eldiariodelarepublica.com
Una gira agrícola para medir la productividad

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Una gira agrícola para medir la productividad

Por Marcelo Dettoni


La gira agrícola número 74 de los especialistas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires los condujo a los campos de San Luis, donde el trigo está en plena evolución, mientras los productores analizan qué hacer con la campaña gruesa que se avecina, en medio de una realidad teñida por los avatares políticos de una elección presidencial que será crucial para el destino del campo argentino.


Durante la cuarta semana de setiembre, hicieron un relevamiento que abarcó ocho de los nueve departamentos provinciales (todos menos Belgrano, que no está incluido en la Zona XIII, según la denominación que le da el organismo a cada sector del país). La recorrida abarcó visitas a Fortuna, Nueva Galia, Buena Esperanza, Justo Daract, Villa Mercedes, Fraga, Juan Llerena, La Toma, Naschel, Tilisarao, Concarán, Merlo, Santa Rosa del Conlara, Quines y Candelaria. Quince localidades en las que analizaron la evolución de la campaña con los referentes zonales, muestrearon lotes de trigo, evaluaron la condición y el estado de los cultivos implantados y analizaron las perspectivas para la campaña gruesa 2015/2016.


El informe divide a la provincia en cuatro sectores con características particulares en la dinámica agrícola extensiva. El valle Quines-Candelaria, en el norte, con un clima cálido y la mayoría de cultivos realizados bajo riego. Hacia el este, entre las sierras centrales y los Comechingones, ubica al Valle del Conlara, con suelos de buena aptitud agrícola y producción mayormente en secano. La tercera zona es el corredor de la autovía 7, entre Justo Daract y la capital puntana, con establecimientos de superficie media; y finalmente otro corredor, sobre la ruta 148 (hoy autopista 55), entre Villa Mercedes y Nueva Galia, con precipitaciones escasas, agricultura en secano y explotaciones mixtas, con supremacía de la ganadería debido a los suelos arenosos y la falta de agua, a lo que hay que agregar en los últimos tiempos el derrumbe de precios de la agricultura. El régimen de lluvias es de tipo monzónico en el norte de la provincia, concentrándose entre los meses de octubre y abril. Durante la campaña gruesa 14/15 San Luis se caracterizó por precipitaciones atípicas, dado que normalmente el régimen de lluvias se encuentra en el rango de los 450-600 milímetros anuales, el cual fue superado ampliamente y llegó a los 1.200 milímetros durante el ciclo previo.


Las temperaturas durante el invierno suelen ser muy bajas, llegando a los 9ºC bajo cero durante agosto, siendo el mes más cálido enero, con temperaturas superiores a los 35ºC. La provincia se caracteriza por la recurrente caída de granizo durante la primavera-verano, aunque es un fenómeno localizado sobre superficies reducidas (mangas).


La producción agrícola se realiza tanto sobre campo propio como en arrendado. La presión de plagas y enfermedades es media, producto del tipo de clima. Uno de los principales problemas que enfrentan actualmente, tanto productores como técnicos, es la presencia de malezas resistentes a herbicidas. En particular esta cobrando año a año mayor preponderancia el Amaranthus palmieri.


Trigo


La siembra de fina se encuentra representada fundamentalmente por el cultivo de trigo, que siembran para cumplir diferentes objetivos. Por un lado, parte de los cuadros se realizan por cobertura, siendo luego quemados para iniciar los barbechos. Otra de las funciones es como verdeo de verano. Por último se encuentra la producción de grano para su industrialización.


La superficie implantada con trigo durante la campaña 2015/16 se mantuvo igual en comparación con el ciclo previo; llegando a unas 5.000 hectáreas a nivel provincial. El principal cambio respecto al año pasado es que muchos cuadros serían quemados o pastoreados. A pesar de esto, algunos productores que realizan el cultivo bajo riego, esperan cosecharlo con expectativas de rinde que varían entre 15 y 35 qq/Ha.


El estado general de los cuadros al momento de la gira era bueno y la mayor parte del área relevada se encontraba iniciando encañazón. Se relevaron cuadros puntuales con presencia de roya pero que no requieren aplicaciones. El nivel tecnológico aplicado en lotes que se destinan a cosecha es medio, utilizando esquemas de fertilización mínimos. Parte de la superficie sembrada se realizó con materiales de trigo candeal, una alternativa invernal utilizada en las últimas campañas.


Maíz


En cuanto a la superficie a sembrar en la nueva campaña, la incertidumbre es generalizada por los altos rindes de indiferencia para la zona. El área inicialmente proyectada se ubica levemente por encima a las 100.000 hectáreas, reflejando una merma interanual tentativa de 14 %. También se prevé una disminución en los paquetes tecnológicos; fundamentalmente vía baja en la calidad de materiales de siembra y disminución en dosis de fertilizante.


Al momento de la gira se estaban iniciando los barbechos para la siembra. El 90 % de los cuadros se implantarían hacia octubre-diciembre, coincidiendo con la llegada de las lluvias primavero-estivales.


Los cuadros de maíz tienen como principal destino los consumos locales. Algunos de ellos son: grandes feedlots, granjas de cerdos, recrías suplementadas y pequeños tambos. Otros destinos que absorben menor volumen de producción están vinculados a la venta directa a puerto y las industrias (etanol, glucosa, concentrados).


Gran parte de la superficie de maíz se realiza en secano, aunque en los valles de la zona norte de la provincia y en el corredor de la autovía Nº 7 se pueden encontrar emprendimientos que realizan riego; utilizando como método principal el pivote central. El agua para los cultivos proviene de perforaciones o canales de riego.


Soja


Buena parte de la superficie de soja a nivel provincial se realiza en secano. Los principales destinos productivos son la venta a puerto y también los consumos locales. Durante los últimos diez años fue el cultivo que mayor expansión de área ha registrado, en detrimento de la superficie destinada a maíz, un fenómeno que se repite a lo largo del país, aunque en San Luis está algo atenuado por una mayor rotación.


Se espera un aumento de la superficie dedicada a esta oleaginosa para la campaña 15/16, captando parte del área que dejan libre el maíz y otros cultivos alternativos de la región como papa, algodón y girasol. Uno de los fenómenos que pone en duda la siembra de este cultivo está vinculado a la caída de granizo, el cual las últimas campañas generó pérdidas totales en sectores puntuales de la provincia. Pero por otro lado la campaña 14/15 finalizó con excelentes rindes a nivel provincial, relevándose en algunos lotes de los valles centrales rendimientos promedios cercanos a los 40 qq/Ha. Es un buen motivo como para volver a apostar a la soja, al menos para cubrirse de eventuales pérdidas.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Una gira agrícola para medir la productividad


La gira agrícola número 74 de los especialistas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires los condujo a los campos de San Luis, donde el trigo está en plena evolución, mientras los productores analizan qué hacer con la campaña gruesa que se avecina, en medio de una realidad teñida por los avatares políticos de una elección presidencial que será crucial para el destino del campo argentino.


Durante la cuarta semana de setiembre, hicieron un relevamiento que abarcó ocho de los nueve departamentos provinciales (todos menos Belgrano, que no está incluido en la Zona XIII, según la denominación que le da el organismo a cada sector del país). La recorrida abarcó visitas a Fortuna, Nueva Galia, Buena Esperanza, Justo Daract, Villa Mercedes, Fraga, Juan Llerena, La Toma, Naschel, Tilisarao, Concarán, Merlo, Santa Rosa del Conlara, Quines y Candelaria. Quince localidades en las que analizaron la evolución de la campaña con los referentes zonales, muestrearon lotes de trigo, evaluaron la condición y el estado de los cultivos implantados y analizaron las perspectivas para la campaña gruesa 2015/2016.


El informe divide a la provincia en cuatro sectores con características particulares en la dinámica agrícola extensiva. El valle Quines-Candelaria, en el norte, con un clima cálido y la mayoría de cultivos realizados bajo riego. Hacia el este, entre las sierras centrales y los Comechingones, ubica al Valle del Conlara, con suelos de buena aptitud agrícola y producción mayormente en secano. La tercera zona es el corredor de la autovía 7, entre Justo Daract y la capital puntana, con establecimientos de superficie media; y finalmente otro corredor, sobre la ruta 148 (hoy autopista 55), entre Villa Mercedes y Nueva Galia, con precipitaciones escasas, agricultura en secano y explotaciones mixtas, con supremacía de la ganadería debido a los suelos arenosos y la falta de agua, a lo que hay que agregar en los últimos tiempos el derrumbe de precios de la agricultura. El régimen de lluvias es de tipo monzónico en el norte de la provincia, concentrándose entre los meses de octubre y abril. Durante la campaña gruesa 14/15 San Luis se caracterizó por precipitaciones atípicas, dado que normalmente el régimen de lluvias se encuentra en el rango de los 450-600 milímetros anuales, el cual fue superado ampliamente y llegó a los 1.200 milímetros durante el ciclo previo.


Las temperaturas durante el invierno suelen ser muy bajas, llegando a los 9ºC bajo cero durante agosto, siendo el mes más cálido enero, con temperaturas superiores a los 35ºC. La provincia se caracteriza por la recurrente caída de granizo durante la primavera-verano, aunque es un fenómeno localizado sobre superficies reducidas (mangas).


La producción agrícola se realiza tanto sobre campo propio como en arrendado. La presión de plagas y enfermedades es media, producto del tipo de clima. Uno de los principales problemas que enfrentan actualmente, tanto productores como técnicos, es la presencia de malezas resistentes a herbicidas. En particular esta cobrando año a año mayor preponderancia el Amaranthus palmieri.


Trigo


La siembra de fina se encuentra representada fundamentalmente por el cultivo de trigo, que siembran para cumplir diferentes objetivos. Por un lado, parte de los cuadros se realizan por cobertura, siendo luego quemados para iniciar los barbechos. Otra de las funciones es como verdeo de verano. Por último se encuentra la producción de grano para su industrialización.


La superficie implantada con trigo durante la campaña 2015/16 se mantuvo igual en comparación con el ciclo previo; llegando a unas 5.000 hectáreas a nivel provincial. El principal cambio respecto al año pasado es que muchos cuadros serían quemados o pastoreados. A pesar de esto, algunos productores que realizan el cultivo bajo riego, esperan cosecharlo con expectativas de rinde que varían entre 15 y 35 qq/Ha.


El estado general de los cuadros al momento de la gira era bueno y la mayor parte del área relevada se encontraba iniciando encañazón. Se relevaron cuadros puntuales con presencia de roya pero que no requieren aplicaciones. El nivel tecnológico aplicado en lotes que se destinan a cosecha es medio, utilizando esquemas de fertilización mínimos. Parte de la superficie sembrada se realizó con materiales de trigo candeal, una alternativa invernal utilizada en las últimas campañas.


Maíz


En cuanto a la superficie a sembrar en la nueva campaña, la incertidumbre es generalizada por los altos rindes de indiferencia para la zona. El área inicialmente proyectada se ubica levemente por encima a las 100.000 hectáreas, reflejando una merma interanual tentativa de 14 %. También se prevé una disminución en los paquetes tecnológicos; fundamentalmente vía baja en la calidad de materiales de siembra y disminución en dosis de fertilizante.


Al momento de la gira se estaban iniciando los barbechos para la siembra. El 90 % de los cuadros se implantarían hacia octubre-diciembre, coincidiendo con la llegada de las lluvias primavero-estivales.


Los cuadros de maíz tienen como principal destino los consumos locales. Algunos de ellos son: grandes feedlots, granjas de cerdos, recrías suplementadas y pequeños tambos. Otros destinos que absorben menor volumen de producción están vinculados a la venta directa a puerto y las industrias (etanol, glucosa, concentrados).


Gran parte de la superficie de maíz se realiza en secano, aunque en los valles de la zona norte de la provincia y en el corredor de la autovía Nº 7 se pueden encontrar emprendimientos que realizan riego; utilizando como método principal el pivote central. El agua para los cultivos proviene de perforaciones o canales de riego.


Soja


Buena parte de la superficie de soja a nivel provincial se realiza en secano. Los principales destinos productivos son la venta a puerto y también los consumos locales. Durante los últimos diez años fue el cultivo que mayor expansión de área ha registrado, en detrimento de la superficie destinada a maíz, un fenómeno que se repite a lo largo del país, aunque en San Luis está algo atenuado por una mayor rotación.


Se espera un aumento de la superficie dedicada a esta oleaginosa para la campaña 15/16, captando parte del área que dejan libre el maíz y otros cultivos alternativos de la región como papa, algodón y girasol. Uno de los fenómenos que pone en duda la siembra de este cultivo está vinculado a la caída de granizo, el cual las últimas campañas generó pérdidas totales en sectores puntuales de la provincia. Pero por otro lado la campaña 14/15 finalizó con excelentes rindes a nivel provincial, relevándose en algunos lotes de los valles centrales rendimientos promedios cercanos a los 40 qq/Ha. Es un buen motivo como para volver a apostar a la soja, al menos para cubrirse de eventuales pérdidas.


Logín