eldiariodelarepublica.com
El juez Lijo tendrá que investigar la denuncia de Nisman contra Cristina

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

El juez Lijo tendrá que investigar la denuncia de Nisman contra Cristina


El juez federal Ariel Lijo fue sorteado y quedó a cargo de investigar la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la ex presidente Cristina Kirchner, por el supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA de 1994. Pero la causa podría pasar a su colega Claudio Bonadío, quien ya tramita otro expediente por "traición a la patria" contra los mismos imputados.


Así lo sostuvo este viernes el fiscal ante la Cámara del Crimen, Ricardo Sáenz, al recordar que en el juzgado federal de Bonadío ya se tramita otra causa contra la ex presidenta y varios ex funcionarios por la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán.


"No hay que descartar que el juez sorteado sostenga que la causa por traición a la Patria de Bonadio está más avanzada y mande todo a Bonadio; hay que ver cuál es el criterio del nuevo juez", declaró Sáenz a radio Rivadavia.


Lijo, titular del Juzgado Federal 4 de la Capital, resultó sorteado esta mañana en la mesa general de entradas de la Cámara Federal porteña, en cumplimiento a la orden emitida ayer por la Cámara Federal de Casación Penal de reabrir la causa por la denuncia de Nisman y apartar al juez Daniel Rafecas.


En reemplazo de Rafecas, que desestimó en dos oportunidades investigar la denuncia del fiscal fallecido, aduciendo la inexistencia de delito, el mayor tribunal penal del país ordenó designar un nuevo juez por sorteo para que realice las medidas de prueba sobre la denuncia de Nisman.


De igual manera, apartó a los integrantes de la Sala I de la Cámara Federal, Eduardo Freiler y Jorge Ballestero, que también desestimaron la denuncia de Nisman dos veces, pero en este caso el expediente será revisado por la Sala II del mismo tribunal.


A menos que abra la feria judicial de enero y disponga iniciar el tratamiento del expediente durante el mes de receso en tribunales, Lijo se haría cargo de la causa en febrero, cuando debería instrumentar las 45 medidas de prueba que originalmente había solicitado el fiscal Gerardo Pollicita y que Rafecas desestimó.


En febrero del 2015, luego de la muerte de Nisman, Lijo se declaró incompetente para tratar la denuncia de Nisman, aduciendo que no había conexidad entre ésta y la causa por la cual envió a juicio a oral -ahora en curso- al ex presidente Carlos Menem por al desvio de la investigación para ocultar la llamada "pista siria".


Saenz evaluó hoy el fallo de mayoría de la Sala I de Casación como "la peor imputación, la más grave imputación" en contra de la ex presidenta y no descartó que la causa pase a Bonadío, cuyo trámite está "más avanzado".


La defensa del ex canciller Héctor Timerman adelantó ya que apelará el fallo de Casación ante la Corte Suprema de Justicia y eventualmente ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos I (CIDH) por vulneración de la garantía que inhibe el doble juzgamiento por un mismo hecho.


La causa por "traición a la Patria" contra los ex funcionarios que gestaron y firmaron el Memorandum de Entendimiento con Irán fue abierta por Bonadío en agosto pasado por una denuncia de la dirigencia de la Daia,


Simultáneamente, la representación política de la comunidad judia reclamo el desarchivo de la denuncia de Nisman, que había sido desestimada por Rafecas y la Sala I de la Cámara Federal, reclamos que fueron atendidos en su totalidad por el fallo de Casación de ayer.


Para Sáenz "no hay forma de explicar" cómo el juez Rafecas desestimó realizar una investigación a partir de "una denuncia de un fiscal que aparece muerto cuatro días después" de haberla presentado, y sostuvo que el archivo del expediente se trató "de un designio político y no de una decisión jurídica".


"Lo único que falta es acusarme de la muerte de Kennedy", escribió ayer a través de su cuenta en la red social twitter la ex presidente Cristina Fernández, luego de que se difundiera el fallo que reabrió la denuncia de Nisman.


Télam


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

El juez Lijo tendrá que investigar la denuncia de Nisman contra Cristina

Ariel Lijo. Foto: NA.

El juez federal Ariel Lijo fue sorteado y quedó a cargo de investigar la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la ex presidente Cristina Kirchner, por el supuesto encubrimiento del atentado a la AMIA de 1994. Pero la causa podría pasar a su colega Claudio Bonadío, quien ya tramita otro expediente por "traición a la patria" contra los mismos imputados.


Así lo sostuvo este viernes el fiscal ante la Cámara del Crimen, Ricardo Sáenz, al recordar que en el juzgado federal de Bonadío ya se tramita otra causa contra la ex presidenta y varios ex funcionarios por la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán.


"No hay que descartar que el juez sorteado sostenga que la causa por traición a la Patria de Bonadio está más avanzada y mande todo a Bonadio; hay que ver cuál es el criterio del nuevo juez", declaró Sáenz a radio Rivadavia.


Lijo, titular del Juzgado Federal 4 de la Capital, resultó sorteado esta mañana en la mesa general de entradas de la Cámara Federal porteña, en cumplimiento a la orden emitida ayer por la Cámara Federal de Casación Penal de reabrir la causa por la denuncia de Nisman y apartar al juez Daniel Rafecas.


En reemplazo de Rafecas, que desestimó en dos oportunidades investigar la denuncia del fiscal fallecido, aduciendo la inexistencia de delito, el mayor tribunal penal del país ordenó designar un nuevo juez por sorteo para que realice las medidas de prueba sobre la denuncia de Nisman.


De igual manera, apartó a los integrantes de la Sala I de la Cámara Federal, Eduardo Freiler y Jorge Ballestero, que también desestimaron la denuncia de Nisman dos veces, pero en este caso el expediente será revisado por la Sala II del mismo tribunal.


A menos que abra la feria judicial de enero y disponga iniciar el tratamiento del expediente durante el mes de receso en tribunales, Lijo se haría cargo de la causa en febrero, cuando debería instrumentar las 45 medidas de prueba que originalmente había solicitado el fiscal Gerardo Pollicita y que Rafecas desestimó.


En febrero del 2015, luego de la muerte de Nisman, Lijo se declaró incompetente para tratar la denuncia de Nisman, aduciendo que no había conexidad entre ésta y la causa por la cual envió a juicio a oral -ahora en curso- al ex presidente Carlos Menem por al desvio de la investigación para ocultar la llamada "pista siria".


Saenz evaluó hoy el fallo de mayoría de la Sala I de Casación como "la peor imputación, la más grave imputación" en contra de la ex presidenta y no descartó que la causa pase a Bonadío, cuyo trámite está "más avanzado".


La defensa del ex canciller Héctor Timerman adelantó ya que apelará el fallo de Casación ante la Corte Suprema de Justicia y eventualmente ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos I (CIDH) por vulneración de la garantía que inhibe el doble juzgamiento por un mismo hecho.


La causa por "traición a la Patria" contra los ex funcionarios que gestaron y firmaron el Memorandum de Entendimiento con Irán fue abierta por Bonadío en agosto pasado por una denuncia de la dirigencia de la Daia,


Simultáneamente, la representación política de la comunidad judia reclamo el desarchivo de la denuncia de Nisman, que había sido desestimada por Rafecas y la Sala I de la Cámara Federal, reclamos que fueron atendidos en su totalidad por el fallo de Casación de ayer.


Para Sáenz "no hay forma de explicar" cómo el juez Rafecas desestimó realizar una investigación a partir de "una denuncia de un fiscal que aparece muerto cuatro días después" de haberla presentado, y sostuvo que el archivo del expediente se trató "de un designio político y no de una decisión jurídica".


"Lo único que falta es acusarme de la muerte de Kennedy", escribió ayer a través de su cuenta en la red social twitter la ex presidente Cristina Fernández, luego de que se difundiera el fallo que reabrió la denuncia de Nisman.


Télam


Logín