Provincia

Primeras señales de consenso

La información sobre la deuda de Nación que aportaron los funcionarios de Hacienda busca también sumar a los legisladores de la oposición para que todas las fuerzas políticas hagan un reclamo en conjunto al gobierno nacional. 
Los radicales fueron los que se mostraron más interesados. No sólo porque ellos fueron autores del proyecto de pedido de informe, sino por que recogieron el guante que les tiró el propio gobernador Poggi el pasado 1 de abril en la apertura de sesiones ordinarias de la Legislatura. Ese mediodía el mandatario pidió “la ayuda y el compromiso con San Luis de todas las fuerzas políticas de la oposición para recuperar esas acreencias”. Ayer, los radicales mostraron buenas intenciones. “Estamos dispuestos a acompañar en las cosas que tengamos certezas”, dijo Walter Ceballos. En esa misma sintonía se manifestó Alejandro Cacace: “Es nuestra voluntad acompañar", dijo. Y prometió un “compromiso fuerte” a nivel local y nacional. Pero tanto él como Ceballos pusieron la lupa sobre los compromisos que reclama San Luis bajo la figura de “discriminación”, como por ejemplo la exclusión que la provincia acusa en los presupuestos nacionales. “Es cierto que es injusto o que hay arbitrariedad del gobierno nacional, pero acompañaremos lo que pueda ser exigible legalmente”, dijo Cacace. Cappiello respondió que al margen de las formas legales, para los funcionarios puntanos “es una obligación” reclamar ante una arbitrariedad. Cacace fue más allá y dijo que en algunos conceptos él avanzaría directamente por la vía legal. “Yo iría a juicio en todos los ítems donde la provincia tiene un derecho vulnerado”, disparó. Y dio como ejemplo la catarata de modificaciones que la Nación viene realizando a los impuestos que deberían ser coparticipables pero quedan sólo para las arcas nacionales. Además de los radicales, el comunista Juan Larrea se mostró activo e interesado. Pidió precisiones de los fondos que se destinan a la construcción de viviendas y los recursos nacionales que recibe la provincia. 
Tanto oficialistas como los representes de la UCR coincidieron en que el gobierno nacional maneja casi a su antojo político los fondos que se destinan a las provincias. En las dos horas que duró la reunión, ninguno de los diputados kirchneristas abrió la boca para rebatir esa aseveración o dar alguna otra opinión.  
Sobre el final, el diputado del oficialismo Joaquín Surroca fue un paso más adelante y presentó un borrador para un proyecto que plasme el consenso de los partidos y avance en un futuro reclamo común. El villamercedino pidió dejar de lado las diferencias “porque la deuda es de todos los puntanos, no de un gobierno o de otro”. Los radicales respondieron con cautela: solicitaron más tiempo para "estudiar" el informe que tenían en sus manos, pidieron los textos completos de los convenios incumplidos por Nación y también nuevas reuniones a futuro. “Si tenemos que hacer 10 reuniones más para que se convenzan las haremos”, les dijo la presidente de la comisión Graciela Corvalán. Y adelantó que en 15 o 20 días habrá un nuevo encuentro.  

Provincia deuda nación provincia