eldiariodelarepublica.com
Transporte: tres empresas denunciaron a la Municipalidad de San Luis

Escuchanos EN VIVO!
X

Transporte: tres empresas denunciaron a la Municipalidad de San Luis

Panamericana, Sol Bus y Polo dicen que abordaron a choferes y pasajeros que vienen de La Punta y Juana Koslay. La Provincia estudia las presentaciones de cada compañía; confirmaron que los recorridos no cambiarán.

En coincidencia con sus pasajeros de todos los días y en pos de mantener su servicio sin sobresaltos ni complicaciones, tres empresas que cumplen con el traslado interurbano de gente desde La Punta, Juana Koslay, Potrero de los Funes, El Trapiche y El Volcán hacia esta capital denunciaron a la Municipalidad de San Luis ante la Secretaría de Transporte de la Provincia a raíz de los controles a los que fueron sometidos varios de sus micros y numerosos usuarios en los últimos días. 

Según los escritos que firmaron los gerentes y propietarios de Polo, Panamericana SRL y Sol Bus, las inspecciones a cargo de personal de la Comuna capitalina se realizaron fuera de toda competencia ya que el municipio -por tratarse de un transporte interurbano- no tiene injerencia alguna para revisar horarios, frecuencias y mucho menos pedir los boletos a la gente que viaja en los coches.

Según fuentes gubernamentales, las denuncias ya fueron recibidas por funcionarios de la Secretaría de Transporte, que analiza su contenido y atenderá los reclamos de las compañías. También observan los reclamos de los usuarios.

Igualmente, al margen de las exposiciones de las empresas, inspectores de la cartera estatal habían constatado el proceder indebido de sus colegas capitalinos e incluso -en una oportunidad- les impidieron que cumplieran una de sus revisiones ya que ese proceder excedía su competencia.

En su denuncia, el representante de Sol Bus indicó que "los operativos de la Municipalidad de San Luis comenzaron el 21 de noviembre.

Durante esos controles los inspectores impidieron que ascendieran pasajeros en las paradas céntricas e incluso no dejaron que la gente bajara de los coches en esas mismas paradas, afectando la prestación del servicio en perjuicio de los usuarios", destaca el escrito. 

En otro párrafo, el texto destacó que "personal de la empresa reclamó por el maltrato que recibieron por parte de los funcionarios municipales, malas maneras que se extendieron a los pasajeros".

Por ello, la compañía que cumple el trayecto San Luis-La Punta  pidió a la Secretaría de Transporte  que "arbitre los medios necesarios para el cese de esta situación".

Según la acusación de Panamericana SRL, el personal que responde al intendente Enrique Ponce "increpó a nuestros choferes y usuarios generando una situación irregular, en un perjuicio directo hacia nuestros usuarios", manifestó el documento firmado por su gerente.

En idéntico tono se manifestó Polo, aunque expresó además su "asombro y preocupación por las intimaciones de los inspectores de la Municipalidad de San Luis", sostiene la carta.

Al parecer, la enorme molestia de las empresas de transporte no sólo es el perjuicio hacia sus pasajeros y la demora que implica cada revisación de la documental de choferes y micros (ítems que sí puede corroborar la Comuna capitalina), sino la desorganización en los horarios y el desajuste de la frecuencia que provocan esos controles.

Según adelantaron fuentes relacionadas al sector empresario, la situación que irrita a choferes, usuarios y a propietarios es que los funcionarios capitalinos ordenan parar, en todas las vueltas, a los mismos micros y piden una y otra vez la documentación chequeada un par de horas antes. 

"Los inspectores de la Secretaría de Transporte ya dieron cuenta de esa mala intención. Parar una y otra vez al mismo micro y al mismo chofer para revisarle la documentación que ya chequeaste hace un rato es un acto de mala fe. Y el único perjudicado es el usuario", explicó a El Diario de la República una fuente gubernamental. 

Por eso, desde anteayer, la Secretaría de Transporte duplicó su cuerpo de inspectores en los tramos y paradas por las que transitan y en donde se detienen los micros interurbanos. Además de chequear frecuencias y horarios, ahora revisan que los controladores del municipio capitalino no intenten hace pie en una competencia que, aseguran, no les pertenece. 

Las denuncias de las empresas son analizadas a la par de las actas labradas por el personal de Transporte y las quejas de los pasajeros.

Estiman que se abrirá un expediente por las irregularidades.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Transporte: tres empresas denunciaron a la Municipalidad de San Luis

Panamericana, Sol Bus y Polo dicen que abordaron a choferes y pasajeros que vienen de La Punta y Juana Koslay. La Provincia estudia las presentaciones de cada compañía; confirmaron que los recorridos no cambiarán.

Vigilados. Transporte duplicó su personal para observar el accionar de los inspectores de Ponce.  Foto: Nicolás Varvara.

En coincidencia con sus pasajeros de todos los días y en pos de mantener su servicio sin sobresaltos ni complicaciones, tres empresas que cumplen con el traslado interurbano de gente desde La Punta, Juana Koslay, Potrero de los Funes, El Trapiche y El Volcán hacia esta capital denunciaron a la Municipalidad de San Luis ante la Secretaría de Transporte de la Provincia a raíz de los controles a los que fueron sometidos varios de sus micros y numerosos usuarios en los últimos días. 

Según los escritos que firmaron los gerentes y propietarios de Polo, Panamericana SRL y Sol Bus, las inspecciones a cargo de personal de la Comuna capitalina se realizaron fuera de toda competencia ya que el municipio -por tratarse de un transporte interurbano- no tiene injerencia alguna para revisar horarios, frecuencias y mucho menos pedir los boletos a la gente que viaja en los coches.

Según fuentes gubernamentales, las denuncias ya fueron recibidas por funcionarios de la Secretaría de Transporte, que analiza su contenido y atenderá los reclamos de las compañías. También observan los reclamos de los usuarios.

Igualmente, al margen de las exposiciones de las empresas, inspectores de la cartera estatal habían constatado el proceder indebido de sus colegas capitalinos e incluso -en una oportunidad- les impidieron que cumplieran una de sus revisiones ya que ese proceder excedía su competencia.

En su denuncia, el representante de Sol Bus indicó que "los operativos de la Municipalidad de San Luis comenzaron el 21 de noviembre.

Durante esos controles los inspectores impidieron que ascendieran pasajeros en las paradas céntricas e incluso no dejaron que la gente bajara de los coches en esas mismas paradas, afectando la prestación del servicio en perjuicio de los usuarios", destaca el escrito. 

En otro párrafo, el texto destacó que "personal de la empresa reclamó por el maltrato que recibieron por parte de los funcionarios municipales, malas maneras que se extendieron a los pasajeros".

Por ello, la compañía que cumple el trayecto San Luis-La Punta  pidió a la Secretaría de Transporte  que "arbitre los medios necesarios para el cese de esta situación".

Según la acusación de Panamericana SRL, el personal que responde al intendente Enrique Ponce "increpó a nuestros choferes y usuarios generando una situación irregular, en un perjuicio directo hacia nuestros usuarios", manifestó el documento firmado por su gerente.

En idéntico tono se manifestó Polo, aunque expresó además su "asombro y preocupación por las intimaciones de los inspectores de la Municipalidad de San Luis", sostiene la carta.

Al parecer, la enorme molestia de las empresas de transporte no sólo es el perjuicio hacia sus pasajeros y la demora que implica cada revisación de la documental de choferes y micros (ítems que sí puede corroborar la Comuna capitalina), sino la desorganización en los horarios y el desajuste de la frecuencia que provocan esos controles.

Según adelantaron fuentes relacionadas al sector empresario, la situación que irrita a choferes, usuarios y a propietarios es que los funcionarios capitalinos ordenan parar, en todas las vueltas, a los mismos micros y piden una y otra vez la documentación chequeada un par de horas antes. 

"Los inspectores de la Secretaría de Transporte ya dieron cuenta de esa mala intención. Parar una y otra vez al mismo micro y al mismo chofer para revisarle la documentación que ya chequeaste hace un rato es un acto de mala fe. Y el único perjudicado es el usuario", explicó a El Diario de la República una fuente gubernamental. 

Por eso, desde anteayer, la Secretaría de Transporte duplicó su cuerpo de inspectores en los tramos y paradas por las que transitan y en donde se detienen los micros interurbanos. Además de chequear frecuencias y horarios, ahora revisan que los controladores del municipio capitalino no intenten hace pie en una competencia que, aseguran, no les pertenece. 

Las denuncias de las empresas son analizadas a la par de las actas labradas por el personal de Transporte y las quejas de los pasajeros.

Estiman que se abrirá un expediente por las irregularidades.

Logín