eldiariodelarepublica.com
Sospechas por un subsidio de $966 mil que recibió un club

Escuchanos EN VIVO!
X

Sospechas por un subsidio de $966 mil que recibió un club

Para cualquier comisión directiva llevar adelante un club es un trabajo muy arduo. Hay que lidiar con las arcas flacas, los socios y los costos de cada competencia sin olvidar el mantenimiento de los entrenadores, empleados y gastos que demandan las divisiones menores, sean del deporte que sean. Pero en San Luis desde hace tiempo, el Estado provincial, mediante diferentes programas y planes, apoyó económicamente a distintas entidades. El compromiso, a cambio de los dineros estatales, era que cada club cumpliera, paso a paso, con las obras pactadas (previamente, a la hora de solicitar los fondos, cada entidad explica qué sueños busca concretar) y no sólo demostrara su concreción con la documentación antes establecida y que exige el Gobierno, sino que también las construcciones o bienes sean tangibles, se pudieran ver y tocar. Sin embargo para el Club Atlético Serranías Puntanas, que funciona en la zona sur de la ciudad capital, algo funciona al revés. O definitivamente desvió los objetivos. Esa entidad, en la que sólo se practica fútbol y desde hace poco hockey, recibió 966.855,52 pesos en subsidios para desarrollar distintas obras pero nunca las hizo o al menos no están a la vista.
El dinero fue otorgado el 16 de julio del año pasado, cuando Claudio Poggi era el gobernador de San Luis y Eduardo D’Onofrio el ministro de Gobierno, Justicia y Culto;  la cartera que manejaba el programa Pueblos Puntanos, destinado apoyar económicamente a clubes, asociaciones sin fines de lucro y organizaciones no gubernamentales que quisieran construir o ampliar sus instalaciones o adquirir bienes tangibles. El Club Serranías Puntanas aprovechó la ocasión y su Comisión Directiva hizo todos los trámites de rigor para obtener los fondos que prometían desde el Estado provincial. Los consiguieron, pero la obra no existe.

Leé el texto completo de esta nota en la edición impresa. Suscríbete y recíbela todos los días en tu casa u oficina.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Sospechas por un subsidio de $966 mil que recibió un club

En la mira. La entidad tendría que contar con un SUM, sanitarios, dos canchas de fútbol, una de vóley y el cierre perimetral. Hay muy poco.

Para cualquier comisión directiva llevar adelante un club es un trabajo muy arduo. Hay que lidiar con las arcas flacas, los socios y los costos de cada competencia sin olvidar el mantenimiento de los entrenadores, empleados y gastos que demandan las divisiones menores, sean del deporte que sean. Pero en San Luis desde hace tiempo, el Estado provincial, mediante diferentes programas y planes, apoyó económicamente a distintas entidades. El compromiso, a cambio de los dineros estatales, era que cada club cumpliera, paso a paso, con las obras pactadas (previamente, a la hora de solicitar los fondos, cada entidad explica qué sueños busca concretar) y no sólo demostrara su concreción con la documentación antes establecida y que exige el Gobierno, sino que también las construcciones o bienes sean tangibles, se pudieran ver y tocar. Sin embargo para el Club Atlético Serranías Puntanas, que funciona en la zona sur de la ciudad capital, algo funciona al revés. O definitivamente desvió los objetivos. Esa entidad, en la que sólo se practica fútbol y desde hace poco hockey, recibió 966.855,52 pesos en subsidios para desarrollar distintas obras pero nunca las hizo o al menos no están a la vista.
El dinero fue otorgado el 16 de julio del año pasado, cuando Claudio Poggi era el gobernador de San Luis y Eduardo D’Onofrio el ministro de Gobierno, Justicia y Culto;  la cartera que manejaba el programa Pueblos Puntanos, destinado apoyar económicamente a clubes, asociaciones sin fines de lucro y organizaciones no gubernamentales que quisieran construir o ampliar sus instalaciones o adquirir bienes tangibles. El Club Serranías Puntanas aprovechó la ocasión y su Comisión Directiva hizo todos los trámites de rigor para obtener los fondos que prometían desde el Estado provincial. Los consiguieron, pero la obra no existe.

Leé el texto completo de esta nota en la edición impresa. Suscríbete y recíbela todos los días en tu casa u oficina.
Logín