eldiariodelarepublica.com
De billares y milongas: Esteban Morgado en el Auditorio Mauricio López

Escuchanos EN VIVO!
X

De billares y milongas: Esteban Morgado en el Auditorio Mauricio López

Por Ángel Altavilla

En el 25 aniversario de Radio Universidad, a la par de los 43 que tiene la institución educativa, hubo una noche de gala con Esteban Morgado Cuarteto y un broche de oro de jornadas festivas con muchos estilos.
El festejo musical llegó con Morgado de riguroso negro y muy buen humor y un inicio con “Quejas de bandoneón”, de Juan de Dios Filiberto que contuvo una gran intervención de Diego Pojomovsky en bajo eléctrico que causó el primer aplauso y gritos. Después volvió la mesura. 
“Muchas gracias, estamos muy contentos de volver a estar acá”, dijo Morgado en el primero de muchos monólogos que tuvo antes de cada tema, graciosos y espontáneos.
Entre ellos no esquivó la toma universitaria que mantuvo en vilo a la institución. “No puedo estar ajeno porque mis padres eran docentes y yo estudié en el Colegio Nacional, sé lo que reclaman y espero que todo se solucione”. 
Pero no terminaron ahí las efemérides ya que a los aniversarios de la UNSL y la radio se sumó otro: el de la muerte del padre Mugica, a quien le dedicó la presentación. 
Con exquisitos pasajes musicales de las cuerdas matizadas con el arrabal del fuelle, sonaron los propios “Llega la mañana”, “Milongueros” y “Milonga de la puteada”. Hubo tributos con “Blackbird” de “mi amigo Paul”, pero con "Milonga del pajarito” como título. Algunas suspiraron y otros asintieron con la cabeza al escuchar la reconocida melodía de la película “Cinema Paradiso”, compuesta por Ennio Morricone pero arreglada por el cuarteto.
Los bailarines mercedinos Laura y Matías deleitaron en “Fuimos”, de José Dames, y en “Morena” pero la máxima estrella de la noche fue Astor Piazzolla, con “Oblivion” y “Adiós Nonino”, con el que cerraron el primer bloque.
Tras ese clásico, el trío se retiró y dejó a Morgado a cargo del ‘delivery’ para que la gente pidiera temas, pero con la condición que también canten las intro y estribillos. “Sur”, “Volver”, “Uno”, “Cambalache” y “Yira yira” pasaron entonces por la guitarra. 
“A ver si les gusta este enganche”, desafió Esteban y mixturó “Here comes the sun” y “Naranjo en Flor”. De ahí fue a “Strangers in the night” y “El extraño de pelo largo”. 
El guitarrista -que se enteró antes de subir al show que estaba nominado a los premios Gardel- demostró todo su talento de la primera a la última nota punteada, mientras la audiencia aportó coros y palmas. Seguramente muchos que escucharon la transmisión en vivo con los nuevos equipos radiales de la UNSL, hubieran deseado estar allí.
Se fue el guitarrista y entró el bajista -el único que no usó silla- con un solo demoledor sobre el tema “La Cachila”, después Walter Castro hizo lo propio con “Che bandoneón” y Javier Weintraub realizó “Garúa” pero “como capricho tanguero de violín virtuoso”.
El cierre, entre todos, fue con “Verano porteño” de Piazzolla. “Regalar un cd les hace bien a todos, al regalante, al regalado y a nosotros”, agradeció Morgado e instó a la compra de sus productos en la puerta. En el bis, solo, Morgado se despidió con “Libertango” al que se acopló el resto a plena potencia.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

De billares y milongas: Esteban Morgado en el Auditorio Mauricio López

El hermano mayor. Esteban con su guitarra, compañera de toda la vida. | Alejandro Lorda

En el 25 aniversario de Radio Universidad, a la par de los 43 que tiene la institución educativa, hubo una noche de gala con Esteban Morgado Cuarteto y un broche de oro de jornadas festivas con muchos estilos.
El festejo musical llegó con Morgado de riguroso negro y muy buen humor y un inicio con “Quejas de bandoneón”, de Juan de Dios Filiberto que contuvo una gran intervención de Diego Pojomovsky en bajo eléctrico que causó el primer aplauso y gritos. Después volvió la mesura. 
“Muchas gracias, estamos muy contentos de volver a estar acá”, dijo Morgado en el primero de muchos monólogos que tuvo antes de cada tema, graciosos y espontáneos.
Entre ellos no esquivó la toma universitaria que mantuvo en vilo a la institución. “No puedo estar ajeno porque mis padres eran docentes y yo estudié en el Colegio Nacional, sé lo que reclaman y espero que todo se solucione”. 
Pero no terminaron ahí las efemérides ya que a los aniversarios de la UNSL y la radio se sumó otro: el de la muerte del padre Mugica, a quien le dedicó la presentación. 
Con exquisitos pasajes musicales de las cuerdas matizadas con el arrabal del fuelle, sonaron los propios “Llega la mañana”, “Milongueros” y “Milonga de la puteada”. Hubo tributos con “Blackbird” de “mi amigo Paul”, pero con "Milonga del pajarito” como título. Algunas suspiraron y otros asintieron con la cabeza al escuchar la reconocida melodía de la película “Cinema Paradiso”, compuesta por Ennio Morricone pero arreglada por el cuarteto.
Los bailarines mercedinos Laura y Matías deleitaron en “Fuimos”, de José Dames, y en “Morena” pero la máxima estrella de la noche fue Astor Piazzolla, con “Oblivion” y “Adiós Nonino”, con el que cerraron el primer bloque.
Tras ese clásico, el trío se retiró y dejó a Morgado a cargo del ‘delivery’ para que la gente pidiera temas, pero con la condición que también canten las intro y estribillos. “Sur”, “Volver”, “Uno”, “Cambalache” y “Yira yira” pasaron entonces por la guitarra. 
“A ver si les gusta este enganche”, desafió Esteban y mixturó “Here comes the sun” y “Naranjo en Flor”. De ahí fue a “Strangers in the night” y “El extraño de pelo largo”. 
El guitarrista -que se enteró antes de subir al show que estaba nominado a los premios Gardel- demostró todo su talento de la primera a la última nota punteada, mientras la audiencia aportó coros y palmas. Seguramente muchos que escucharon la transmisión en vivo con los nuevos equipos radiales de la UNSL, hubieran deseado estar allí.
Se fue el guitarrista y entró el bajista -el único que no usó silla- con un solo demoledor sobre el tema “La Cachila”, después Walter Castro hizo lo propio con “Che bandoneón” y Javier Weintraub realizó “Garúa” pero “como capricho tanguero de violín virtuoso”.
El cierre, entre todos, fue con “Verano porteño” de Piazzolla. “Regalar un cd les hace bien a todos, al regalante, al regalado y a nosotros”, agradeció Morgado e instó a la compra de sus productos en la puerta. En el bis, solo, Morgado se despidió con “Libertango” al que se acopló el resto a plena potencia.

Logín