eldiariodelarepublica.com
Fisal desarrolló la 3º Cumbre por la Paz entre Progreso y Medio Ambiente

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Fisal desarrolló la 3º Cumbre por la Paz entre Progreso y Medio Ambiente


Un cierre de año a todo brillo celebró ayer la Fundación Fisal al desarrollar  la 3ª Cumbre de la Paz entre Progreso y Medio Ambiente. La cita tuvo lugar en la sala teatral Hugo del Carril donde el destacado biólogo español Francisco Lozano Winterhalder fue su principal disertante, cuya exposición "La sustentabilidad como responsabilidad y oportunidad" fue muy aplaudida por el público.

"Nadie sabe qué es el cambio climático hasta que no siente el palo. Después sí se preocupa".


Ante cientos de personas, la jornada comenzó con la exposición de cuatro profesionales puntanos con experiencia en ecología y desarrollo: Lucrecia Pedernera, (quién se refirió sobre Ciudades Inteligentes y Arquitectura Sostenible), Nicolás Altamirano, (Avances en el Parque de Energía Solar Terrazas del Portezuelo), Hernán Martens (San Luis y la Economía del Hidrógeno) y Mario Pérez (Generación de Energía Hidroeléctrica). 
También se realizó la entrega de los premios CIDI a la innovación y la preservación del medio ambiente. En esta ocasión los ganadores fueron Establecimiento El Corralito, Servicios Agropecuarios SA, Vulcano y Mercado Libre.
Pero lo más esperado fue sin dudas el mensaje de Francisco Lozano Winterhalder, quien inició su clase con un recorrido por la historia de nuestro planeta, el hombre y los males que le propina desde hace miles de años al medio ambiente. 
"En el universo, nosotros, con nuestro planeta, somos una burbuja insignificante. Si desaparecemos algún día casi ni se notará. Nadie se preocupará, por eso debemos ocuparnos nosotros de los daños que ocasionamos al único lugar donde vivimos", dijo en los primeros minutos de su charla.
"Cuando apenas éramos homo sapiens vivíamos hasta los 25 años. Por eso, siempre buscamos el desarrollo, vivir mejor. Y de a poco avanzamos hasta la modernidad. Pero, ¿qué nos trajo de bueno? Los derechos humanos, por ejemplo. Alcanzamos algo valioso. Pero lo moderno hizo que nos olvidáramos de la naturaleza. El ser humano se olvidó de ella y busca crecer, avanzar, ser más moderno sin mirar cuánto perjudica al planeta", remarcó.


Causas
En otro párrafo de su alocución, Lozano Winterhalder subrayó cuáles son las causas de la actual crisis ambiental. "Es la más grave guerra porque nos va la vida de todos en ella. Y las causas son tres. El crecimiento de la población mundial, porque hoy somos siete mil millones de personas y hay países que no controlan los índices de natalidad. El incremento exponencial del consumo, porque consumimos cinco veces más de la cantidad de gente que somos en el planeta, y la tecnología. Pero ésta última ofrece soluciones, atajos para salir de la crisis ambiental", afirmó.
Otro aspecto que profundizó el biólogo español radicó en el cambio climático: "La temperatura global subió 8 grados. Para algunos puede significar muy poco pero hace 50  mil años sólo subió 3 grados. El nivel del mar subió 1,5 centímetros. Puede que sea poco, pero para las islas del Pacífico no porque aumenta la cuña salina y eso bloquea sus acuíferos, lo que perjudica la flora de esas islas y de las ciudades costeras. Para disminuir estos factores tenemos que reducir el efecto invernadero, si bien hay que adaptarse a los cambios, no podemos dejar de mitigar esos efectos", aseveró.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Fisal desarrolló la 3º Cumbre por la Paz entre Progreso y Medio Ambiente

"El hombre, en su ambición, le robó terreno a las demás especies y es muy perjudicial", dijo Lozano. | Foto: Martín Gómez

Un cierre de año a todo brillo celebró ayer la Fundación Fisal al desarrollar  la 3ª Cumbre de la Paz entre Progreso y Medio Ambiente. La cita tuvo lugar en la sala teatral Hugo del Carril donde el destacado biólogo español Francisco Lozano Winterhalder fue su principal disertante, cuya exposición "La sustentabilidad como responsabilidad y oportunidad" fue muy aplaudida por el público.

"Nadie sabe qué es el cambio climático hasta que no siente el palo. Después sí se preocupa".


Ante cientos de personas, la jornada comenzó con la exposición de cuatro profesionales puntanos con experiencia en ecología y desarrollo: Lucrecia Pedernera, (quién se refirió sobre Ciudades Inteligentes y Arquitectura Sostenible), Nicolás Altamirano, (Avances en el Parque de Energía Solar Terrazas del Portezuelo), Hernán Martens (San Luis y la Economía del Hidrógeno) y Mario Pérez (Generación de Energía Hidroeléctrica). 
También se realizó la entrega de los premios CIDI a la innovación y la preservación del medio ambiente. En esta ocasión los ganadores fueron Establecimiento El Corralito, Servicios Agropecuarios SA, Vulcano y Mercado Libre.
Pero lo más esperado fue sin dudas el mensaje de Francisco Lozano Winterhalder, quien inició su clase con un recorrido por la historia de nuestro planeta, el hombre y los males que le propina desde hace miles de años al medio ambiente. 
"En el universo, nosotros, con nuestro planeta, somos una burbuja insignificante. Si desaparecemos algún día casi ni se notará. Nadie se preocupará, por eso debemos ocuparnos nosotros de los daños que ocasionamos al único lugar donde vivimos", dijo en los primeros minutos de su charla.
"Cuando apenas éramos homo sapiens vivíamos hasta los 25 años. Por eso, siempre buscamos el desarrollo, vivir mejor. Y de a poco avanzamos hasta la modernidad. Pero, ¿qué nos trajo de bueno? Los derechos humanos, por ejemplo. Alcanzamos algo valioso. Pero lo moderno hizo que nos olvidáramos de la naturaleza. El ser humano se olvidó de ella y busca crecer, avanzar, ser más moderno sin mirar cuánto perjudica al planeta", remarcó.


Causas
En otro párrafo de su alocución, Lozano Winterhalder subrayó cuáles son las causas de la actual crisis ambiental. "Es la más grave guerra porque nos va la vida de todos en ella. Y las causas son tres. El crecimiento de la población mundial, porque hoy somos siete mil millones de personas y hay países que no controlan los índices de natalidad. El incremento exponencial del consumo, porque consumimos cinco veces más de la cantidad de gente que somos en el planeta, y la tecnología. Pero ésta última ofrece soluciones, atajos para salir de la crisis ambiental", afirmó.
Otro aspecto que profundizó el biólogo español radicó en el cambio climático: "La temperatura global subió 8 grados. Para algunos puede significar muy poco pero hace 50  mil años sólo subió 3 grados. El nivel del mar subió 1,5 centímetros. Puede que sea poco, pero para las islas del Pacífico no porque aumenta la cuña salina y eso bloquea sus acuíferos, lo que perjudica la flora de esas islas y de las ciudades costeras. Para disminuir estos factores tenemos que reducir el efecto invernadero, si bien hay que adaptarse a los cambios, no podemos dejar de mitigar esos efectos", aseveró.


Logín