eldiariodelarepublica.com
Las motos mal paradas invaden el Policlínico

Escuchanos EN VIVO!
X

Las motos mal paradas invaden el Policlínico


Es sabido que en la ciudad de Villa Mercedes, al igual que en otras urbes de la provincia, el parque automotor creció exponencialmente en los últimos años, más aún en referencia a la cantidad de motocicletas.


No es novedad que los vehículos de dos ruedas colman todos los espacios en las calles, en las veredas (sí, por donde camina la gente), las dársenas habilitadas del Centro Comercial y algunas donde no está permitido estacionar y las entradas a los bancos. Mientras más cerca de la puerta, mejor. Pero resulta más alarmante que cuando uno llega enfermo al Policlínico Regional "Juan Domingo Perón" deba sortear rodados para llegar hasta la puerta.


Los motociclistas dejan, indiferentes, sus rodados estacionados frente a las escalinatas y sólo permiten que los transeúntes pasen en fila de tres, cuando el espacio es cuatro veces más amplio.


La imagen se repite todos los días producto de la falta de solidaridad e ignorancia de quienes conducen, la mayoría de los cuales sigue pensando que el casco es protector de codos.


Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Las motos mal paradas invaden el Policlínico

Los motociclistas dejan, indiferentes, sus rodados estacionados frente a las escalinatas y sólo permiten que los transeúntes pasen en fila de tres.

Es sabido que en la ciudad de Villa Mercedes, al igual que en otras urbes de la provincia, el parque automotor creció exponencialmente en los últimos años, más aún en referencia a la cantidad de motocicletas.


No es novedad que los vehículos de dos ruedas colman todos los espacios en las calles, en las veredas (sí, por donde camina la gente), las dársenas habilitadas del Centro Comercial y algunas donde no está permitido estacionar y las entradas a los bancos. Mientras más cerca de la puerta, mejor. Pero resulta más alarmante que cuando uno llega enfermo al Policlínico Regional "Juan Domingo Perón" deba sortear rodados para llegar hasta la puerta.


Los motociclistas dejan, indiferentes, sus rodados estacionados frente a las escalinatas y sólo permiten que los transeúntes pasen en fila de tres, cuando el espacio es cuatro veces más amplio.


La imagen se repite todos los días producto de la falta de solidaridad e ignorancia de quienes conducen, la mayoría de los cuales sigue pensando que el casco es protector de codos.


Logín