eldiariodelarepublica.com
Caso Aguilar: "No sabemos de modo exacto quién la mató y por qué lo hizo"

Escuchanos EN VIVO!
X

Caso Aguilar: "No sabemos de modo exacto quién la mató y por qué lo hizo"

El sábado a la mañana, dos estampidos la despabilaron, evocó Inés Garay, hermana de Romina Aguilar, la joven asesinada a tiros al salir de su casa, en el barrio Faecap de San Luis. Cuando escuchó las detonaciones, dormía con su hija en una de las habitaciones de la casa que Romina compartía con su marido Diego Lorenzetti, el intendente de La Calera. No eran ruidos fuertes, y pensó que podían ser petardos, explicó. Luego oyó que una mujer gritaba “la chica, la chica, la chica”. Inés se levantó y se asomó por la ventana que da a la calle Los Sauces, para calmar su curiosidad. “Me llamó la atención ver que la puerta de la camioneta –una Renault Duster negra– estaba abierta y atiné a buscar a Romina. En ese momento se me cruzó que podía haberle pasado algo, que podían haberla asaltado. Cuando iba a buscar un toallón para cubrirme, porque estaba en ropa interior, mi cuñado Diego se levantó para ir al baño. Afuera, alguien se golpeaba las palmas de las manos con desesperación. Diego salió y la vecina le dijo que a Romina le habían disparado”, narró Inés ayer. El tirador, que presuntamente habría andado en moto, con un cómplice, ya se había esfumado. 
Lo que siguió, dijo la mujer, fueron minutos de angustia. “Ella quedó tirada en la esquina de su casa –Ndp: en la manzana 78, en Los Sauces y Los Alerces–. Había algunos vecinos, que estaban desesperados… Repetían, ‘la chica, la chica, le pegaron (tiros) a la chica…’ Yo fui a buscar un teléfono, para llamar a la ambulancia y pedir que viniera rápido, que se me moría. Le gritaba ‘Romina, Romina, Romina’. Ya no se movía, no respiraba. Al ratito llegaron un móvil y una ambulancia”, recordó. El médico que venía en el vehículo sanitario, les informó que ya no había nada que hacer. 
Inés refirió que, además de dolor, ella, su mamá y sus hermanos sienten gran desconcierto por lo sucedido. “Diego es quien más habla con los investigadores, y nos transmite las novedades que surgen. Pero por el momento, no tenemos datos exactos de quién pudo matarla y de cuál fue la razón por la que la asesinaron de ese modo”, dijo. “No puedo decir exactamente de dónde pudo venir (el ataque). Está la duda de que haya sido por cuestiones de la política, como ha expresado mi cuñado. Y también hay otras dudas –manifestó Inés, sin ahondar–. No creo que haya sido con fines de robo, porque sus pertenencias estaban. No le sacaron nada”. 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Caso Aguilar: "No sabemos de modo exacto quién la mató y por qué lo hizo"

Romina y su hermana Inés (de der. a izq.) en un cumpleaños, junto a otros familiares. | Facebook

El sábado a la mañana, dos estampidos la despabilaron, evocó Inés Garay, hermana de Romina Aguilar, la joven asesinada a tiros al salir de su casa, en el barrio Faecap de San Luis. Cuando escuchó las detonaciones, dormía con su hija en una de las habitaciones de la casa que Romina compartía con su marido Diego Lorenzetti, el intendente de La Calera. No eran ruidos fuertes, y pensó que podían ser petardos, explicó. Luego oyó que una mujer gritaba “la chica, la chica, la chica”. Inés se levantó y se asomó por la ventana que da a la calle Los Sauces, para calmar su curiosidad. “Me llamó la atención ver que la puerta de la camioneta –una Renault Duster negra– estaba abierta y atiné a buscar a Romina. En ese momento se me cruzó que podía haberle pasado algo, que podían haberla asaltado. Cuando iba a buscar un toallón para cubrirme, porque estaba en ropa interior, mi cuñado Diego se levantó para ir al baño. Afuera, alguien se golpeaba las palmas de las manos con desesperación. Diego salió y la vecina le dijo que a Romina le habían disparado”, narró Inés ayer. El tirador, que presuntamente habría andado en moto, con un cómplice, ya se había esfumado. 
Lo que siguió, dijo la mujer, fueron minutos de angustia. “Ella quedó tirada en la esquina de su casa –Ndp: en la manzana 78, en Los Sauces y Los Alerces–. Había algunos vecinos, que estaban desesperados… Repetían, ‘la chica, la chica, le pegaron (tiros) a la chica…’ Yo fui a buscar un teléfono, para llamar a la ambulancia y pedir que viniera rápido, que se me moría. Le gritaba ‘Romina, Romina, Romina’. Ya no se movía, no respiraba. Al ratito llegaron un móvil y una ambulancia”, recordó. El médico que venía en el vehículo sanitario, les informó que ya no había nada que hacer. 
Inés refirió que, además de dolor, ella, su mamá y sus hermanos sienten gran desconcierto por lo sucedido. “Diego es quien más habla con los investigadores, y nos transmite las novedades que surgen. Pero por el momento, no tenemos datos exactos de quién pudo matarla y de cuál fue la razón por la que la asesinaron de ese modo”, dijo. “No puedo decir exactamente de dónde pudo venir (el ataque). Está la duda de que haya sido por cuestiones de la política, como ha expresado mi cuñado. Y también hay otras dudas –manifestó Inés, sin ahondar–. No creo que haya sido con fines de robo, porque sus pertenencias estaban. No le sacaron nada”. 

Logín