinero se lo lleva todos los días esta empresa de transporte y ellos quedan con un importe pequeño para manejarse en la sucursal. Con el paro, si alguien va a cobrar, depositar o pagar no hay problema, pero quienes busquen montos más altos no los van a obtener”.


El único que logró sobrevivir sin problemas a la protesta fue el Banco Nación. Guillermo Loeschbor, subgerente de la institución, contó que cuentan con transporte propio, por lo que podían recolectar más dinero en caso que las reservas no fueran suficientes.


El titular del gremio de camioneros en San Luis detalló que el diálogo para definir un incremento en los sueldos finaliza el 30 de junio y que hace alrededor de un mes que trabajan con los delegados para lograr que los empresarios acepten su pedido. Se reunieron tres veces y en ninguno de los encuentros consiguieron la suba. “Teníamos previsto un paro de esta rama y de otras para la semana pasada. Pero para que la Nación no diga que somos golpistas o desestabilizadores, les dijimos la última vez que íbamos a hacer paros sorpresivos”, afirmó.


Ayer por la mañana, Gatica comentó a El Diario que la central nacional tenía previsto extender la huelga un día más. Pero al cierre de esta edición, el sindicalista detalló que el Ministerio de Trabajo les había exigido la conciliación obligatoria y, aunque todavía no recibían el pedido formal, el gremio ya había decidido acatar la exigencia del Gobierno y no continuar con la medida de fuerza.


Logín