eldiariodelarepublica.com
El adiós al último trovador autóctono de San Luis

Escuchanos EN VIVO!
X

El adiós al último trovador autóctono de San Luis

Florencia Divizia

El guitarrista y cantor dejó en su legado tango, bolero y folclore.  Fue un militante de la música cuyana.

El artista cuyano Hugo Sosa murió durante el mediodía de ayer, a sus 67 años, tras batallar contra un tumor cerebral.
Aunque nació en Mendoza, siempre estuvo identificado con el gen puntano. 
Comenzó a cantar y tocar la guitarra desde niño. Hugo le robaba el instrumento a su padre y, la tocaba en secreto, así desarrollo una habilidad que todos los guitarristas admiraban: tocar la guitarra con las cuerdas para diestro siendo zurdo, de esta manera, fue apodado “Zurdo” por sus colegas. 
Vivió en Buenos Aires donde defendió y difundió la música cuyana. Allí se relacionó con el mejor ambiente folclórico: Los Andariegos, Hamlet Lima Quintana, Armando Tejada Gómez, entre otros. Ése "Zurdo" joven y curtido decidió volver a su pago. 
Su carrera fue inmensa y con muchos detalles que no deben pasar desapercibidos: representó a San Luis en un festival de tonadas que se hizo en Estados Unidos, junto a Jorge “Cholo” Torres, y también fue cara de la provincia en China de la mano del tango. Era un vasto compositor, entre sus obras está “Juan de todos” en homenaje al “Búfalo” Funes. Integró el “Dúo argentino” junto al gran Ricardo “Cascarudo” Domínguez Arancibia, tuvo innumerables participaciones en el Festival de Tango de Justo Daract y fue cantante en la “Orquesta de las culturas” que dirigió Roberto Sosa en 2009. A pesar de sus dolencias integró el elenco estable de “Los Cedros” sin perder su entereza. 
Carlos Palacios de “Los de Salta” destacó: “Lo considero un excelente cantor pero también un amante del folclore a morir, aunque cantaba otros ritmos. Grabó temas míos, éramos amigos de la infancia”. 
La versatilidad de su voz era notoria. Su impronta era el folclore, pero cantaba tango y boleros a la perfección, tenía una voz muy dúctil y fue considerado un adelantado a su época, no sólo por la calidad de su voz, sino también por su repertorio. 
El guitarrista Jorge Poblete lo acompañó en varias actuaciones y con la congoja de decirle adiós a un amigo recordó: “Fue un juglar, nos ha dejado muchísimo. Tenía muchas anécdotas, era un gran músico, una gran persona y un gran cantante”. 
Por su parte Alejandro Aguilera admitió admirarlo desde niño por su forma de tocar la guitarra y destacó: “Para mi es uno de los grandes de la época de los inmensos artistas de San Luis. Sin dudar fue un referente de la música puntana junto a Alfonso y Zavala, el “Cascarudo” y Yaco Monti. Está en ese selecto lugar.” 
Julio Zalazar, vocalista de Algarroba.com, mientras le temblaba la voz dijo: “Si bien Hugo era amigo de mi papá, él se juntaba con muchos artistas jóvenes. Fue fantástico haberlo conocido, uno de nuestros discos lleva el nombre de una cueca de él que se refería a que los músicos y los cuyanos somos un producto genuino. El viejo era un grande” cerró emocionado.
Hugo Sosa ocupa un lugar privilegiado en el corazón de los puntanos. Como dice su canción “soñaba ser grande" y lo pudo lograr.  

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS

El adiós al último trovador autóctono de San Luis

El guitarrista y cantor dejó en su legado tango, bolero y folclore.  Fue un militante de la música cuyana.

El eterno Hugo Sosa cantará por siempre. Foto: Archivo.

El artista cuyano Hugo Sosa murió durante el mediodía de ayer, a sus 67 años, tras batallar contra un tumor cerebral.
Aunque nació en Mendoza, siempre estuvo identificado con el gen puntano. 
Comenzó a cantar y tocar la guitarra desde niño. Hugo le robaba el instrumento a su padre y, la tocaba en secreto, así desarrollo una habilidad que todos los guitarristas admiraban: tocar la guitarra con las cuerdas para diestro siendo zurdo, de esta manera, fue apodado “Zurdo” por sus colegas. 
Vivió en Buenos Aires donde defendió y difundió la música cuyana. Allí se relacionó con el mejor ambiente folclórico: Los Andariegos, Hamlet Lima Quintana, Armando Tejada Gómez, entre otros. Ése "Zurdo" joven y curtido decidió volver a su pago. 
Su carrera fue inmensa y con muchos detalles que no deben pasar desapercibidos: representó a San Luis en un festival de tonadas que se hizo en Estados Unidos, junto a Jorge “Cholo” Torres, y también fue cara de la provincia en China de la mano del tango. Era un vasto compositor, entre sus obras está “Juan de todos” en homenaje al “Búfalo” Funes. Integró el “Dúo argentino” junto al gran Ricardo “Cascarudo” Domínguez Arancibia, tuvo innumerables participaciones en el Festival de Tango de Justo Daract y fue cantante en la “Orquesta de las culturas” que dirigió Roberto Sosa en 2009. A pesar de sus dolencias integró el elenco estable de “Los Cedros” sin perder su entereza. 
Carlos Palacios de “Los de Salta” destacó: “Lo considero un excelente cantor pero también un amante del folclore a morir, aunque cantaba otros ritmos. Grabó temas míos, éramos amigos de la infancia”. 
La versatilidad de su voz era notoria. Su impronta era el folclore, pero cantaba tango y boleros a la perfección, tenía una voz muy dúctil y fue considerado un adelantado a su época, no sólo por la calidad de su voz, sino también por su repertorio. 
El guitarrista Jorge Poblete lo acompañó en varias actuaciones y con la congoja de decirle adiós a un amigo recordó: “Fue un juglar, nos ha dejado muchísimo. Tenía muchas anécdotas, era un gran músico, una gran persona y un gran cantante”. 
Por su parte Alejandro Aguilera admitió admirarlo desde niño por su forma de tocar la guitarra y destacó: “Para mi es uno de los grandes de la época de los inmensos artistas de San Luis. Sin dudar fue un referente de la música puntana junto a Alfonso y Zavala, el “Cascarudo” y Yaco Monti. Está en ese selecto lugar.” 
Julio Zalazar, vocalista de Algarroba.com, mientras le temblaba la voz dijo: “Si bien Hugo era amigo de mi papá, él se juntaba con muchos artistas jóvenes. Fue fantástico haberlo conocido, uno de nuestros discos lleva el nombre de una cueca de él que se refería a que los músicos y los cuyanos somos un producto genuino. El viejo era un grande” cerró emocionado.
Hugo Sosa ocupa un lugar privilegiado en el corazón de los puntanos. Como dice su canción “soñaba ser grande" y lo pudo lograr.  

Logín