eldiariodelarepublica.com
Alberto Rodríguez Saá participó de la beatificación de la Madre Catalina

Escuchanos EN VIVO!
X

Alberto Rodríguez Saá participó de la beatificación de la Madre Catalina

El Gobernador de San Luis fue invitado a la ceremonia de la fundadora de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, quien era su tía abuela. 

Alberto Rodríguez Saá participó esta mañana de la beatificación de la Madre Catalina de María Rodríguez, su tía abuela. La ceremonia se desarrolló en Córdoba, donde fue invitado especialmente por los organizadores en carácter de familiar.

"El nombre de Catalina era muy común en mi familia. Estuvo en San Luis cuando fundó las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús", dijo Alberto en declaraciones a Cadena 3. Y agregó: "Mi familia le dio y recibió afecto de ella, por eso el recuerdo". 

Este sábado, el enviado del Papa Francisco, cardenal Ángelo Amato, declaró oficialmente beata a la madre Catalina de María Rodríguez, ante una multitudinaria participación de fieles. También asistieron el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, el diputado nacional, José Luis Gioja y la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, entre otras autoridades políticas y de la Iglesia.

El cardenal Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano, dio lectura al Decreto Papal que, con fecha 18 de noviembre de 2017, destaca que Catalina de María es un “ejemplo ardiente del amor a Cristo y del servicio hacia los hermanos más necesitados”, y que “sea llamada beata de ahora en adelante”.

Asimismo el instrumento papal establece que la fiesta de la nueva beata cordobesa será el 27 de noviembre de cada año.

La ceremonia religiosa se extenderá hasta las 12 en el predio del Centro Cívico del Bicentenario Brigadier General Juan Bautista Bustos, en la zona céntrica de la ciudad de Córdoba.

¿Quién fue Madre Catalina?

Madre Catalina nació en Córdoba con el nombre de Josefina Saturnina Rodríguez el 27 de noviembre de 1823. Aunque, por las presiones de la época, en 1852 se casó con el coronel Manuel Antonio Zavalía, su vocación religiosa se había manifestado a muy temprana edad, a partir de su participación en los Ejercicios Espirituales dirigidos por los sacerdotes de la Compañía de Jesús y nunca se apagó. Producto de su matrimonio tuvo una única hija que murió a los pocos días de nacer y adoptó como propios los dos hijos de su marido, fruto de un matrimonio anterior.

En 1865, luego de fallecer el coronel Zavalía, en una de las visitas al Santísimo, sintió muy clara su misión, según cuenta en sus memorias: “edificar una casa de Ejercicios, y formar una comunidad de señoras que estuviesen al servicio de ella (...) que observaríamos las Reglas del Instituto de San Ignacio, enseñaríamos la Doctrina los Domingos a las niñas, y asilaríamos a esas mujeres que se llevan a los Ejercicios casi por fuerza y después de concluidos estos (...) causa pena verlas volver a los mismos peligros...”

En esta difícil tarea que le iba a llevar 7 largos años concretar, recibió el apoyo y enseñanza de su amigo, Santo Gabriel Brochero. Así, el 29 de setiembre de 1872, una pequeña comunidad comenzaba sus ejercicios espirituales y con ellos se iniciaba la fundación de una familia religiosa que desde entonces y hasta nuestros días es un centro de espiritualidad y de comprometida acción apostólica: la congregación de Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús.

El 15 de marzo de 1895 se realizó formalmente la inauguración del Instituto San Luis Gonzaga, el primer colegio católico de la Provincia de San Luis. Madre Catalina falleció el 5 de abril de 1896.

“Vivió 48 años como laica y sólo 24 como religiosa”, dice la hermana Silvia Somaré sobre la vida de esta mujer tan especial. Luego de vivir como laica eligió fundar una congregación, la primera de mujeres no orientada a la vida contemplativa. “Quería ser como los jesuitas, pero en mujer”, sintetiza la Hermana Silvia en el libro que plasma la obra de Madre Catalina, “La historia en manos de transgresoras”.

La obra de Madre Catalina, entrañable amiga de otro gran religioso, San Cura Brochero, ha llegado muy lejos. Actualmente las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús (Argentina) tienen actividades y misiones en Argentina, Chile, España y Benín en África. Trabajan con menores en riesgo en los Hogares que existen en los pueblos originarios, con los wichis y en la Isla de Pascua con los Rapa Nui, además de las distintas etnias africanas. También en Colegios y Casas de Ejercicios Espirituales, siendo la de Villa Cura Brochero, la gran herencia y tesoro más preciado.

 

 

 

 

 

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS

Alberto Rodríguez Saá participó de la beatificación de la Madre Catalina

El Gobernador de San Luis fue invitado a la ceremonia de la fundadora de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, quien era su tía abuela. 

Alberto en el palco junto al gobernador Schiaretti y al diputado nacional, José Luis Gioja.

Alberto Rodríguez Saá participó esta mañana de la beatificación de la Madre Catalina de María Rodríguez, su tía abuela. La ceremonia se desarrolló en Córdoba, donde fue invitado especialmente por los organizadores en carácter de familiar.

"El nombre de Catalina era muy común en mi familia. Estuvo en San Luis cuando fundó las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús", dijo Alberto en declaraciones a Cadena 3. Y agregó: "Mi familia le dio y recibió afecto de ella, por eso el recuerdo". 

Este sábado, el enviado del Papa Francisco, cardenal Ángelo Amato, declaró oficialmente beata a la madre Catalina de María Rodríguez, ante una multitudinaria participación de fieles. También asistieron el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, el diputado nacional, José Luis Gioja y la vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, entre otras autoridades políticas y de la Iglesia.

El cardenal Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano, dio lectura al Decreto Papal que, con fecha 18 de noviembre de 2017, destaca que Catalina de María es un “ejemplo ardiente del amor a Cristo y del servicio hacia los hermanos más necesitados”, y que “sea llamada beata de ahora en adelante”.

Asimismo el instrumento papal establece que la fiesta de la nueva beata cordobesa será el 27 de noviembre de cada año.

La ceremonia religiosa se extenderá hasta las 12 en el predio del Centro Cívico del Bicentenario Brigadier General Juan Bautista Bustos, en la zona céntrica de la ciudad de Córdoba.

¿Quién fue Madre Catalina?

Madre Catalina nació en Córdoba con el nombre de Josefina Saturnina Rodríguez el 27 de noviembre de 1823. Aunque, por las presiones de la época, en 1852 se casó con el coronel Manuel Antonio Zavalía, su vocación religiosa se había manifestado a muy temprana edad, a partir de su participación en los Ejercicios Espirituales dirigidos por los sacerdotes de la Compañía de Jesús y nunca se apagó. Producto de su matrimonio tuvo una única hija que murió a los pocos días de nacer y adoptó como propios los dos hijos de su marido, fruto de un matrimonio anterior.

En 1865, luego de fallecer el coronel Zavalía, en una de las visitas al Santísimo, sintió muy clara su misión, según cuenta en sus memorias: “edificar una casa de Ejercicios, y formar una comunidad de señoras que estuviesen al servicio de ella (...) que observaríamos las Reglas del Instituto de San Ignacio, enseñaríamos la Doctrina los Domingos a las niñas, y asilaríamos a esas mujeres que se llevan a los Ejercicios casi por fuerza y después de concluidos estos (...) causa pena verlas volver a los mismos peligros...”

En esta difícil tarea que le iba a llevar 7 largos años concretar, recibió el apoyo y enseñanza de su amigo, Santo Gabriel Brochero. Así, el 29 de setiembre de 1872, una pequeña comunidad comenzaba sus ejercicios espirituales y con ellos se iniciaba la fundación de una familia religiosa que desde entonces y hasta nuestros días es un centro de espiritualidad y de comprometida acción apostólica: la congregación de Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús.

El 15 de marzo de 1895 se realizó formalmente la inauguración del Instituto San Luis Gonzaga, el primer colegio católico de la Provincia de San Luis. Madre Catalina falleció el 5 de abril de 1896.

“Vivió 48 años como laica y sólo 24 como religiosa”, dice la hermana Silvia Somaré sobre la vida de esta mujer tan especial. Luego de vivir como laica eligió fundar una congregación, la primera de mujeres no orientada a la vida contemplativa. “Quería ser como los jesuitas, pero en mujer”, sintetiza la Hermana Silvia en el libro que plasma la obra de Madre Catalina, “La historia en manos de transgresoras”.

La obra de Madre Catalina, entrañable amiga de otro gran religioso, San Cura Brochero, ha llegado muy lejos. Actualmente las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús (Argentina) tienen actividades y misiones en Argentina, Chile, España y Benín en África. Trabajan con menores en riesgo en los Hogares que existen en los pueblos originarios, con los wichis y en la Isla de Pascua con los Rapa Nui, además de las distintas etnias africanas. También en Colegios y Casas de Ejercicios Espirituales, siendo la de Villa Cura Brochero, la gran herencia y tesoro más preciado.

 

 

 

 

 

Logín