eldiariodelarepublica.com
Ya se denunciaron siete casos de acoso virtual a menores

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Ya se denunciaron siete casos de acoso virtual a menores

Matías García Elorrio

La Justicia provincial reveló que las víctimas son niñas de entre 12 y 16 años que fueron contactadas por Facebook y WhatsApp.

En lo que va del año, la Justicia provincial acumula siete denuncias de padres que informaron que sus hijos fueron contactados por un adulto que intentaba consumar el delito de “grooming”. Esta nueva conducta criminal se la define como “todas las acciones que realiza un adulto en las redes para ganarse la confianza de un menor de edad  con el objetivo de obtener beneficios sexuales”.

El departamento de Delitos Complejos del Poder Judicial informó que en los siete casos intentaron captar a niñas de entre 12 y 16 años: a cuatro de ellas lo hicieron a través de Facebook, mientras que a las otras tres por contactos de la aplicación WhatsApp. Sólo en uno de ellos el “groomer” (acosador) era de otro país (Perú), el resto son personas que residen en la provincia.

Carina Bernal, especialista en criminalística, y David Fuentes, ingeniero en telecomunicaciones, son integrantes de ese departamento que empezó a funcionar en marzo de este año y fueron los encargados de peritar los dispositivos que contenían los mensajes de acoso sobre estas siete adolescentes. Bernal dijo que este delito está tipificado en la ley 26.904 sancionada en 2013 y explicó que “la parte pericial ya está hecha y en todos  los casos dio positivo la existencia real de mensajes de contenido sexual de un mayor a un menor. Ahora falta la vía procesal que resolverá el juez”. Explicó que “los más chicos están inmersos en la tecnología pero desconocen la peligrosidad que implica a veces contactarse con desconocidos. En las clases de grooming que damos en las escuelas la idea no es asustarlos pero sí prevenirlos a ellos y sus padres de que hay gente del otro lado que utiliza mal esta tecnología y que están a la espera de captar a un menor con fines sexuales”.

También aclaró que “en ninguna de estas causas sucedió que el acosador tuviera contacto físico con la víctima", pero a nivel nacional recordó que el martes comenzó el juicio por el  primer caso de grooming del país que sucedió en Bahía Blanca donde Micaela Ortega (12 años) fue asesinada por su captor, Jonathan Luna de 28 años, que  la  contactó por Facebook.

La licenciada en criminalística dijo que “es muy importante que se difunda la existencia de este delito, que hay personas que están trabajando en la parte de prevención donde se les explica a los chicos cómo deben usar sus perfiles en Facebook y se les dan consejos para evitar que los contacten. Y en caso de que haya sucedido, mediante la denuncia judicial, hay maneras de poder identificarlos con el trabajo pericial que favorece la extracción de los datos que se necesitan para la configuración del delito”. Además detalló que el trabajo de investigación forense tecnológica que realizan les permite llegar a identificar con nombre, apellido, una dirección y el DNI al acosador. Y dijo que se trata de “grupos muy grandes que están por todo el mundo que en principio trabajan en la captación de fotografías de menores para incorporarlos en el mercado negro de la pornografía infantil y luego buscan también el contacto físico con ellos”.

Fuentes señaló que para empezar una causa penal y lograr su identificación “es fundamental no eliminar las evidencias que se tengan, ya sea un mensaje de texto o una foto. Ni tampoco ser imprudentes y reenviarlo a otras personas porque en ese caso se podría convertir en cómplice. Hay que guardar esa evidencia y realizar la denuncia inmediatamente”.

A los padres les aconsejó “estar abiertos al diálogo y no dejar solos a los chicos porque estas personas actúan sobre la vergüenza, los temores y tratan de aislarlos. Les dicen que no hablen con sus padres y los amenazan con difundir esas mismas fotos que les pidieron”. Insistió en que la prevención es fundamental y sobre las conductas que deben atender enumeró el aislamiento, si está retraído, si se comporta irritable o temeroso; porque en ese caso ya habría sido víctima.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Ya se denunciaron siete casos de acoso virtual a menores

La Justicia provincial reveló que las víctimas son niñas de entre 12 y 16 años que fueron contactadas por Facebook y WhatsApp.

Tribunales. Las denuncias se pueden hacer en la  oficina  del subsuelo en el edificio de Rivadavia 340.

En lo que va del año, la Justicia provincial acumula siete denuncias de padres que informaron que sus hijos fueron contactados por un adulto que intentaba consumar el delito de “grooming”. Esta nueva conducta criminal se la define como “todas las acciones que realiza un adulto en las redes para ganarse la confianza de un menor de edad  con el objetivo de obtener beneficios sexuales”.

El departamento de Delitos Complejos del Poder Judicial informó que en los siete casos intentaron captar a niñas de entre 12 y 16 años: a cuatro de ellas lo hicieron a través de Facebook, mientras que a las otras tres por contactos de la aplicación WhatsApp. Sólo en uno de ellos el “groomer” (acosador) era de otro país (Perú), el resto son personas que residen en la provincia.

Carina Bernal, especialista en criminalística, y David Fuentes, ingeniero en telecomunicaciones, son integrantes de ese departamento que empezó a funcionar en marzo de este año y fueron los encargados de peritar los dispositivos que contenían los mensajes de acoso sobre estas siete adolescentes. Bernal dijo que este delito está tipificado en la ley 26.904 sancionada en 2013 y explicó que “la parte pericial ya está hecha y en todos  los casos dio positivo la existencia real de mensajes de contenido sexual de un mayor a un menor. Ahora falta la vía procesal que resolverá el juez”. Explicó que “los más chicos están inmersos en la tecnología pero desconocen la peligrosidad que implica a veces contactarse con desconocidos. En las clases de grooming que damos en las escuelas la idea no es asustarlos pero sí prevenirlos a ellos y sus padres de que hay gente del otro lado que utiliza mal esta tecnología y que están a la espera de captar a un menor con fines sexuales”.

También aclaró que “en ninguna de estas causas sucedió que el acosador tuviera contacto físico con la víctima", pero a nivel nacional recordó que el martes comenzó el juicio por el  primer caso de grooming del país que sucedió en Bahía Blanca donde Micaela Ortega (12 años) fue asesinada por su captor, Jonathan Luna de 28 años, que  la  contactó por Facebook.

La licenciada en criminalística dijo que “es muy importante que se difunda la existencia de este delito, que hay personas que están trabajando en la parte de prevención donde se les explica a los chicos cómo deben usar sus perfiles en Facebook y se les dan consejos para evitar que los contacten. Y en caso de que haya sucedido, mediante la denuncia judicial, hay maneras de poder identificarlos con el trabajo pericial que favorece la extracción de los datos que se necesitan para la configuración del delito”. Además detalló que el trabajo de investigación forense tecnológica que realizan les permite llegar a identificar con nombre, apellido, una dirección y el DNI al acosador. Y dijo que se trata de “grupos muy grandes que están por todo el mundo que en principio trabajan en la captación de fotografías de menores para incorporarlos en el mercado negro de la pornografía infantil y luego buscan también el contacto físico con ellos”.

Fuentes señaló que para empezar una causa penal y lograr su identificación “es fundamental no eliminar las evidencias que se tengan, ya sea un mensaje de texto o una foto. Ni tampoco ser imprudentes y reenviarlo a otras personas porque en ese caso se podría convertir en cómplice. Hay que guardar esa evidencia y realizar la denuncia inmediatamente”.

A los padres les aconsejó “estar abiertos al diálogo y no dejar solos a los chicos porque estas personas actúan sobre la vergüenza, los temores y tratan de aislarlos. Les dicen que no hablen con sus padres y los amenazan con difundir esas mismas fotos que les pidieron”. Insistió en que la prevención es fundamental y sobre las conductas que deben atender enumeró el aislamiento, si está retraído, si se comporta irritable o temeroso; porque en ese caso ya habría sido víctima.

Logín