eldiariodelarepublica.com
El mapa productivo de la provincia

Escuchanos EN VIVO!
X

El mapa productivo de la provincia

Por Marcelo Dettoni


El Centro Regional La Pampa – San Luis del INTA realizó un trabajo para analizar los márgenes brutos de producción ganadera y agrícola en la provincia. La revista El Campo decidió tomar, sin ingresar en cuestiones económicas, la radiografía que hizo el instituto nacional de cada región de las cuatro en las que dividió al territorio provincial. Una buena guía para inversores agropecuarios, que encontrarán a continuación un detallado mapa de la situación: superficies aprovechables, riquezas naturales, aptitudes agrícolas y ganaderas, el efecto de la mano del hombre, las carencias de cada una de ellas y las limitaciones que imponen el suelo y el clima.

Región Centro - Sudeste: Abarca buena parte de Pedernera y Dupuy, y un sector menor de La Capital y Pringles. La agricultura ya no es sólo un complemento de la ganadería. Manda la cosecha gruesa.



I. Región Centro Sudeste


Esta región abarca una superficie de 2.040.600 hectáreas (el 27% del total provincial) y comprende el área centro y este de los departamentos General Pedernera y Gobernador Dupuy, la franja este del departamento La Capital y el sur del departamento General Pringles.


Constituye una de las áreas de mejor aptitud agropecuaria, con precipitaciones promedio de 700 milímetros al año, lo que ha resultado en una transformación del paisaje original, acelerada en las últimas campañas por la presencia creciente de la agricultura, actividad que ha dejado de desarrollarse en los sistemas como exclusivamente complementaria de la ganadería. La región se encuentra en plena etapa de transformación productiva, con un importante aumento de superficie destinada a la agricultura de cosecha gruesa, fundamentalmente soja, maíz y, en menor medida, girasol, acentuada por la existencia de agua subterránea que ha determinado el avance de la agricultura bajo riego por aspersión. Esta región concentra el 66% de la agricultura de la provincia, alrededor de 165 mil hectáreas, de las cuales el 8% es bajo riego.


La dinámica de agriculturización y presión competitiva entre actividades por el uso de la tierra en esta región, donde predominan sistemas mixtos, se complementa con un proceso de intensificación de la ganadería. Tanto los sistemas de ciclo completo como los de invernada, con utilización de pasturas plurianuales y verdeos, han evolucionando hacia una mayor dependencia de la agricultura para la generación de reservas (mayor uso de suplementación estratégica y silo), y por la creciente utilización del engorde confinado para la terminación.


En esta zona, a diferencia de las demás, el pastizal natural representa una superficie menor, confinado principalmente al sur del departamento Pedernera, este de Dupuy y en los sectores serranos que limitan el Valle del Conlara.

undefined

 


II. Región Sudoeste sanluiseño


Abarca una superficie de 1.715.400 has (23% del total provincial), incluye el sur y oeste del departamento Dupuy (ubicado al sur de la provincia); y sur del departamento la Capital.


La actividad económica preponderante es casi exclusivamente producción ganadera de cría vacuna extensiva. El principal recurso forrajero es el pastizal natural correspondiente a la formación de pastizales y pajonales y bosque de caldén (38% de la superficie), combinado con pasto llorón y eventualmente digitaría (13%). En esta región el pastizal se encuentra en avanzado estado de degradación y el monte comprende el 44% de la superficie total.


La principal limitante productiva es el recurso hídrico, por la carencia de agua superficial, las escasas precipitaciones, que rondan los 450 milímetros al año y la escasez de calidad del agua subterránea en algunos sectores. Se ha logrado paliar en parte esta limitante con la construcción del mayor acueducto de la provincia, de 640 kilómetros de extensión, que distribuye agua almacenada del dique Paso de las Carretas, sobre el río Quinto.



III. Región Noroeste


Comprende el sector del bosque chaqueño presente en la provincia de San Luis, desde el pedemonte occidental de las Sierras Grandes hasta el río Desaguadero. Coincide casi en su totalidad con los departamentos Ayacucho, General Belgrano y abarca parte de Junín y Capital, con una superficie total de 2.420.000 hectáreas (32% de la superficie provincial).


En términos generales pueden diferenciarse dos áreas. Una al oeste de las sierras de San Luis, hasta el río Desa-guadero, una gran llanura con sierras aisladas, que registra las precipitaciones más bajas de la provincia, de entre 200 y 400 milímetros al año. En esta región los sistemas de producción son predominantemente de ganadería de cría extensiva en monte (88% del total de la superficie). El principal recurso forrajero es el pastizal natural correspondiente a la formación del bosque de algarrobo, quebracho blanco y arbustal de jarilla. Se caracteriza por la presencia de tres estratos: arbóreo, arbustivo y herbáceo, el primero degradado por tala intensa y el último, el recurso forrajero más valioso, también degradado por sobre pastoreo. Existen algunos sistemas productivos de cría tecnificados que incorporan el Buffel grass como componente adicional de la oferta forrajera. Se estiman unas 24 mil hectáreas de esta pastura en la región.


El área restante se ubica en el extremo noreste, llanura boscosa, de suelos arenosos sin impedimentos físicos, con una gran riqueza en agua subterránea e infraestructura hídrica del almacenaje, se encuentra la cuenca Llanura Norte-corredor Quines-Candelaria-, que conjuntamente con la parte norte de la cuenca del Valle del Conlara- Los Cajones, Las Palomas, Lafinur y Punta del Agua, comprende una de las áreas de riego más importantes de la provincia (19 mil hectáreas). Se distingue una subzona en la que predominan cultivos agrícolas intensivos bajo riego y de producción de grano, principalmente maíz y soja bajo riego.



IV. Región de las Sierras y del Valle del Conlara


Comprende los siguientes departamentos: parte central y sur de Junín, Chacabuco, San Martín, norte de Pringles y extremo norte de Pedernera. Constituye un territorio con una superficie total de 1.392.000 hectáreas, bastante heterogéneo con áreas bien diferenciadas:


Una montañosa (62% del total) que corresponde a las Sierras Centrales de San Luis, en la que se desarrolla como actividad principal la minería, la elaboración y transformación de rocas de aplicación. Donde la actividad pecuaria tiene la mayor cobertura geográfica (95%) dedicándose a la producción bovina y caprina. La agricultura de cosecha queda limitada a áreas pequeñas pero con suelos de excelente aptitud.


Otra zona, también montañosa, que corresponde a la ladera occidental de la Sierra de los Comechingones, tiene a la Villa de Merlo como el centro de la actividad turística de la provincia. También está el Valle intermedio del río Conlara (37% de la superficie de la región), extendido entre la localidad de Santa Rosa del Conlara en el extremo norte de la Provincia, hasta la localidad de El Morro, al sur, y entre las Sierras de los Comechingones al este y las Sierras Centrales de San Luis al oeste; surcado en toda su extensión por el río Conlara. Presenta características similares a la subzona de riego de la región Noroeste. La principal actividad es la producción agropecuaria de orientación mixta en secano y bajo riego (ganadería de ciclo completo, invernada y agricultura), destacándose también la incipiente conformación de una pequeña cuenca lechera. En forma agregada, concentra el 26% de la agricultura de la provincia. Esta zona incluye una gran área de riego denominada Cuenca del Valle del Conlara (10.000 hectáreas)


 A partir del dique San Felipe sobre el río Conlara, hay otra subzona dividida en cuatro áreas Tilisarao, San Pablo, Concarán y Santa Rosa, dedicadas a la producción de forraje y maíz para complementar las explotaciones de secano; producciones agrícolas intensivas como la papa, principalmente en San Pablo y Tilisarao, y agricultura de cosecha de alto nivel tecnológico (maíz y soja) bajo riego por aspersión.


En términos generales, existe buena dotación de infraestructura, aunque mejorable y una gran subdivisión territorial (explotaciones agropecuarias de superficies pequeñas). Este último aspecto y las posibilidades de riego han hecho atractiva la actividad tambera en estos últimos años. Se vio incrementada significativamente la cantidad de tambos pequeños (40- 80 vacas en ordeñe) en las zonas con mejores condiciones agroecológicas: principalmente el noreste del departamento Pedernera y el Valle del Conlara (65% de los tambos provinciales con el 30% de la producción).


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El mapa productivo de la provincia

La región Sudoeste se destaca como el sector ganadero por excelencia.

El Centro Regional La Pampa – San Luis del INTA realizó un trabajo para analizar los márgenes brutos de producción ganadera y agrícola en la provincia. La revista El Campo decidió tomar, sin ingresar en cuestiones económicas, la radiografía que hizo el instituto nacional de cada región de las cuatro en las que dividió al territorio provincial. Una buena guía para inversores agropecuarios, que encontrarán a continuación un detallado mapa de la situación: superficies aprovechables, riquezas naturales, aptitudes agrícolas y ganaderas, el efecto de la mano del hombre, las carencias de cada una de ellas y las limitaciones que imponen el suelo y el clima.

Región Centro - Sudeste: Abarca buena parte de Pedernera y Dupuy, y un sector menor de La Capital y Pringles. La agricultura ya no es sólo un complemento de la ganadería. Manda la cosecha gruesa.



I. Región Centro Sudeste


Esta región abarca una superficie de 2.040.600 hectáreas (el 27% del total provincial) y comprende el área centro y este de los departamentos General Pedernera y Gobernador Dupuy, la franja este del departamento La Capital y el sur del departamento General Pringles.


Constituye una de las áreas de mejor aptitud agropecuaria, con precipitaciones promedio de 700 milímetros al año, lo que ha resultado en una transformación del paisaje original, acelerada en las últimas campañas por la presencia creciente de la agricultura, actividad que ha dejado de desarrollarse en los sistemas como exclusivamente complementaria de la ganadería. La región se encuentra en plena etapa de transformación productiva, con un importante aumento de superficie destinada a la agricultura de cosecha gruesa, fundamentalmente soja, maíz y, en menor medida, girasol, acentuada por la existencia de agua subterránea que ha determinado el avance de la agricultura bajo riego por aspersión. Esta región concentra el 66% de la agricultura de la provincia, alrededor de 165 mil hectáreas, de las cuales el 8% es bajo riego.


La dinámica de agriculturización y presión competitiva entre actividades por el uso de la tierra en esta región, donde predominan sistemas mixtos, se complementa con un proceso de intensificación de la ganadería. Tanto los sistemas de ciclo completo como los de invernada, con utilización de pasturas plurianuales y verdeos, han evolucionando hacia una mayor dependencia de la agricultura para la generación de reservas (mayor uso de suplementación estratégica y silo), y por la creciente utilización del engorde confinado para la terminación.


En esta zona, a diferencia de las demás, el pastizal natural representa una superficie menor, confinado principalmente al sur del departamento Pedernera, este de Dupuy y en los sectores serranos que limitan el Valle del Conlara.

undefined

 


II. Región Sudoeste sanluiseño


Abarca una superficie de 1.715.400 has (23% del total provincial), incluye el sur y oeste del departamento Dupuy (ubicado al sur de la provincia); y sur del departamento la Capital.


La actividad económica preponderante es casi exclusivamente producción ganadera de cría vacuna extensiva. El principal recurso forrajero es el pastizal natural correspondiente a la formación de pastizales y pajonales y bosque de caldén (38% de la superficie), combinado con pasto llorón y eventualmente digitaría (13%). En esta región el pastizal se encuentra en avanzado estado de degradación y el monte comprende el 44% de la superficie total.


La principal limitante productiva es el recurso hídrico, por la carencia de agua superficial, las escasas precipitaciones, que rondan los 450 milímetros al año y la escasez de calidad del agua subterránea en algunos sectores. Se ha logrado paliar en parte esta limitante con la construcción del mayor acueducto de la provincia, de 640 kilómetros de extensión, que distribuye agua almacenada del dique Paso de las Carretas, sobre el río Quinto.



III. Región Noroeste


Comprende el sector del bosque chaqueño presente en la provincia de San Luis, desde el pedemonte occidental de las Sierras Grandes hasta el río Desaguadero. Coincide casi en su totalidad con los departamentos Ayacucho, General Belgrano y abarca parte de Junín y Capital, con una superficie total de 2.420.000 hectáreas (32% de la superficie provincial).


En términos generales pueden diferenciarse dos áreas. Una al oeste de las sierras de San Luis, hasta el río Desa-guadero, una gran llanura con sierras aisladas, que registra las precipitaciones más bajas de la provincia, de entre 200 y 400 milímetros al año. En esta región los sistemas de producción son predominantemente de ganadería de cría extensiva en monte (88% del total de la superficie). El principal recurso forrajero es el pastizal natural correspondiente a la formación del bosque de algarrobo, quebracho blanco y arbustal de jarilla. Se caracteriza por la presencia de tres estratos: arbóreo, arbustivo y herbáceo, el primero degradado por tala intensa y el último, el recurso forrajero más valioso, también degradado por sobre pastoreo. Existen algunos sistemas productivos de cría tecnificados que incorporan el Buffel grass como componente adicional de la oferta forrajera. Se estiman unas 24 mil hectáreas de esta pastura en la región.


El área restante se ubica en el extremo noreste, llanura boscosa, de suelos arenosos sin impedimentos físicos, con una gran riqueza en agua subterránea e infraestructura hídrica del almacenaje, se encuentra la cuenca Llanura Norte-corredor Quines-Candelaria-, que conjuntamente con la parte norte de la cuenca del Valle del Conlara- Los Cajones, Las Palomas, Lafinur y Punta del Agua, comprende una de las áreas de riego más importantes de la provincia (19 mil hectáreas). Se distingue una subzona en la que predominan cultivos agrícolas intensivos bajo riego y de producción de grano, principalmente maíz y soja bajo riego.



IV. Región de las Sierras y del Valle del Conlara


Comprende los siguientes departamentos: parte central y sur de Junín, Chacabuco, San Martín, norte de Pringles y extremo norte de Pedernera. Constituye un territorio con una superficie total de 1.392.000 hectáreas, bastante heterogéneo con áreas bien diferenciadas:


Una montañosa (62% del total) que corresponde a las Sierras Centrales de San Luis, en la que se desarrolla como actividad principal la minería, la elaboración y transformación de rocas de aplicación. Donde la actividad pecuaria tiene la mayor cobertura geográfica (95%) dedicándose a la producción bovina y caprina. La agricultura de cosecha queda limitada a áreas pequeñas pero con suelos de excelente aptitud.


Otra zona, también montañosa, que corresponde a la ladera occidental de la Sierra de los Comechingones, tiene a la Villa de Merlo como el centro de la actividad turística de la provincia. También está el Valle intermedio del río Conlara (37% de la superficie de la región), extendido entre la localidad de Santa Rosa del Conlara en el extremo norte de la Provincia, hasta la localidad de El Morro, al sur, y entre las Sierras de los Comechingones al este y las Sierras Centrales de San Luis al oeste; surcado en toda su extensión por el río Conlara. Presenta características similares a la subzona de riego de la región Noroeste. La principal actividad es la producción agropecuaria de orientación mixta en secano y bajo riego (ganadería de ciclo completo, invernada y agricultura), destacándose también la incipiente conformación de una pequeña cuenca lechera. En forma agregada, concentra el 26% de la agricultura de la provincia. Esta zona incluye una gran área de riego denominada Cuenca del Valle del Conlara (10.000 hectáreas)


 A partir del dique San Felipe sobre el río Conlara, hay otra subzona dividida en cuatro áreas Tilisarao, San Pablo, Concarán y Santa Rosa, dedicadas a la producción de forraje y maíz para complementar las explotaciones de secano; producciones agrícolas intensivas como la papa, principalmente en San Pablo y Tilisarao, y agricultura de cosecha de alto nivel tecnológico (maíz y soja) bajo riego por aspersión.


En términos generales, existe buena dotación de infraestructura, aunque mejorable y una gran subdivisión territorial (explotaciones agropecuarias de superficies pequeñas). Este último aspecto y las posibilidades de riego han hecho atractiva la actividad tambera en estos últimos años. Se vio incrementada significativamente la cantidad de tambos pequeños (40- 80 vacas en ordeñe) en las zonas con mejores condiciones agroecológicas: principalmente el noreste del departamento Pedernera y el Valle del Conlara (65% de los tambos provinciales con el 30% de la producción).


Logín