eldiariodelarepublica.com
Vinieron de Santa Fe a Justo Daract para saber cómo hacer biodiesel

Escuchanos EN VIVO!
X

Vinieron de Santa Fe a Justo Daract para saber cómo hacer biodiesel

La familia Guarnieri produce el innovador combustible para consumo propio y también se lo venden a una empresa.

Una familia santafesina creó una fábrica de biodiésel para consumo propio luego de que uno de sus hijos se capacitara en Justo Daract para hacer el emprendimiento. El lugar donde funciona es en la comuna de San Francisco, ubicada a 30 kilómetros de Venado Tuerto. El biocombustible es producido a base de soja, que sale de su campo.

Se trata de la familia numerosa de los Guarnieri, que viven en una localidad de 416 habitantes. Hace tres años tuvieron la inquietud de armar una planta de biodiésel para fabricar su propio combustible para abastecer sus maquinas, herramientas y camiones que usan para la labor agrícola. Por supuesto, son los únicos en la zona que se autoabastecen.

Martín Guarnieri, el mayor de cinco hermanos (los otros son Marcos, Matías Mariano y Mateo), relató: "Hace más de seis años formamos Los Cuervos S.A., porque somos hinchas de San Lorenzo. Nos llevamos bien para hacer las labores en familia. Espero poder trabajar toda la vida con mis hermanos. Al comienzo armamos una fábrica de aceite y expeller de soja para la venta", destacó sobre el camino recorrido.

El mayor de los Guarnieri explicó que su formación es agrotécnica secundaria y que a la hora de encarar el proyecto no tenían referencias cercanas, por lo que vinieron a Justo Daract, donde también fabrican biodiésel para consumo propio. Allí pudieron capacitarse con información sobre los requisitos básicos para producirlo.

"La fábrica la compramos en Reconquista (Santa Fe). Podemos hacer 1.800 litros cada 8 o 10 horas, que es el tiempo para dejar que decante el biodiésel. Tiene un reactor, un calentador, un mini reactor donde se mezcla el alcohol y el metilato. El proceso es sencillo, hay que tener mucho cuidado con el aceite, porque tiene que estar bien desgomado y sin acidez, tiene que ser neutro", detalló Guarnieri.

El biodiésel que producen es a base de aceite de soja: "Procesamos la soja que sembramos nosotros, el expeller de soja que se usa como proteína base para elaborar el alimento balanceado, que luego vendemos a clientes apícolas y a los que crían ganado porcino y bovino. En cuanto al aceite, una parte va para consumo propio y el resto para venta", indicó.

En este sentido la familia Guarnieri no tiene desechos en sus producciones: "Lo único que no guardamos es el glicerol, que queda de la reacción química del aceite para que se produzca el combustible. Tiene varios usos, pero no lo estamos vendiendo. El biodiésel no perjudica al medioambiente, ni genera humo contaminante", analizó el joven productor, que dirige el negocio familiar hacía lo que demanda el futuro.

La realidad comercial que los atraviesa es que el mercado es muy pequeño, ya que producir el combustible es caro; el costo es parecido al del gasoil. "Actualmente le vendemos a una empresa de Venado Tuerto para producir coadyuvantes. Nos orientamos con los precios a través del sitio web de la Bolsa de Comercio de Rosario y luego, si busco alguna herramienta o maquinaria, consulto los sitios de venta online del agro", afirmó.

El productor planteó que tienen varios inconvenientes a la hora de producir. "Se corta la luz continuamente, cuando pasan más de tres horas sin electricidad nos afecta las prensas y los motores de la fábrica. Además pagamos cara la energía, a pesar de que la cooperativa eléctrica nos sacó un porcentaje que nos cobraban por el alumbrado público", manifestó.

Según el productor, ellos usan el combustible puro y eso no ha hecho que sus maquinas se rompan."La gente le tiene miedo al biodiésel, pero nosotros hasta ahora no hemos tenido ningún problema. El único cuidado que tenemos que tener es que si hace frío tenemos que usar algún aditivo para que no cambie la densidad, si no se pone más pesado".

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Vinieron de Santa Fe a Justo Daract para saber cómo hacer biodiesel

La familia Guarnieri produce el innovador combustible para consumo propio y también se lo venden a una empresa.

Va hacía el futuro. Parte de la materia prima que se usa para el biodiésel es el aceite de soja.

Una familia santafesina creó una fábrica de biodiésel para consumo propio luego de que uno de sus hijos se capacitara en Justo Daract para hacer el emprendimiento. El lugar donde funciona es en la comuna de San Francisco, ubicada a 30 kilómetros de Venado Tuerto. El biocombustible es producido a base de soja, que sale de su campo.

Se trata de la familia numerosa de los Guarnieri, que viven en una localidad de 416 habitantes. Hace tres años tuvieron la inquietud de armar una planta de biodiésel para fabricar su propio combustible para abastecer sus maquinas, herramientas y camiones que usan para la labor agrícola. Por supuesto, son los únicos en la zona que se autoabastecen.

Martín Guarnieri, el mayor de cinco hermanos (los otros son Marcos, Matías Mariano y Mateo), relató: "Hace más de seis años formamos Los Cuervos S.A., porque somos hinchas de San Lorenzo. Nos llevamos bien para hacer las labores en familia. Espero poder trabajar toda la vida con mis hermanos. Al comienzo armamos una fábrica de aceite y expeller de soja para la venta", destacó sobre el camino recorrido.

El mayor de los Guarnieri explicó que su formación es agrotécnica secundaria y que a la hora de encarar el proyecto no tenían referencias cercanas, por lo que vinieron a Justo Daract, donde también fabrican biodiésel para consumo propio. Allí pudieron capacitarse con información sobre los requisitos básicos para producirlo.

"La fábrica la compramos en Reconquista (Santa Fe). Podemos hacer 1.800 litros cada 8 o 10 horas, que es el tiempo para dejar que decante el biodiésel. Tiene un reactor, un calentador, un mini reactor donde se mezcla el alcohol y el metilato. El proceso es sencillo, hay que tener mucho cuidado con el aceite, porque tiene que estar bien desgomado y sin acidez, tiene que ser neutro", detalló Guarnieri.

El biodiésel que producen es a base de aceite de soja: "Procesamos la soja que sembramos nosotros, el expeller de soja que se usa como proteína base para elaborar el alimento balanceado, que luego vendemos a clientes apícolas y a los que crían ganado porcino y bovino. En cuanto al aceite, una parte va para consumo propio y el resto para venta", indicó.

En este sentido la familia Guarnieri no tiene desechos en sus producciones: "Lo único que no guardamos es el glicerol, que queda de la reacción química del aceite para que se produzca el combustible. Tiene varios usos, pero no lo estamos vendiendo. El biodiésel no perjudica al medioambiente, ni genera humo contaminante", analizó el joven productor, que dirige el negocio familiar hacía lo que demanda el futuro.

La realidad comercial que los atraviesa es que el mercado es muy pequeño, ya que producir el combustible es caro; el costo es parecido al del gasoil. "Actualmente le vendemos a una empresa de Venado Tuerto para producir coadyuvantes. Nos orientamos con los precios a través del sitio web de la Bolsa de Comercio de Rosario y luego, si busco alguna herramienta o maquinaria, consulto los sitios de venta online del agro", afirmó.

El productor planteó que tienen varios inconvenientes a la hora de producir. "Se corta la luz continuamente, cuando pasan más de tres horas sin electricidad nos afecta las prensas y los motores de la fábrica. Además pagamos cara la energía, a pesar de que la cooperativa eléctrica nos sacó un porcentaje que nos cobraban por el alumbrado público", manifestó.

Según el productor, ellos usan el combustible puro y eso no ha hecho que sus maquinas se rompan."La gente le tiene miedo al biodiésel, pero nosotros hasta ahora no hemos tenido ningún problema. El único cuidado que tenemos que tener es que si hace frío tenemos que usar algún aditivo para que no cambie la densidad, si no se pone más pesado".

Logín