eldiariodelarepublica.com
Los puntanos se animan a viajar al exterior por las cuotas

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Los puntanos se animan a viajar al exterior por las cuotas


Las facilidades de pago, en cuotas, alientan a los viajes al exterior. Al menos así lo confirmaron los propietarios de las agencias de viajes que a pesar de las subas constantes del dólar, los destinos como Caribe o Europa asoman en el horizonte para las vacaciones del próximo verano.


En las agencias aseguran que si el banco no vende dólares ahorro al trabajador, el viajero tiene la tarjeta de débito o crédito para abonar en su estadía en el exterior. O sea, la falta de la divisa papel no es un impedimento. La franja más solicitada es la de marzo-abril-mayo, antes que la de enero-febrero.


Para ir unos quince días a Europa hay que pensar en unos treinta mil pesos, que se pueden abonar en “largas y cómodas cuotas”, de acuerdo a las promociones de los distintos bancos. La financiación varió de seis hasta dieciocho cuotas. Quienes visitan por primera vez Europa optan por España, Italia y Francia.


“Un hotel de cinco estrellas en el Caribe con todo incluido cuesta más barato que uno cuatro estrellas en Buenos Aires y con desayuno”, comparó la dueña de “Viajes No Comunes”, Patricia Romero.


“Quizás el pasaje sale más caro pero si una persona puede ir en temporada baja al Caribe por veintidós mil pesos, con todo incluido, es mejor que ir a Mar del Plata con el riesgo que te toquen días feos y, que tengas que agregarle el gasto de la comida”, recomendó.


Los agencieros recomendaron que las mejores oportunidades, para cuidar el bolsillo, es adquirir paquetes y sobre todo en temporada baja (después de Carnaval y hasta julio). De hecho, las consultas y las contrataciones son, en su mayoría, para marzo, abril y mayo. “Esta semana los cruceros están baratos. Hay uno de MCC que tiene promoción en bebidas (no se abonan). Generalmente son pensiones completas y eso se paga aparte”, comentó Romero.


En Francia, por ejemplo, un café cuesta un euro en promedio y el pasaje de metro, 1,40 euro. Una cena de treinta euros es cara y si el plan es ahorrar, se puede comprar una medialuna con jamón y queso en un supermercado a 0,80 euro.


En cuanto al plan de paseo, la entrada al museo de Louvre sale  doce euros; a la Torre de Eiffel, trece y al Arco del Triunfo, nueve. Para un paseo por el Río Sena hay que desembolsar diez euros (pero se puede subir y bajar del transporte todas las veces que se quiera en el día) y la entrada a Euro Disney son setenta y dos euros o dos personas por noventa.


Los comerciantes señalaron que tienen dos formas de conseguir sus “productos”, una es armándolo a medida (siempre cuesta más) o lo conveniente es conseguir un paquete, en el que uno tiene que predisponerse a viajar solamente. Un paquete a medida, en la actualidad, no es accesible. “Todo esto es temporal, no hay que tomarlo al pie de la letra. Hay que esperar a estas ofertas y ahí sabremos bien cómo fue la devaluación”, comentó el dueño de San Luis Travel Andrés Arellano, sobre la tendencia.


Los precios para el Caribe están en dólares, por eso el valor no se incrementó, aunque sí al trasladarlo en la moneda local hay una variante inflacionaria. “Hay una aceleración en la toma de las decisiones y en la contratación, con respecto al mismo mes del año pasado. La gente trata de dejar una seña y completar el pago hasta antes de las elecciones porque hay temor y no se sabe qué sucederá”, sostuvo Arellano. En temporada alta unas vacaciones allí pueden costar entre veinticuatro mil y treinta y seis mil pesos. En época económica, el precio se reduce un treinta y cinco por ciento.



Más cerca


Las vacaciones en Brasil son otro cantar. Lo que más piden los puntanos son el sur (lo más económico) o Salvador de Bahía, que tiene un vuelo directo de Aeroparque Jorge Newbery, que ronda los diez mil pesos (un pasaje ida y vuelta a Buenos Aires cuesta casi cinco mil pesos).


“La gente analiza el tema del dólar, que se está yendo a las nubes. La mayoría ahora está preguntando por la Costa Argentina, lo que es Mar del Plata, Villa Gesell, Cariló o Miramar”, comentó el vendedor de “Dasso Viajes”, Daniel Álvarez, sobre el patrón de sus clientes.


“Los mayoristas todavía no quieren largar los paquetes porque tienen miedo al comportamiento del dólar. Es una incertidumbre para ellos. Los clientes ya están consultando pero no tenemos precios de referencia para la temporada 2016”, explicó y aseguró que recién tendrán los primeros datos para mediados de este mes o principios de octubre.


Lo que más venden, en esa agencia, es para la Costa Atlántica, el sur de Brasil (Camboriú), y algo de Río de Janeiro o Buzios. Muy de vez en cuando se concretan ventas para Cartagena, Colombia.


La depreciación del real junto a la apreciación que tiene el peso argentino ante las monedas de la región, ocasionó que en la actualidad el tipo de cambio favorece a los puntanos, aún al pagar con tarjeta de crédito, inclusive si lo hacen con dólares comprados a través del sistema dólar ahorro.


Por la devaluación del real alquilar en Brasil en 2016 será casi veinticinco por ciento más barato que en la temporada anterior.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Los puntanos se animan a viajar al exterior por las cuotas

| Sol, arenas blancas y aguas transparentes. El Caribe encanta a los turistas.

Las facilidades de pago, en cuotas, alientan a los viajes al exterior. Al menos así lo confirmaron los propietarios de las agencias de viajes que a pesar de las subas constantes del dólar, los destinos como Caribe o Europa asoman en el horizonte para las vacaciones del próximo verano.


En las agencias aseguran que si el banco no vende dólares ahorro al trabajador, el viajero tiene la tarjeta de débito o crédito para abonar en su estadía en el exterior. O sea, la falta de la divisa papel no es un impedimento. La franja más solicitada es la de marzo-abril-mayo, antes que la de enero-febrero.


Para ir unos quince días a Europa hay que pensar en unos treinta mil pesos, que se pueden abonar en “largas y cómodas cuotas”, de acuerdo a las promociones de los distintos bancos. La financiación varió de seis hasta dieciocho cuotas. Quienes visitan por primera vez Europa optan por España, Italia y Francia.


“Un hotel de cinco estrellas en el Caribe con todo incluido cuesta más barato que uno cuatro estrellas en Buenos Aires y con desayuno”, comparó la dueña de “Viajes No Comunes”, Patricia Romero.


“Quizás el pasaje sale más caro pero si una persona puede ir en temporada baja al Caribe por veintidós mil pesos, con todo incluido, es mejor que ir a Mar del Plata con el riesgo que te toquen días feos y, que tengas que agregarle el gasto de la comida”, recomendó.


Los agencieros recomendaron que las mejores oportunidades, para cuidar el bolsillo, es adquirir paquetes y sobre todo en temporada baja (después de Carnaval y hasta julio). De hecho, las consultas y las contrataciones son, en su mayoría, para marzo, abril y mayo. “Esta semana los cruceros están baratos. Hay uno de MCC que tiene promoción en bebidas (no se abonan). Generalmente son pensiones completas y eso se paga aparte”, comentó Romero.


En Francia, por ejemplo, un café cuesta un euro en promedio y el pasaje de metro, 1,40 euro. Una cena de treinta euros es cara y si el plan es ahorrar, se puede comprar una medialuna con jamón y queso en un supermercado a 0,80 euro.


En cuanto al plan de paseo, la entrada al museo de Louvre sale  doce euros; a la Torre de Eiffel, trece y al Arco del Triunfo, nueve. Para un paseo por el Río Sena hay que desembolsar diez euros (pero se puede subir y bajar del transporte todas las veces que se quiera en el día) y la entrada a Euro Disney son setenta y dos euros o dos personas por noventa.


Los comerciantes señalaron que tienen dos formas de conseguir sus “productos”, una es armándolo a medida (siempre cuesta más) o lo conveniente es conseguir un paquete, en el que uno tiene que predisponerse a viajar solamente. Un paquete a medida, en la actualidad, no es accesible. “Todo esto es temporal, no hay que tomarlo al pie de la letra. Hay que esperar a estas ofertas y ahí sabremos bien cómo fue la devaluación”, comentó el dueño de San Luis Travel Andrés Arellano, sobre la tendencia.


Los precios para el Caribe están en dólares, por eso el valor no se incrementó, aunque sí al trasladarlo en la moneda local hay una variante inflacionaria. “Hay una aceleración en la toma de las decisiones y en la contratación, con respecto al mismo mes del año pasado. La gente trata de dejar una seña y completar el pago hasta antes de las elecciones porque hay temor y no se sabe qué sucederá”, sostuvo Arellano. En temporada alta unas vacaciones allí pueden costar entre veinticuatro mil y treinta y seis mil pesos. En época económica, el precio se reduce un treinta y cinco por ciento.



Más cerca


Las vacaciones en Brasil son otro cantar. Lo que más piden los puntanos son el sur (lo más económico) o Salvador de Bahía, que tiene un vuelo directo de Aeroparque Jorge Newbery, que ronda los diez mil pesos (un pasaje ida y vuelta a Buenos Aires cuesta casi cinco mil pesos).


“La gente analiza el tema del dólar, que se está yendo a las nubes. La mayoría ahora está preguntando por la Costa Argentina, lo que es Mar del Plata, Villa Gesell, Cariló o Miramar”, comentó el vendedor de “Dasso Viajes”, Daniel Álvarez, sobre el patrón de sus clientes.


“Los mayoristas todavía no quieren largar los paquetes porque tienen miedo al comportamiento del dólar. Es una incertidumbre para ellos. Los clientes ya están consultando pero no tenemos precios de referencia para la temporada 2016”, explicó y aseguró que recién tendrán los primeros datos para mediados de este mes o principios de octubre.


Lo que más venden, en esa agencia, es para la Costa Atlántica, el sur de Brasil (Camboriú), y algo de Río de Janeiro o Buzios. Muy de vez en cuando se concretan ventas para Cartagena, Colombia.


La depreciación del real junto a la apreciación que tiene el peso argentino ante las monedas de la región, ocasionó que en la actualidad el tipo de cambio favorece a los puntanos, aún al pagar con tarjeta de crédito, inclusive si lo hacen con dólares comprados a través del sistema dólar ahorro.


Por la devaluación del real alquilar en Brasil en 2016 será casi veinticinco por ciento más barato que en la temporada anterior.


Logín