eldiariodelarepublica.com
Insólito pedido de casamiento en plena misa

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Insólito pedido de casamiento en plena misa


Los asistentes habituales de la parroquia San Roque, sobre calle Justo Daract, se llevaron una sorpresa digna de una novela romántica al presenciar en plena misa una propuesta de casamiento con anillo de compromiso incluido.

La comunidad religiosa de la parroquia San Roque conoce a Anahí desde que tiene 7 años,


“Cuando escuché que el padre Alan lo llamó a pasar delante del altar pensé que le estaba haciendo una broma, antes ya le había jugado ese tipo de chiste. Después me quedé helada, no me lo imaginé, ni sospeché en ningún momento lo que iba a pasar. Vi mucha gente conocida, pero para mí todo era casual. Me imaginaba que él podía hacer algo original, pero no tanto, superó altamente mis expectativas. Yo tengo 35 y él 28, somos muy atípicos y distintos, pero nos queremos”, contó Anahí Ojeda, la novia, con la voz quebrada por la emoción.


Al finalizar la celebración religiosa del domingo, a las 21:30, tras la ceremonia del Corpus Christi (celebración de la presencia de Cristo en la Eucaristía), Luciano Dorst, el novio, tomó el micrófono y frente a más de trescientos feligreses llamó por su nombre completo a Anahí para que fuera a su lado. Antes de arrodillarse advirtió: “No es Parkinson lo que tengo”, en referencia a los nervios que le impidieron estar calmado. Luego formuló la conocida pregunta, en la que le pidió que se case con él. Esa fue la frase que selló su compromiso, aunque aún faltaba el sí público de la enamorada. Ella asintió con la cabeza, su voz, en cambio, tardó en hacerse oír por el micrófono, a punto de desbordarse en llanto. Los aplausos se mantuvieron por medio minuto, hasta que el padre Alan retomó la palabra y los bendijo: “Vamos a rezar por ellos, nos alegramos  de que se casen y tengan la alegría de compartir la vida matrimonial. Que el Señor esté con ustedes”.


“Elegí preguntarle en esta iglesia porque ella viene seguido, tiene un grupo de la Virgen de Schoenstatt, yo empecé a venir también. Entonces me pareció el momento oportuno, con toda nuestra gente al lado. Acá está gran parte de nuestros seres queridos”, afirmó Luciano. Anahí opinó que lo único que faltaba era la propuesta formal. “Temblaba como una hojita”, bromeó mientras lo miraba.


Los conocidos de la pareja manifestaron ser cómplices y estar al tanto de los planes de Luciano, quien recordó que conoció a su prometida en agosto del año pasado, durante el curso de cocina “Secretos del chef”, de la escuela de Borja Blazquez y que desde hace siete meses están de novios. “Entre comida y comida nació el amor”, dijo. Y aclaró que “está todo hablado, pero una vez me amenazaron diciendo que nunca lo propuse, así que me decidí. La única que no sabía era ella”.


La cuñada de Anahí, Andrea, afirmó que sabían que esto iba a pasar desde que los vieron juntos. Miguel, el hermano, se mostró algo escéptico acerca de la premonición, pero muy satisfecho por lo sucedido.


La boda ya tiene fecha, planean celebrarla la mañana del 15 de febrero del año que viene, que también cae domingo. A la salida, después de los abrazos, las amistades se preguntaron qué otra sorpresa tendrá preparada Luciano para esa ocasión.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Insólito pedido de casamiento en plena misa

Cuento de hadas. Luego de una hora y media de espera, luciano pudo encontrar la mirada de amor que selló el compromiso. | Foto: Nicolás Varvara

Los asistentes habituales de la parroquia San Roque, sobre calle Justo Daract, se llevaron una sorpresa digna de una novela romántica al presenciar en plena misa una propuesta de casamiento con anillo de compromiso incluido.

La comunidad religiosa de la parroquia San Roque conoce a Anahí desde que tiene 7 años,


“Cuando escuché que el padre Alan lo llamó a pasar delante del altar pensé que le estaba haciendo una broma, antes ya le había jugado ese tipo de chiste. Después me quedé helada, no me lo imaginé, ni sospeché en ningún momento lo que iba a pasar. Vi mucha gente conocida, pero para mí todo era casual. Me imaginaba que él podía hacer algo original, pero no tanto, superó altamente mis expectativas. Yo tengo 35 y él 28, somos muy atípicos y distintos, pero nos queremos”, contó Anahí Ojeda, la novia, con la voz quebrada por la emoción.


Al finalizar la celebración religiosa del domingo, a las 21:30, tras la ceremonia del Corpus Christi (celebración de la presencia de Cristo en la Eucaristía), Luciano Dorst, el novio, tomó el micrófono y frente a más de trescientos feligreses llamó por su nombre completo a Anahí para que fuera a su lado. Antes de arrodillarse advirtió: “No es Parkinson lo que tengo”, en referencia a los nervios que le impidieron estar calmado. Luego formuló la conocida pregunta, en la que le pidió que se case con él. Esa fue la frase que selló su compromiso, aunque aún faltaba el sí público de la enamorada. Ella asintió con la cabeza, su voz, en cambio, tardó en hacerse oír por el micrófono, a punto de desbordarse en llanto. Los aplausos se mantuvieron por medio minuto, hasta que el padre Alan retomó la palabra y los bendijo: “Vamos a rezar por ellos, nos alegramos  de que se casen y tengan la alegría de compartir la vida matrimonial. Que el Señor esté con ustedes”.


“Elegí preguntarle en esta iglesia porque ella viene seguido, tiene un grupo de la Virgen de Schoenstatt, yo empecé a venir también. Entonces me pareció el momento oportuno, con toda nuestra gente al lado. Acá está gran parte de nuestros seres queridos”, afirmó Luciano. Anahí opinó que lo único que faltaba era la propuesta formal. “Temblaba como una hojita”, bromeó mientras lo miraba.


Los conocidos de la pareja manifestaron ser cómplices y estar al tanto de los planes de Luciano, quien recordó que conoció a su prometida en agosto del año pasado, durante el curso de cocina “Secretos del chef”, de la escuela de Borja Blazquez y que desde hace siete meses están de novios. “Entre comida y comida nació el amor”, dijo. Y aclaró que “está todo hablado, pero una vez me amenazaron diciendo que nunca lo propuse, así que me decidí. La única que no sabía era ella”.


La cuñada de Anahí, Andrea, afirmó que sabían que esto iba a pasar desde que los vieron juntos. Miguel, el hermano, se mostró algo escéptico acerca de la premonición, pero muy satisfecho por lo sucedido.


La boda ya tiene fecha, planean celebrarla la mañana del 15 de febrero del año que viene, que también cae domingo. A la salida, después de los abrazos, las amistades se preguntaron qué otra sorpresa tendrá preparada Luciano para esa ocasión.


Logín