eldiariodelarepublica.com
Messi consiguió su quinto balón de oro

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Messi consiguió su quinto balón de oro


Lionel Messi sumó hoy su quinto Balón de Oro que lo ungió como el mejor futbolista del mundo en el año 2015, en el que careció de sombra de sus colegas más allá de los ternados Cristiano Ronaldo y Neymar que asistieron para aplaudir al rosarino a Zurich donde dirigentes de la convulsionada FIFA ni se hicieron ver.


Solo le queda por ganar un Mundial con el seleccionado, y en la previa de la gala lo dejó en claro cuando admitió que quiere ese título a cualquier otra cosa en el fútbol.


Messi, quien ya tenía el record cuando en 2012 logró su cuarto galardón, sigue sacando más luz respecto de los otros futbolistas, sobre todo contra CR7 que el año pasado admitió su deseo de alcanzar los cuatro del Pulga, por lo cual deberá esperar.


Messi subió al escenario para agradecer a sus compañeros y al fútbol y se quebró en el cierre.


Ya habían dado todos los premios, a Luis Enrique, director técnico del Barca, ausente y que dio Carlos Bilardo a un emisario, también al brasileño Wedell Lira, que marcó con una tijera para el desconocido Goianesia en el estadual goiano y le arrebató a Messi el doblete aunque quedó la impresión de que el golazo que le hizo al Athletic Bilbao merecía el premio Puskas.


Este año ganó casi todo, la Liga española, la Copa del Rey, la Champions League, la Supercopa de Europa y recientemente el Mundial de Clubes ante River. También marcó 52 goles en 61 partidos.


El trámite del anuncio fue rápido, si hasta en la previa Cristiano Ronaldo admitió que Messi corría con "ventaja" por lo hecho.


Messi se levantó, le dio un beso a su esposa Antonella Rocuzzo, que sostenía a su pequeño Thiago, uno a su amigo Neymar y la mano a Cristiano para ir a recibir su quinto galardón.


"Es muy especial para mi poder conseguir otra vez el Balón después de dos años de estar ahí y ver cuando Cristiano lo ganaba", sostuvo mientras el portugués devolvió el gesto con una sonrisa gentil.


"Este quinto balón es mucho más que lo que imaginaba cuando era chiquito", sostuvo Messi frente al auditorio en el Kongresshaus de Zurich.


Messi agradeció a quienes lo "votaron" y a su "compañeros que sin ellos sería imposible", y también dio "gracias al futbol por todo lo que me hizo vivir: lo bueno y lo malo, que me hizo crecer", tras lo cual se quebró para cerrar su discurso.


Ya antes en la previa había recordado al seleccionado argentino cuando en la entrevista oficial previa de la TV le presentaron el dilema de un Mundial o el quinto balón de oro.


"Obviamente que un Mundial. Siempre dije que los premios colectivos estaban por delante de lo individual. Obviamente que conseguir un Mundial para cualquier jugador debe ser lo máximo. Me quedaría con eso", dijo el rosarino, que un año y medio atrás se quedó con las ganas en Brasil.


La gala estuvo conducida por la presentadora inglesa Kate Abdo y el actor norirlandés James Nesbitt, hubo entrenadores y ex jugadores, estuvo Kaká y Bilardo, también Marco Van Basten, pero los dirigentes no se hicieron ver en una FIFA convulsionada, con Joseph Blatter suspendido por un Comité de Etica y con las elecciones a menos de dos meses.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Messi consiguió su quinto balón de oro


Lionel Messi sumó hoy su quinto Balón de Oro que lo ungió como el mejor futbolista del mundo en el año 2015, en el que careció de sombra de sus colegas más allá de los ternados Cristiano Ronaldo y Neymar que asistieron para aplaudir al rosarino a Zurich donde dirigentes de la convulsionada FIFA ni se hicieron ver.


Solo le queda por ganar un Mundial con el seleccionado, y en la previa de la gala lo dejó en claro cuando admitió que quiere ese título a cualquier otra cosa en el fútbol.


Messi, quien ya tenía el record cuando en 2012 logró su cuarto galardón, sigue sacando más luz respecto de los otros futbolistas, sobre todo contra CR7 que el año pasado admitió su deseo de alcanzar los cuatro del Pulga, por lo cual deberá esperar.


Messi subió al escenario para agradecer a sus compañeros y al fútbol y se quebró en el cierre.


Ya habían dado todos los premios, a Luis Enrique, director técnico del Barca, ausente y que dio Carlos Bilardo a un emisario, también al brasileño Wedell Lira, que marcó con una tijera para el desconocido Goianesia en el estadual goiano y le arrebató a Messi el doblete aunque quedó la impresión de que el golazo que le hizo al Athletic Bilbao merecía el premio Puskas.


Este año ganó casi todo, la Liga española, la Copa del Rey, la Champions League, la Supercopa de Europa y recientemente el Mundial de Clubes ante River. También marcó 52 goles en 61 partidos.


El trámite del anuncio fue rápido, si hasta en la previa Cristiano Ronaldo admitió que Messi corría con "ventaja" por lo hecho.


Messi se levantó, le dio un beso a su esposa Antonella Rocuzzo, que sostenía a su pequeño Thiago, uno a su amigo Neymar y la mano a Cristiano para ir a recibir su quinto galardón.


"Es muy especial para mi poder conseguir otra vez el Balón después de dos años de estar ahí y ver cuando Cristiano lo ganaba", sostuvo mientras el portugués devolvió el gesto con una sonrisa gentil.


"Este quinto balón es mucho más que lo que imaginaba cuando era chiquito", sostuvo Messi frente al auditorio en el Kongresshaus de Zurich.


Messi agradeció a quienes lo "votaron" y a su "compañeros que sin ellos sería imposible", y también dio "gracias al futbol por todo lo que me hizo vivir: lo bueno y lo malo, que me hizo crecer", tras lo cual se quebró para cerrar su discurso.


Ya antes en la previa había recordado al seleccionado argentino cuando en la entrevista oficial previa de la TV le presentaron el dilema de un Mundial o el quinto balón de oro.


"Obviamente que un Mundial. Siempre dije que los premios colectivos estaban por delante de lo individual. Obviamente que conseguir un Mundial para cualquier jugador debe ser lo máximo. Me quedaría con eso", dijo el rosarino, que un año y medio atrás se quedó con las ganas en Brasil.


La gala estuvo conducida por la presentadora inglesa Kate Abdo y el actor norirlandés James Nesbitt, hubo entrenadores y ex jugadores, estuvo Kaká y Bilardo, también Marco Van Basten, pero los dirigentes no se hicieron ver en una FIFA convulsionada, con Joseph Blatter suspendido por un Comité de Etica y con las elecciones a menos de dos meses.


Logín