eldiariodelarepublica.com
No quiso declarar el acusado de violar a su hija de 12 años

Escuchanos EN VIVO!
X

No quiso declarar el acusado de violar a su hija de 12 años


Carlos David Sánchez, el hombre de 34 años acusado de violar hace dos años a su hija de 12, no quiso declarar ante la jueza Penal 3 de San Luis, Virginia Palacios. Antes de que la magistrado resuelva si lo procesa y lo envía a la cárcel con prisión preventiva, su abogado intentará contrarrestar el valor de dos pruebas que lo complican, un análisis de ADN y el testimonio de la víctima en Cámara Gesell.


Para eso, pidió la prórroga de la detención, por ocho días, le confirmó el defensor, José Olguín, a El Diario.


“Vamos a pedir que el perito que hizo el estudio de ADN nos dé precisiones sobre cómo hizo los cotejos y cuántas muestras tomó, porque eso no está claro en el informe; tenemos que ver si no se ha producido una contaminación” de las muestras, afirmó el abogado.


El resultado de la pericia genética es muy comprometedor para Sánchez, un albañil que para la época del hecho, ocurrido el 22 de febrero de 2015, vivía en Juana Koslay, en una casa pegada a otra donde vivía la víctima con su madre y sus hermanos.


El ADN demostró, por una parte, que los rastros de semen hallados en el cuerpo de la nena son del acusado. Por otra, comprobó lo que expuso la madre de la víctima en su denuncia: Sánchez es el padre biológico de la menor.


Aunque estaba casada con otro hombre, la mamá de la chica mantenía de hacía años una relación más o menos clandestina con Sánchez, sobrino adoptivo de su esposo. Y dos hijos de la mujer son fruto de esos encuentros ocasionales con el ahora detenido.


Cuando lo denunció, ella asentó que Sánchez sabía perfectamente que la nena de 12 años no era su prima, sino su hija.


Tres hermanas mayores de la chica violada declararon que ellas también sufrieron abusos de Sánchez. Una contó que, incluso, con el tiempo ella terminó enamorándose de él y que su madre la echó de la casa cuando descubrió la relación.


El abogado del imputado por “Abuso sexual con acceso carnal, agravado por el vínculo” sostuvo ayer que el relato de la víctima ante una psicóloga, en la Cámara Gesell de los tribunales, “es confuso”.


Sin embargo, otra fuente de la investigación señaló que la perito en psicología reportó que el testimonio de la nena es sólido en todas sus partes y no deja lugar a dudas. No sólo por la forma en que narró el hecho y por las reacciones que tenía al evocarlo, sino también por su mención de otros detalles que rodearon el incidente.


A ese informe se suma el de otra psicóloga, Sandra Pérez, quien había recibido la instrucción de brindar contención a la menor y señaló que en el relato de la niña “no se observan signos de fabulación”. Incluso agregó que “se presume, según los signos, que (la ocasión en que fue violada) no sería la primera vez” que Sánchez la agredía sexualmente.



Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

No quiso declarar el acusado de violar a su hija de 12 años

Al Juzgado. El albañil de 34 años podía usar la indagatoria para defenderse. Prefirió callarse. Foto: Alejandro Lorda.

Carlos David Sánchez, el hombre de 34 años acusado de violar hace dos años a su hija de 12, no quiso declarar ante la jueza Penal 3 de San Luis, Virginia Palacios. Antes de que la magistrado resuelva si lo procesa y lo envía a la cárcel con prisión preventiva, su abogado intentará contrarrestar el valor de dos pruebas que lo complican, un análisis de ADN y el testimonio de la víctima en Cámara Gesell.


Para eso, pidió la prórroga de la detención, por ocho días, le confirmó el defensor, José Olguín, a El Diario.


“Vamos a pedir que el perito que hizo el estudio de ADN nos dé precisiones sobre cómo hizo los cotejos y cuántas muestras tomó, porque eso no está claro en el informe; tenemos que ver si no se ha producido una contaminación” de las muestras, afirmó el abogado.


El resultado de la pericia genética es muy comprometedor para Sánchez, un albañil que para la época del hecho, ocurrido el 22 de febrero de 2015, vivía en Juana Koslay, en una casa pegada a otra donde vivía la víctima con su madre y sus hermanos.


El ADN demostró, por una parte, que los rastros de semen hallados en el cuerpo de la nena son del acusado. Por otra, comprobó lo que expuso la madre de la víctima en su denuncia: Sánchez es el padre biológico de la menor.


Aunque estaba casada con otro hombre, la mamá de la chica mantenía de hacía años una relación más o menos clandestina con Sánchez, sobrino adoptivo de su esposo. Y dos hijos de la mujer son fruto de esos encuentros ocasionales con el ahora detenido.


Cuando lo denunció, ella asentó que Sánchez sabía perfectamente que la nena de 12 años no era su prima, sino su hija.


Tres hermanas mayores de la chica violada declararon que ellas también sufrieron abusos de Sánchez. Una contó que, incluso, con el tiempo ella terminó enamorándose de él y que su madre la echó de la casa cuando descubrió la relación.


El abogado del imputado por “Abuso sexual con acceso carnal, agravado por el vínculo” sostuvo ayer que el relato de la víctima ante una psicóloga, en la Cámara Gesell de los tribunales, “es confuso”.


Sin embargo, otra fuente de la investigación señaló que la perito en psicología reportó que el testimonio de la nena es sólido en todas sus partes y no deja lugar a dudas. No sólo por la forma en que narró el hecho y por las reacciones que tenía al evocarlo, sino también por su mención de otros detalles que rodearon el incidente.


A ese informe se suma el de otra psicóloga, Sandra Pérez, quien había recibido la instrucción de brindar contención a la menor y señaló que en el relato de la niña “no se observan signos de fabulación”. Incluso agregó que “se presume, según los signos, que (la ocasión en que fue violada) no sería la primera vez” que Sánchez la agredía sexualmente.



Logín