eldiariodelarepublica.com
Liberan a 15 cardenales amarillos recuperados del contrabando ilegal

Escuchanos EN VIVO!
X

Liberan a 15 cardenales amarillos recuperados del contrabando ilegal

Leo Kram

Son de San Luis y Mendoza y su comportamiento será estudiado. Se rehabilitaron en la reserva de La Florida.

Casi con timidez, un cardenal amarillo asomó su cabeza por la compuerta de una jaula cubierta con una tela verde. Notó a su alrededor el cielo azul y la vegetación y echó a volar. El ave, en peligro de extinción, fue liberado junto a otros 14 ejemplares, en un campo privado de San Luis, luego de meses de recuperarse en el Centro de Conservación de la Vida Silvestre de La Florida. Fueron incautadas en diversos procedimientos de la Policía, tanto de San Luis como de Mendoza. En aquellos rescates, a algunas les faltaban las plumas y otras no podían volar del miedo que tenían. Habían sido capturadas por cazadores, que comerciaban con ellas a través de las provincias. Ayer fueron libres, gracias a un trabajo conjunto del Ministerio de Medioambiente, Campo y Producción de la Provincia, la ONG Aves Argentinas, la Dirección de Recursos Naturales del gobierno mendocino y el estanciero que ofreció su campo para albergarlos, y que para resguardarlos de los traficantes, se mantendrá en reserva en este artículo.

Florencia Tessaro y Lara Dinapole, ambas biólogas que hace 10 años trabajan en la cartera medioambiental de la provincia, y que actualmente forman parte del equipo técnico del Programa  de Biodiversidad, indicaron que el tráfico de animales es una lucha constante que deben afrontar en tierras puntanas y lograr que las especies sobrevivan, no es algo fácil. “Desde el gobierno tenemos un centro de rescate (en la reserva), donde se los medica, entran en cuarentena y pasan a rehabilitación”, dijo Dinapole.

“Las aves se empiezan a liberar en el verano porque es la época en que ellos empiezan a reproducirse y donde hay más alimentos para ellos y el clima es benevolente”, explicó sobre el procedimiento que realizaron ayer. El copete rojo, la reina mora y el picahueso son otras de las especies que rescatan. También tienen dos águilas coronadas, que serán liberadas en noviembre. La mayoría de ellos, suelen tener pésimas condiciones de salud cuando llegan al refugio. “De diez animales que vienen, sobreviven dos. El resto se muere por el stress, calor o frío”, remarcó.

 En el caso de los cardenales, Dinapole dijo que piden hasta 5 mil pesos fuera de San Luis y son vendidos a otras provincias e incluso países. Los machos son los preferidos, por su canto y la vistosidad de su plumaje.

Los cazadores se suelen valer de un “llamador”, otro cardenal macho capturado por ellos, que canta y atrae a otros machos, que se acercan cuando ven invadidos sus territorios. Hay verdaderos expertos en el tráfico y también vecinos con casi nula conciencia ambiental. “A veces hay traficantes de otras provincias que no los agarran sino que van a los campos, convencen a los lugareños, que suelen ser humildes y por cien pesos por ave, recolectan decenas”, explicó Dinapole.

“Las aves representan el 90% de los animales que entran el centro de conservación”, amplió su compañera Tessaro. “Una persona de Santa Fe fue encontrada con 300 aves el año pasado. Pero si te ponés a buscar en Facebook, hay grupos de compraventa de aves y nos ha pasado que vamos a decomisar y  nos dicen  'nosotros amamos a los pájaros' ¿Por qué los tienen en jaulas tan chicas? ¿Me vas decir que les gusta ese animal? Es medio retorcido, le gustan los animales pero los tienen encerrados”, dio como ejemplo la bióloga.

El Centro de Conservación de la Vida Silvestre de La Florida fue donde los especímenes mendocinos se recuperaron y recibe a otros animales de La Rioja y San Juan. El espacio de los “jaulones”, donde se rehabilitan son los más amplios de la región, al punto de que las autoridades firmaron un convenio de conservación de aves rapaces y curan a águilas coronadas, también en extinción, de todo el país.

En el campo del filántropo estanciero se soltó a los cardenales, por separado o en parejas ya formadas. Todas tuvieron el mismo comportamiento. Algo de titubeo en un principio, pero luego se alejaban al primer árbol que veían. Dinapole explicó que esto se hace dado que los machos son ferozmente territoriales. Soltar a los 15 de una sola vez, sólo habría provocado problemas entre los ejemplares. Su nuevo hogar será un campo compartido con decenas de vacas, algo árido pero con abundante vegetación.

Aves Argentinas es una ONG que colabora en todo el país por la preservación de estos animales desde hace más de 100 años  y lleva adelante un proyecto de investigación junto a María Sol Domínguez, de la Universidad de Buenos Aires, que permitirá saber más del comportamiento de los cardenales amarillos. En la liberación que se llevó adelante en San Luis, se le instalaron a nueve aves unos radiotransmisores, para ver cómo se comportan entre sí, qué distancias recorren y cómo se adaptan. “Es la primera vez que se ponen transmisores de radio (en esta especie)”, afirmó Rocío Delapido, de la ONG. “Tenemos las frecuencias cargadas en un equipo y cuando estamos cerca de ellas, se activa la señal. Tienen un peso específico que hace que no le generen ninguna molestia y un hilo especial de teflón, que pasado el tiempo, se cae. El aparato puede durar es un año, y el monitoreo en este caso, al ser la batería mas chica, es de 90 días”, detalló.

Además, a partir de la investigación que dirige Domínguez se extrajo sangre de los cardenales. Su teoría sostiene que tienen distintos perfiles genéticos y que de acuerdo al grupo al que pertenezcan, habitan distintas zonas. Los que fueron liberados en San Luis compartían el mismo perfil, al igual que otros que fueron soltados hace poco en La Pampa.

La conservación del cardenal depende claramente de varias organizaciones en conjunto. Tal fue el caso del Departamento de Fauna Silvestre de la Dirección de Recursos Naturales de la provincia de Mendoza, que formó parte del procedimiento de ayer. “Nos interesaba participar ya que algunos de estos animales son de Mendoza. La relación ha sido fructífera y empezaremos a trabajar en controles fronterizos para reducir el tráfico de animales”, afirmó Adrían Gorringo jefe del departamento.

 ¿Por qué es importante cuidar la población de cardenales, que se estima en una población que no supera los 3.000 en todo el país? “En el caso del cardenal amarillo, la mayoría del tiempo se los captura para que sean mascotas. Es nuestra responsabilidad, como seres humanos evitar que se extingan. Todas las especies cumplen un rol en la naturaleza, los cardenales son semilleros, por ejemplo. Tienen una importancia y se los saca a una estructura a la que pertenecen. No sabemos qué impacto pueden tener en un ambiente que, sin diversidad biológica, es un ambiente enfermo”, concluyó Delapido, en el encuentro que se llevó adelante en tierras puntanas, en búsqueda de la conservación de los pájaros amarillos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Liberan a 15 cardenales amarillos recuperados del contrabando ilegal

Son de San Luis y Mendoza y su comportamiento será estudiado. Se rehabilitaron en la reserva de La Florida.

Sin ataduras. Los pájaros vivirán en un campo de san luis. participaron órganos gubernamentales, ONGs y aficionados. Fotos : Ministerio de medio ambiente, campo y producción.

Casi con timidez, un cardenal amarillo asomó su cabeza por la compuerta de una jaula cubierta con una tela verde. Notó a su alrededor el cielo azul y la vegetación y echó a volar. El ave, en peligro de extinción, fue liberado junto a otros 14 ejemplares, en un campo privado de San Luis, luego de meses de recuperarse en el Centro de Conservación de la Vida Silvestre de La Florida. Fueron incautadas en diversos procedimientos de la Policía, tanto de San Luis como de Mendoza. En aquellos rescates, a algunas les faltaban las plumas y otras no podían volar del miedo que tenían. Habían sido capturadas por cazadores, que comerciaban con ellas a través de las provincias. Ayer fueron libres, gracias a un trabajo conjunto del Ministerio de Medioambiente, Campo y Producción de la Provincia, la ONG Aves Argentinas, la Dirección de Recursos Naturales del gobierno mendocino y el estanciero que ofreció su campo para albergarlos, y que para resguardarlos de los traficantes, se mantendrá en reserva en este artículo.

Florencia Tessaro y Lara Dinapole, ambas biólogas que hace 10 años trabajan en la cartera medioambiental de la provincia, y que actualmente forman parte del equipo técnico del Programa  de Biodiversidad, indicaron que el tráfico de animales es una lucha constante que deben afrontar en tierras puntanas y lograr que las especies sobrevivan, no es algo fácil. “Desde el gobierno tenemos un centro de rescate (en la reserva), donde se los medica, entran en cuarentena y pasan a rehabilitación”, dijo Dinapole.

“Las aves se empiezan a liberar en el verano porque es la época en que ellos empiezan a reproducirse y donde hay más alimentos para ellos y el clima es benevolente”, explicó sobre el procedimiento que realizaron ayer. El copete rojo, la reina mora y el picahueso son otras de las especies que rescatan. También tienen dos águilas coronadas, que serán liberadas en noviembre. La mayoría de ellos, suelen tener pésimas condiciones de salud cuando llegan al refugio. “De diez animales que vienen, sobreviven dos. El resto se muere por el stress, calor o frío”, remarcó.

 En el caso de los cardenales, Dinapole dijo que piden hasta 5 mil pesos fuera de San Luis y son vendidos a otras provincias e incluso países. Los machos son los preferidos, por su canto y la vistosidad de su plumaje.

Los cazadores se suelen valer de un “llamador”, otro cardenal macho capturado por ellos, que canta y atrae a otros machos, que se acercan cuando ven invadidos sus territorios. Hay verdaderos expertos en el tráfico y también vecinos con casi nula conciencia ambiental. “A veces hay traficantes de otras provincias que no los agarran sino que van a los campos, convencen a los lugareños, que suelen ser humildes y por cien pesos por ave, recolectan decenas”, explicó Dinapole.

“Las aves representan el 90% de los animales que entran el centro de conservación”, amplió su compañera Tessaro. “Una persona de Santa Fe fue encontrada con 300 aves el año pasado. Pero si te ponés a buscar en Facebook, hay grupos de compraventa de aves y nos ha pasado que vamos a decomisar y  nos dicen  'nosotros amamos a los pájaros' ¿Por qué los tienen en jaulas tan chicas? ¿Me vas decir que les gusta ese animal? Es medio retorcido, le gustan los animales pero los tienen encerrados”, dio como ejemplo la bióloga.

El Centro de Conservación de la Vida Silvestre de La Florida fue donde los especímenes mendocinos se recuperaron y recibe a otros animales de La Rioja y San Juan. El espacio de los “jaulones”, donde se rehabilitan son los más amplios de la región, al punto de que las autoridades firmaron un convenio de conservación de aves rapaces y curan a águilas coronadas, también en extinción, de todo el país.

En el campo del filántropo estanciero se soltó a los cardenales, por separado o en parejas ya formadas. Todas tuvieron el mismo comportamiento. Algo de titubeo en un principio, pero luego se alejaban al primer árbol que veían. Dinapole explicó que esto se hace dado que los machos son ferozmente territoriales. Soltar a los 15 de una sola vez, sólo habría provocado problemas entre los ejemplares. Su nuevo hogar será un campo compartido con decenas de vacas, algo árido pero con abundante vegetación.

Aves Argentinas es una ONG que colabora en todo el país por la preservación de estos animales desde hace más de 100 años  y lleva adelante un proyecto de investigación junto a María Sol Domínguez, de la Universidad de Buenos Aires, que permitirá saber más del comportamiento de los cardenales amarillos. En la liberación que se llevó adelante en San Luis, se le instalaron a nueve aves unos radiotransmisores, para ver cómo se comportan entre sí, qué distancias recorren y cómo se adaptan. “Es la primera vez que se ponen transmisores de radio (en esta especie)”, afirmó Rocío Delapido, de la ONG. “Tenemos las frecuencias cargadas en un equipo y cuando estamos cerca de ellas, se activa la señal. Tienen un peso específico que hace que no le generen ninguna molestia y un hilo especial de teflón, que pasado el tiempo, se cae. El aparato puede durar es un año, y el monitoreo en este caso, al ser la batería mas chica, es de 90 días”, detalló.

Además, a partir de la investigación que dirige Domínguez se extrajo sangre de los cardenales. Su teoría sostiene que tienen distintos perfiles genéticos y que de acuerdo al grupo al que pertenezcan, habitan distintas zonas. Los que fueron liberados en San Luis compartían el mismo perfil, al igual que otros que fueron soltados hace poco en La Pampa.

La conservación del cardenal depende claramente de varias organizaciones en conjunto. Tal fue el caso del Departamento de Fauna Silvestre de la Dirección de Recursos Naturales de la provincia de Mendoza, que formó parte del procedimiento de ayer. “Nos interesaba participar ya que algunos de estos animales son de Mendoza. La relación ha sido fructífera y empezaremos a trabajar en controles fronterizos para reducir el tráfico de animales”, afirmó Adrían Gorringo jefe del departamento.

 ¿Por qué es importante cuidar la población de cardenales, que se estima en una población que no supera los 3.000 en todo el país? “En el caso del cardenal amarillo, la mayoría del tiempo se los captura para que sean mascotas. Es nuestra responsabilidad, como seres humanos evitar que se extingan. Todas las especies cumplen un rol en la naturaleza, los cardenales son semilleros, por ejemplo. Tienen una importancia y se los saca a una estructura a la que pertenecen. No sabemos qué impacto pueden tener en un ambiente que, sin diversidad biológica, es un ambiente enfermo”, concluyó Delapido, en el encuentro que se llevó adelante en tierras puntanas, en búsqueda de la conservación de los pájaros amarillos.

Logín