eldiariodelarepublica.com
Un penitenciario acusado dijo que un interno se autolesionó

Escuchanos EN VIVO!
X

Un penitenciario acusado dijo que un interno se autolesionó

foto
video

Marcelo Albornoz fue indagado el miércoles por la jueza Penal 3. Su compañero, Pedro Moyano, se abstuvo. Ambos fueron arrestados por apremios ilegales.

Los dos están acusados por apremios ilegales agravados, pero uno decidió defenderse en la indagatoria a la que fue citado y el otro no. Ayer, el guardiacárcel Marcelo Raúl Albornoz aseguró que Cristian Mauricio Palacios, interno del Servicio Penitenciario Provincial, se autoprovocó las lesiones por las que lo señalan a él y a otros cuatro compañeros del penal de Pampa de las Salinas. Pedro Raúl Moyano, que habría participado activamente de la golpiza e instigado a los otros celadores a propinarla con él, se abstuvo de declarar. Su abogado, igual que el de Albornoz, no pidió prórroga de la detención, por lo que la jueza Virginia Palacios deberá resolver entre hoy y mañana si los procesa o no.

Habían pasado algunos minutos de las siete de la tarde, el martes, cuando la titular del juzgado Penal 3 ofició a los efectivos del Departamento Informaciones de la Policía para que detuvieran a los agentes penitenciarios. El primero en ser apresado fue Albornoz, en la ciudad de La Punta, cerca de las 20:45. A Moyano, de 29 años, lo ubicaron alrededor de las 22:40, en la localidad de Candelaria.os dos están acusados por apremios ilegales agravados, pero uno decidió defenderse en la indagatoria a la que fue citado y el otro no. Ayer, el guardiacárcel Marcelo Raúl Albornoz aseguró que Cristian Mauricio Palacios, interno del Servicio Penitenciario Provincial, se autoprovocó las lesiones por las que lo señalan a él y a otros cuatro compañeros del penal de Pampa de las Salinas. Pedro Raúl Moyano, que habría participado activamente de la golpiza e instigado a los otros celadores a propinarla con él, se abstuvo de declarar. Su abogado, igual que el de Albornoz, no pidió prórroga de la detención, por lo que la jueza Virginia Palacios deberá resolver entre hoy y mañana si los procesa o no.

Según surge de la investigación, Moyano estaba a cargo del cuidado de los internos del módulo III del pabellón B de Pampa de las Salinas, un recinto destinado a los presos que cumplen algún tipo de sanción disciplinaria, como Palacios, a quien le habían hallado restos de un cigarrillo de marihuana el domingo 17 de setiembre.

El castigo consistía en pasar 15 días en una celda de reclusión, incomunicado, pero al tercer día recibió una brutal paliza, según sus dichos, por reclamar elementos de higiene, una taza y saquitos de té.

Quien debía proveérselos era Moyano, que presuntamente ofuscado por la forma en que Palacios se dirigía a él, buscó a un grupo de celadores en otro pabellón para darle una golpiza en su celda, hasta desmayarlo.

En su declaración en el juzgado, el interno apremiado aclaró que no tiene noción del tiempo que pasó desvanecido, y que fueron otros tres internos que compartían pabellón con él los que le dijeron que Albornoz, de 42 años, lo había sacado de la celda ahorcándolo y que luego lo regresó a ella de la misma forma.

El abogado Aldo Giuliani, que asistió al guardiacárcel en la indagatoria, comentó que su cliente “simplemente manifestó lo que sucedió en realidad. Que fue solicitado por el encargado del módulo donde estaba la supuesta víctima y que concurrió junto a otros colegas. También, que lo esposaron (a Palacios) porque supuestamente, según la versión de mi cliente, el interno estaba fuera de sí, golpeándose, y acudieron a los fines de apaciguarlo y llevarlo a la enfermería para que lo revisaran. Nada más que eso. Esposarlo y trasladarlo hasta sanidad”.

 

Lesiones graves

El viernes 29 de setiembre a la mañana, el médico forense del Poder Judicial, Luis Lucero Arienti, revisó al interno golpeado y elaboró un informe en el que detalló las siguientes lesiones: “Hematoma bipalpebral en ojo izquierdo con hemorragia conjuntival y tumefacción del pómulo izquierdo. Hematoma en la cara anterior de la pared abdominal con un diámetro de 6 centímetros. Hematoma de 4 centímetros de diámetro en la tetilla derecha. Dolor en palpación superficial y profunda de la parrilla costal derecha y fractura de codo izquierdo con yeso”, todas con un tiempo de evolución estimado de diez días y provocadas, según su opinión, con golpes de puño y patadas.

En la primera revisación al interno, en la enfermería del penal, el médico de turno solo habría informado sobre el golpe en el ojo, morado e inflamado al punto de que Palacios no podía abrirlo. “Cuando mi cliente llegó (a la celda) ya lo tenía así. Pero, bueno, según la víctima y otros  internos que declaran en la causa es porque habría sido apremiado o golpeado por personal del Servicio”, explicó Giuliani ayer.

Para Hugo Scarso, interventor del Servicio Penitenciario Provincial, hubo “una línea de encubrimiento que excede el marco del apremio ilegal en sí, porque ni el médico del complejo (de Pampa de las Salinas),que es tercerizado, que no es un médico del Servicio, ni los médicos que lo vieron en el Hospital de Quines vieron más allá de lo que quisieron ver, porque la fractura del codo no aparece en los informes y se conoció una vez que lo trajeron del policlínico (de San Luis), seis días después”, le comentó a El Diario.

Hasta el momento la responsabilidad de lo ocurrido solo recae sobre Moyano y Albornoz, aunque “tengo entendido que se puede llegar a ampliar el procesamiento a otros agentes”, comentó Giuliani.

El letrado adelantó, además, que está previsto que en las próximas semanas repitan sus declaraciones los cinco internos que señalaron a su cliente y a Moyano. “Es lo que corresponde, porque nosotros recién hemos asumido la defensa hoy (por ayer) y esos testimonios fueron tomados con anterioridad. Es un derecho que asiste a la defensa poder participar y contradecir en términos procesales la declaración de esos testigos, lo que no significa llevarles la contra, sino simplemente tener la posibilidad de interrogarlos”, afirmó.

Una fuente del juzgado Penal 3 confirmó que, por recomendación de su abogado, Moyano se abstuvo de declarar sin prórroga de la detención, por lo que también se enteraría entre hoy y mañana su futuro en relación con la acusación.

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Un penitenciario acusado dijo que un interno se autolesionó

Marcelo Albornoz fue indagado el miércoles por la jueza Penal 3. Su compañero, Pedro Moyano, se abstuvo. Ambos fueron arrestados por apremios ilegales.

Moyano era el encargado del pabellón en el que estaba Palacios. Albornoz (de perfil) fue identificado con nombre y apellido por la víctima. Fotos: Martín Gómez. 

Los dos están acusados por apremios ilegales agravados, pero uno decidió defenderse en la indagatoria a la que fue citado y el otro no. Ayer, el guardiacárcel Marcelo Raúl Albornoz aseguró que Cristian Mauricio Palacios, interno del Servicio Penitenciario Provincial, se autoprovocó las lesiones por las que lo señalan a él y a otros cuatro compañeros del penal de Pampa de las Salinas. Pedro Raúl Moyano, que habría participado activamente de la golpiza e instigado a los otros celadores a propinarla con él, se abstuvo de declarar. Su abogado, igual que el de Albornoz, no pidió prórroga de la detención, por lo que la jueza Virginia Palacios deberá resolver entre hoy y mañana si los procesa o no.

Habían pasado algunos minutos de las siete de la tarde, el martes, cuando la titular del juzgado Penal 3 ofició a los efectivos del Departamento Informaciones de la Policía para que detuvieran a los agentes penitenciarios. El primero en ser apresado fue Albornoz, en la ciudad de La Punta, cerca de las 20:45. A Moyano, de 29 años, lo ubicaron alrededor de las 22:40, en la localidad de Candelaria.os dos están acusados por apremios ilegales agravados, pero uno decidió defenderse en la indagatoria a la que fue citado y el otro no. Ayer, el guardiacárcel Marcelo Raúl Albornoz aseguró que Cristian Mauricio Palacios, interno del Servicio Penitenciario Provincial, se autoprovocó las lesiones por las que lo señalan a él y a otros cuatro compañeros del penal de Pampa de las Salinas. Pedro Raúl Moyano, que habría participado activamente de la golpiza e instigado a los otros celadores a propinarla con él, se abstuvo de declarar. Su abogado, igual que el de Albornoz, no pidió prórroga de la detención, por lo que la jueza Virginia Palacios deberá resolver entre hoy y mañana si los procesa o no.

Según surge de la investigación, Moyano estaba a cargo del cuidado de los internos del módulo III del pabellón B de Pampa de las Salinas, un recinto destinado a los presos que cumplen algún tipo de sanción disciplinaria, como Palacios, a quien le habían hallado restos de un cigarrillo de marihuana el domingo 17 de setiembre.

El castigo consistía en pasar 15 días en una celda de reclusión, incomunicado, pero al tercer día recibió una brutal paliza, según sus dichos, por reclamar elementos de higiene, una taza y saquitos de té.

Quien debía proveérselos era Moyano, que presuntamente ofuscado por la forma en que Palacios se dirigía a él, buscó a un grupo de celadores en otro pabellón para darle una golpiza en su celda, hasta desmayarlo.

En su declaración en el juzgado, el interno apremiado aclaró que no tiene noción del tiempo que pasó desvanecido, y que fueron otros tres internos que compartían pabellón con él los que le dijeron que Albornoz, de 42 años, lo había sacado de la celda ahorcándolo y que luego lo regresó a ella de la misma forma.

El abogado Aldo Giuliani, que asistió al guardiacárcel en la indagatoria, comentó que su cliente “simplemente manifestó lo que sucedió en realidad. Que fue solicitado por el encargado del módulo donde estaba la supuesta víctima y que concurrió junto a otros colegas. También, que lo esposaron (a Palacios) porque supuestamente, según la versión de mi cliente, el interno estaba fuera de sí, golpeándose, y acudieron a los fines de apaciguarlo y llevarlo a la enfermería para que lo revisaran. Nada más que eso. Esposarlo y trasladarlo hasta sanidad”.

 

Lesiones graves

El viernes 29 de setiembre a la mañana, el médico forense del Poder Judicial, Luis Lucero Arienti, revisó al interno golpeado y elaboró un informe en el que detalló las siguientes lesiones: “Hematoma bipalpebral en ojo izquierdo con hemorragia conjuntival y tumefacción del pómulo izquierdo. Hematoma en la cara anterior de la pared abdominal con un diámetro de 6 centímetros. Hematoma de 4 centímetros de diámetro en la tetilla derecha. Dolor en palpación superficial y profunda de la parrilla costal derecha y fractura de codo izquierdo con yeso”, todas con un tiempo de evolución estimado de diez días y provocadas, según su opinión, con golpes de puño y patadas.

En la primera revisación al interno, en la enfermería del penal, el médico de turno solo habría informado sobre el golpe en el ojo, morado e inflamado al punto de que Palacios no podía abrirlo. “Cuando mi cliente llegó (a la celda) ya lo tenía así. Pero, bueno, según la víctima y otros  internos que declaran en la causa es porque habría sido apremiado o golpeado por personal del Servicio”, explicó Giuliani ayer.

Para Hugo Scarso, interventor del Servicio Penitenciario Provincial, hubo “una línea de encubrimiento que excede el marco del apremio ilegal en sí, porque ni el médico del complejo (de Pampa de las Salinas),que es tercerizado, que no es un médico del Servicio, ni los médicos que lo vieron en el Hospital de Quines vieron más allá de lo que quisieron ver, porque la fractura del codo no aparece en los informes y se conoció una vez que lo trajeron del policlínico (de San Luis), seis días después”, le comentó a El Diario.

Hasta el momento la responsabilidad de lo ocurrido solo recae sobre Moyano y Albornoz, aunque “tengo entendido que se puede llegar a ampliar el procesamiento a otros agentes”, comentó Giuliani.

El letrado adelantó, además, que está previsto que en las próximas semanas repitan sus declaraciones los cinco internos que señalaron a su cliente y a Moyano. “Es lo que corresponde, porque nosotros recién hemos asumido la defensa hoy (por ayer) y esos testimonios fueron tomados con anterioridad. Es un derecho que asiste a la defensa poder participar y contradecir en términos procesales la declaración de esos testigos, lo que no significa llevarles la contra, sino simplemente tener la posibilidad de interrogarlos”, afirmó.

Una fuente del juzgado Penal 3 confirmó que, por recomendación de su abogado, Moyano se abstuvo de declarar sin prórroga de la detención, por lo que también se enteraría entre hoy y mañana su futuro en relación con la acusación.

 

Logín