eldiariodelarepublica.com
Dos alumnos de la FICA subieron al podio de la robótica argentina

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Dos alumnos de la FICA subieron al podio de la robótica argentina

Crearon un pequeño auto que se mueve en diferentes direcciones controlado por una computadora.

Cuando Andrés Rodríguez y Alexis Silva viajaron a Córdoba para participar de la Jornada Argentina de Robótica, no imaginaban que volverían con un logro entre las manos. Los chicos son estudiantes de la Facultad de Ingenierías y Ciencias Agropecuarias (FICA) y concurrieron al congreso para exhibir el proyecto que realizaron durante seis meses en el Laboratorio de Mecatrónica. Pero mientras estaban en la muestra, se llevaron la sorpresa de que la exposición era en realidad una competencia. Y mal no les fue: se quedaron con el segundo puesto de un encuentro que aglutina a investigadores y desarrolladores de todo el país.

"Fue un poco inesperado", arrancó a contar Andrés, un daractense de 29 años que cursa el quinto año de ingeniería electromecánica. "Creíamos que teníamos que estar en el stand y atender las dudas de los visitantes, pero en un momento nos llamaron y nos dijeron que teníamos cinco minutos para disertar frente a un jurado. Nos quedamos sorprendidos, pero no fue muy difícil porque sólo tuvimos que contar lo que habíamos hecho", completó Alexis, mercedino de 23 años, alumno de los últimos tramos de la carrera de ingeniería mecatrónica.

Si bien cursan diferentes carreras, los jóvenes se conocieron al compartir varias materias de la currícula. Desde mayo, decidieron ingresar como pasantes al laboratorio que funciona en la facultad, en el que docentes y alumnos realizan investigaciones y desarrollos desde hace diecisiete años.

Lo que presentaron en Córdoba, y que les permitió subir al segundo escalón del podio, es justamente el proyecto en el que trabajan juntos desde entonces: un prototipo de un robot omnidireccional, con forma de auto, que es controlado a través de una computadora. 

"Una de las propuestas que teníamos era desarrollar un robot móvil para tareas de posicionamiento y ubicación en el espacio. La pasantía de Alexis consistió en desarrollar todo el prototipo, desde montar las ruedas hasta hacer los motores. A Andrés le correspondió desarrollar el protocolo de comunicación para controlar el autito por la computadora", explicó Luis Ávila, uno de los dos profesores adjuntos que guían a los chicos en el laboratorio.

Así, después de investigar sobre este tipo de tecnología, Silva tuvo la tarea de armar el esqueleto del pequeño vehículo. Para ello, debió diseñar las piezas que no tenían, con una impresora 3D. "Utilizamos ruedas Mecanum o tipo suecas, que tienen la particularidad de permitirle al auto girar sobre su eje, y hacer movimientos frontales, laterales y a 45 grados. Con una buena programación, podés hacer cualquier tipo de trayectoria", explicó.

A Rodríguez le tocó hacer que el dispositivo se mueva. Para ello utilizó un Sistema Operativo Robótico llamado ROS por sus siglas en inglés. "Es una herramienta que se hizo popular en los últimos años y se ha impuesto en las investigaciones y en la industria. Es muy difícil de aprender a manejar y en Argentina todavía no está muy implementada", contó. Con el programa, el muchacho logró darle órdenes al robot con las distintas letras del teclado. "Una tecla, por ejemplo, da la orden de movimiento en cierta dirección. Si yo mantengo presionada otra tecla puede acelerar o desacelerar. Entonces da un doble control, de dirección y velocidad", graficó.

El uso de ese sistema operativo y el tipo de ruedas son los dos factores que los estudiantes creen que más hicieron llamar la atención del jurado y de sus competidores.

Guillermo Larregay, el otro docente que tutela el proyecto, sostuvo que el dispositivo todavía tiene mucho más por desarrollar. "Si los muchachos quieren van a seguir mejorando del robot. Pueden hacer mapeos de entornos, evitar choques, tiene mucho potencial", valoró.

Los alumnos y los docentes coincidieron en que el logro es un estímulo para continuar con esa investigación y las otras que hay en el laboratorio. "Nuestra motivación para entrar al laboratorio siempre fue aprender algo más fuera de lo curricular de las carreras. Pero que haya recibido el reconocimiento de otra gente, ayuda y estimula", expresó Andrés. Alexis también lo catalogó como un impulso. "Te da una perspectiva de cómo estás con respecto a otras universidades, porque uno siempre tiene esa inseguridad de saber si estaremos encaminados, Esto nos muestra que vamos bien, pero que hay que seguir trabajando", concluyó.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Dos alumnos de la FICA subieron al podio de la robótica argentina

Crearon un pequeño auto que se mueve en diferentes direcciones controlado por una computadora.

Felices los 4. Alexis Silva y Andrés Rodríguez (al centro) son pasantes del laboratorio de mecatrónica. Luis Ávila y Guillermo Larregay (costados) son sus profesores. Fotos: Héctor Portela.

Cuando Andrés Rodríguez y Alexis Silva viajaron a Córdoba para participar de la Jornada Argentina de Robótica, no imaginaban que volverían con un logro entre las manos. Los chicos son estudiantes de la Facultad de Ingenierías y Ciencias Agropecuarias (FICA) y concurrieron al congreso para exhibir el proyecto que realizaron durante seis meses en el Laboratorio de Mecatrónica. Pero mientras estaban en la muestra, se llevaron la sorpresa de que la exposición era en realidad una competencia. Y mal no les fue: se quedaron con el segundo puesto de un encuentro que aglutina a investigadores y desarrolladores de todo el país.

"Fue un poco inesperado", arrancó a contar Andrés, un daractense de 29 años que cursa el quinto año de ingeniería electromecánica. "Creíamos que teníamos que estar en el stand y atender las dudas de los visitantes, pero en un momento nos llamaron y nos dijeron que teníamos cinco minutos para disertar frente a un jurado. Nos quedamos sorprendidos, pero no fue muy difícil porque sólo tuvimos que contar lo que habíamos hecho", completó Alexis, mercedino de 23 años, alumno de los últimos tramos de la carrera de ingeniería mecatrónica.

Si bien cursan diferentes carreras, los jóvenes se conocieron al compartir varias materias de la currícula. Desde mayo, decidieron ingresar como pasantes al laboratorio que funciona en la facultad, en el que docentes y alumnos realizan investigaciones y desarrollos desde hace diecisiete años.

Lo que presentaron en Córdoba, y que les permitió subir al segundo escalón del podio, es justamente el proyecto en el que trabajan juntos desde entonces: un prototipo de un robot omnidireccional, con forma de auto, que es controlado a través de una computadora. 

"Una de las propuestas que teníamos era desarrollar un robot móvil para tareas de posicionamiento y ubicación en el espacio. La pasantía de Alexis consistió en desarrollar todo el prototipo, desde montar las ruedas hasta hacer los motores. A Andrés le correspondió desarrollar el protocolo de comunicación para controlar el autito por la computadora", explicó Luis Ávila, uno de los dos profesores adjuntos que guían a los chicos en el laboratorio.

Así, después de investigar sobre este tipo de tecnología, Silva tuvo la tarea de armar el esqueleto del pequeño vehículo. Para ello, debió diseñar las piezas que no tenían, con una impresora 3D. "Utilizamos ruedas Mecanum o tipo suecas, que tienen la particularidad de permitirle al auto girar sobre su eje, y hacer movimientos frontales, laterales y a 45 grados. Con una buena programación, podés hacer cualquier tipo de trayectoria", explicó.

A Rodríguez le tocó hacer que el dispositivo se mueva. Para ello utilizó un Sistema Operativo Robótico llamado ROS por sus siglas en inglés. "Es una herramienta que se hizo popular en los últimos años y se ha impuesto en las investigaciones y en la industria. Es muy difícil de aprender a manejar y en Argentina todavía no está muy implementada", contó. Con el programa, el muchacho logró darle órdenes al robot con las distintas letras del teclado. "Una tecla, por ejemplo, da la orden de movimiento en cierta dirección. Si yo mantengo presionada otra tecla puede acelerar o desacelerar. Entonces da un doble control, de dirección y velocidad", graficó.

El uso de ese sistema operativo y el tipo de ruedas son los dos factores que los estudiantes creen que más hicieron llamar la atención del jurado y de sus competidores.

Guillermo Larregay, el otro docente que tutela el proyecto, sostuvo que el dispositivo todavía tiene mucho más por desarrollar. "Si los muchachos quieren van a seguir mejorando del robot. Pueden hacer mapeos de entornos, evitar choques, tiene mucho potencial", valoró.

Los alumnos y los docentes coincidieron en que el logro es un estímulo para continuar con esa investigación y las otras que hay en el laboratorio. "Nuestra motivación para entrar al laboratorio siempre fue aprender algo más fuera de lo curricular de las carreras. Pero que haya recibido el reconocimiento de otra gente, ayuda y estimula", expresó Andrés. Alexis también lo catalogó como un impulso. "Te da una perspectiva de cómo estás con respecto a otras universidades, porque uno siempre tiene esa inseguridad de saber si estaremos encaminados, Esto nos muestra que vamos bien, pero que hay que seguir trabajando", concluyó.

Logín