eldiariodelarepublica.com
Afirman que en la ciudad, un 30% de la basura es reciclable

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Afirman que en la ciudad, un 30% de la basura es reciclable

El Municipio capitalino aplica la separación de residuos en edificios, hoteles, en la ex terminal y en el barrio Jardín San Luis.

Con el nuevo sistema de clasificación de la basura domiciliaria entre lo que es reutilizable y lo que no, el Municipio de San Luis contabilizó que el 30 por ciento es material reciclable. Así lo indicó el director de Recolección de Residuos, Aldo Pérez, quien sostuvo que la clasificación de los desechos tuvo una buena recepción entre los vecinos puntanos. Actualmente, sólo funciona en tres puntos: para los edificios y hoteles que están ubicados dentro de las cuatro avenidas, en la zona de la ex terminal y en el barrio Jardín San Luis, en los Centros de Gestión Municipal (CGM).

Desde hace casi tres semanas, la recolección se realiza en la puerta de los domicilios y también hay "puntos verdes" donde la gente puede acercarse a depositarlos si así lo desea. La diferenciación y clasificación de los deshechos es cartón, vidrio, botellas plásticas, latas de aluminio y elementos de metal. La recolección se realiza de manera diferenciada de aquella basura no apta para el reciclaje.

"El promedio de basura por persona es de 800 gramos, por lo que en una familia tipo de cuatro integrantes serían unos 3,2 kilos, de los cuales sólo uno es material reciclable", afirmó Pérez, quien agregó que el retiro de los residuos es durante toda la semana: lunes, miércoles y viernes desde la calle Junín hacia el sur; mientras que los martes y jueves, hacia el norte. "El horario para los edificios es de 14 a 20 y en los barrios de 7 a 14", dijo.

La separación de residuos continuará siendo voluntaria para los CGM, al igual que en los edificios y hoteles, con la excepción que luego de un tiempo prudencial, para ese segundo grupo se estudia la regulación a través de legislación, lo que incluiría multas para quienes no cumplan.

"La idea es extenderlo al resto de la ciudad porque no es muy complejo de aplicar. Hay mucha gente que colabora y traslada las bolsas con residuos hasta los 'puntos verdes' porque antes no tenía dónde depositarlas. Hay un cambio cultural importante a favor de la sustentabilidad", señaló Pérez.

 

A colaboración del vecino

En una recorrida que realizó El Diario de la República por la zona de la ex terminal de ómnibus, los comerciantes mostraron distintas posiciones en relación a la separación de desechos.

Entre los que sí se sumó a separar los residuos fue Hugo Durán el propietario de una carnicería ubicada sobre la avenida España (entre las calles San Martín y Rivadavia), que acumula principalmente cartón y envases de vidrio.

"Me pareció que es una buena idea porque lleva el mismo tiempo que juntar la basura común, uno mientras va limpiando pone las cosas en bolsas separadas. Como máximo tiro dos o tres paquetes por semana", dijo el hombre, quien se mostró entusiasmado de contribuir al medio ambiente.

La cooperación tuvo sus reparos en un hotel ubicado sobre la calle Estado de Israel, donde la recepcionista aseguró para la cantidad de basura que generan los visitantes, es imposible la clasificación y separación de lo reciclable.

"Es una tarea que en nuestro caso demanda tiempo, deberíamos contar con otra persona que se encargue de eso", sostuvo la mujer, quien añadió que continúa utilizando el sistema tradicional de descarte de los residuos.

Al consultar en otros negocios, los empleados dijeron que por el tipo de rubro como, por ejemplo, heladería y tienda de ropa; tampoco cambiaron el hábito al armar las bolsas de basura. En el primer caso, porque descartan principalmente cartón, que lo entregan a recolectores particulares; mientras que con la vestimenta casi no generan desechos.

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Afirman que en la ciudad, un 30% de la basura es reciclable

El Municipio capitalino aplica la separación de residuos en edificios, hoteles, en la ex terminal y en el barrio Jardín San Luis.

Para reciclar. En los "puntos verdes", los vecinos pueden desechar plástico, metal, cartón, papel y vidrio, todo por separado. Foto: Nicolás Varvara

Con el nuevo sistema de clasificación de la basura domiciliaria entre lo que es reutilizable y lo que no, el Municipio de San Luis contabilizó que el 30 por ciento es material reciclable. Así lo indicó el director de Recolección de Residuos, Aldo Pérez, quien sostuvo que la clasificación de los desechos tuvo una buena recepción entre los vecinos puntanos. Actualmente, sólo funciona en tres puntos: para los edificios y hoteles que están ubicados dentro de las cuatro avenidas, en la zona de la ex terminal y en el barrio Jardín San Luis, en los Centros de Gestión Municipal (CGM).

Desde hace casi tres semanas, la recolección se realiza en la puerta de los domicilios y también hay "puntos verdes" donde la gente puede acercarse a depositarlos si así lo desea. La diferenciación y clasificación de los deshechos es cartón, vidrio, botellas plásticas, latas de aluminio y elementos de metal. La recolección se realiza de manera diferenciada de aquella basura no apta para el reciclaje.

"El promedio de basura por persona es de 800 gramos, por lo que en una familia tipo de cuatro integrantes serían unos 3,2 kilos, de los cuales sólo uno es material reciclable", afirmó Pérez, quien agregó que el retiro de los residuos es durante toda la semana: lunes, miércoles y viernes desde la calle Junín hacia el sur; mientras que los martes y jueves, hacia el norte. "El horario para los edificios es de 14 a 20 y en los barrios de 7 a 14", dijo.

La separación de residuos continuará siendo voluntaria para los CGM, al igual que en los edificios y hoteles, con la excepción que luego de un tiempo prudencial, para ese segundo grupo se estudia la regulación a través de legislación, lo que incluiría multas para quienes no cumplan.

"La idea es extenderlo al resto de la ciudad porque no es muy complejo de aplicar. Hay mucha gente que colabora y traslada las bolsas con residuos hasta los 'puntos verdes' porque antes no tenía dónde depositarlas. Hay un cambio cultural importante a favor de la sustentabilidad", señaló Pérez.

 

A colaboración del vecino

En una recorrida que realizó El Diario de la República por la zona de la ex terminal de ómnibus, los comerciantes mostraron distintas posiciones en relación a la separación de desechos.

Entre los que sí se sumó a separar los residuos fue Hugo Durán el propietario de una carnicería ubicada sobre la avenida España (entre las calles San Martín y Rivadavia), que acumula principalmente cartón y envases de vidrio.

"Me pareció que es una buena idea porque lleva el mismo tiempo que juntar la basura común, uno mientras va limpiando pone las cosas en bolsas separadas. Como máximo tiro dos o tres paquetes por semana", dijo el hombre, quien se mostró entusiasmado de contribuir al medio ambiente.

La cooperación tuvo sus reparos en un hotel ubicado sobre la calle Estado de Israel, donde la recepcionista aseguró para la cantidad de basura que generan los visitantes, es imposible la clasificación y separación de lo reciclable.

"Es una tarea que en nuestro caso demanda tiempo, deberíamos contar con otra persona que se encargue de eso", sostuvo la mujer, quien añadió que continúa utilizando el sistema tradicional de descarte de los residuos.

Al consultar en otros negocios, los empleados dijeron que por el tipo de rubro como, por ejemplo, heladería y tienda de ropa; tampoco cambiaron el hábito al armar las bolsas de basura. En el primer caso, porque descartan principalmente cartón, que lo entregan a recolectores particulares; mientras que con la vestimenta casi no generan desechos.

 

 

Logín