eldiariodelarepublica.com
La lista de Papá Noel: un ranking de regalos originales

Escuchanos EN VIVO!
X

La lista de Papá Noel: un ranking de regalos originales

Carina Catalfamo

Falta poco para Navidad y el trineo de Papá Noel, así se financie en cuotas o con una parte del aguinaldo, debe llegar a tiempo. Por eso, nada mejor que una lista de compras salvadora que pueda orientar la búsqueda de los “ayudantes” de Santa.

Las jugueterías desbordan de opciones y siempre están los clásicos que nos aseguran una sonrisa, como las muñecas o los autitos.

Pero la idea fue armar una nómina con propuestas originales, divididas por edades. Todos los regalos del listado cumplen con tres requisitos: convierten al niño en el protagonista del juego, para que pueda usar su habilidad y creatividad a la hora de utilizarlos; se encuentran en locales de San Luis; y ocupan poco espacio o pueden plegarse o desarmarse cuando ya no se usan, porque todavía hay que pasar varias Fiestas, Reyes y cumpleaños más y el espacio de la casa siempre es el mismo. ¡A tomar nota!

Para los más pequeños de la casa

Aunque todavía no sepan qué es la Navidad, los bebés son los que más regalos reciben, porque son nuevitos en materia de festejos. Una buena alternativa es una alfombra de tela diseñada como si fuera un piano, que hace luces y sonidos según la tecla que se presione. Es suave, colorida y la excusa perfecta para dejarlos en el suelo y que empiecen a movilizarse mientras se entretienen. Con ese mismo objetivo en mente, pero en una versión más veraniega, vienen unas alfombras que tienen agua y peces de juguete que flotan adentro. El bebé puede tocarlos y moverlos, pero sin mojarse, porque el líquido está recubierto por plástico. Los precios van de $400 a $700 según el modelo.

Una opción más: bloques de encastre blandos, especiales para bebés con ganas de morder y tocar. Son del tamaño justo como para que los agarren con la mano, pero no se los traguen y la marca Disney baby tiene unos que poseen perfume.

Para chicos de entre uno y dos años

Ya se movilizan solos y quieren conocer el mundo y probar sus propias habilidades. Por eso, les vienen bien los bloques gigantes, que permiten encastrar, pero no requieren tanta precisión. Además, las piezas son del tamaño de un ladrillo, así que no hay riesgo de asfixia.

En las jugueterías se consiguen desde $500 y traen alrededor de 12 bloques.

También es la edad en la que les gusta improvisar una casita en cualquier espacio que les ofrezca un techo y del que puedan entrar y salir con facilidad, así que se pueden pasar tardes enteras en las carpas que vienen de lona o tela plástica para armar. Algunas son aptas para exterior y cuestan desde $650.

Otra opción parecida, pero un poco más costosa, son los peloteros. Hay algunos redondos de tela y otros inflables de plástico con distintas formas. Cuestan de $1.200 en adelante y antes de adquirirlos, es necesario prever el espacio, porque aunque puedan desarmarse, tienen por lo menos un metro de diámetro.

Para los que van al jardín

Existen muchas opciones para los chicos de entre 3 y 5 años, pero hay una que le da una vuelta de tuerca a las clásicas burbujas hechas con detergente. Se trata de un set que viene con el burbujero, el líquido y un par de guantes mágicos para hacer malabares con las pompas. Los entretendrá bastante, ya que hay que agarrarlas sin que se rompan. El valor es de unos $300.

Los bloques magnéticos son una buena idea, porque se pueden crear infinitas formas y nos asegura un buen rato de entretenimiento y que el juguete se usará muchas veces. La caja con 52 piezas está en $1.800.

Si la idea es ponerlos en movimiento, hay una hamaca de plástico que se pega con ventosa al suelo y permite que los chicos se balanceen a la velocidad que quieran y con diferentes movimientos. El precio es de $1.400. Si tienen afición por la música, viene un saxofón que puede tocarse soplando o en forma automática con sólo apretar las teclas. Tiene varios sonidos y canciones de demo y sale alrededor de $700.

Para los hermanos mayores

Fin de año es igual a vacaciones y mucho calor, así que Papá Noel, si bien llega muy abrigado, puede traer algunos regalos para disfrutar en el agua. Hay aros de básquet, arcos de fútbol o redes de vóley para usar en pileta, incluso, en las pelopincho. La diversión se ajusta a todos los bolsillos, ya que valen entre $250 y $500.

Para interior, puede venir bien un aparato llamado Simon Air, que es un círculo que hace luces de colores y funciona a pila. La idea es recordar secuencias de colores y repetirlas a través de tecnología de contacto.

Sirve para jugar solo o de a dos y cuesta unos $1.300. Además, a las chicas podemos sorprenderlas con una pizarra con luz, que trae diapositivas para calcar y crear diferentes diseños de princesas, y a los varones, con un minimetegol con pelota magnética. Ambas propuestas están arriba de mil pesos.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

La lista de Papá Noel: un ranking de regalos originales

Falta poco para Navidad y el trineo de Papá Noel, así se financie en cuotas o con una parte del aguinaldo, debe llegar a tiempo. Por eso, nada mejor que una lista de compras salvadora que pueda orientar la búsqueda de los “ayudantes” de Santa.

Las jugueterías desbordan de opciones y siempre están los clásicos que nos aseguran una sonrisa, como las muñecas o los autitos.

Pero la idea fue armar una nómina con propuestas originales, divididas por edades. Todos los regalos del listado cumplen con tres requisitos: convierten al niño en el protagonista del juego, para que pueda usar su habilidad y creatividad a la hora de utilizarlos; se encuentran en locales de San Luis; y ocupan poco espacio o pueden plegarse o desarmarse cuando ya no se usan, porque todavía hay que pasar varias Fiestas, Reyes y cumpleaños más y el espacio de la casa siempre es el mismo. ¡A tomar nota!

Para los más pequeños de la casa

Aunque todavía no sepan qué es la Navidad, los bebés son los que más regalos reciben, porque son nuevitos en materia de festejos. Una buena alternativa es una alfombra de tela diseñada como si fuera un piano, que hace luces y sonidos según la tecla que se presione. Es suave, colorida y la excusa perfecta para dejarlos en el suelo y que empiecen a movilizarse mientras se entretienen. Con ese mismo objetivo en mente, pero en una versión más veraniega, vienen unas alfombras que tienen agua y peces de juguete que flotan adentro. El bebé puede tocarlos y moverlos, pero sin mojarse, porque el líquido está recubierto por plástico. Los precios van de $400 a $700 según el modelo.

Una opción más: bloques de encastre blandos, especiales para bebés con ganas de morder y tocar. Son del tamaño justo como para que los agarren con la mano, pero no se los traguen y la marca Disney baby tiene unos que poseen perfume.

Para chicos de entre uno y dos años

Ya se movilizan solos y quieren conocer el mundo y probar sus propias habilidades. Por eso, les vienen bien los bloques gigantes, que permiten encastrar, pero no requieren tanta precisión. Además, las piezas son del tamaño de un ladrillo, así que no hay riesgo de asfixia.

En las jugueterías se consiguen desde $500 y traen alrededor de 12 bloques.

También es la edad en la que les gusta improvisar una casita en cualquier espacio que les ofrezca un techo y del que puedan entrar y salir con facilidad, así que se pueden pasar tardes enteras en las carpas que vienen de lona o tela plástica para armar. Algunas son aptas para exterior y cuestan desde $650.

Otra opción parecida, pero un poco más costosa, son los peloteros. Hay algunos redondos de tela y otros inflables de plástico con distintas formas. Cuestan de $1.200 en adelante y antes de adquirirlos, es necesario prever el espacio, porque aunque puedan desarmarse, tienen por lo menos un metro de diámetro.

Para los que van al jardín

Existen muchas opciones para los chicos de entre 3 y 5 años, pero hay una que le da una vuelta de tuerca a las clásicas burbujas hechas con detergente. Se trata de un set que viene con el burbujero, el líquido y un par de guantes mágicos para hacer malabares con las pompas. Los entretendrá bastante, ya que hay que agarrarlas sin que se rompan. El valor es de unos $300.

Los bloques magnéticos son una buena idea, porque se pueden crear infinitas formas y nos asegura un buen rato de entretenimiento y que el juguete se usará muchas veces. La caja con 52 piezas está en $1.800.

Si la idea es ponerlos en movimiento, hay una hamaca de plástico que se pega con ventosa al suelo y permite que los chicos se balanceen a la velocidad que quieran y con diferentes movimientos. El precio es de $1.400. Si tienen afición por la música, viene un saxofón que puede tocarse soplando o en forma automática con sólo apretar las teclas. Tiene varios sonidos y canciones de demo y sale alrededor de $700.

Para los hermanos mayores

Fin de año es igual a vacaciones y mucho calor, así que Papá Noel, si bien llega muy abrigado, puede traer algunos regalos para disfrutar en el agua. Hay aros de básquet, arcos de fútbol o redes de vóley para usar en pileta, incluso, en las pelopincho. La diversión se ajusta a todos los bolsillos, ya que valen entre $250 y $500.

Para interior, puede venir bien un aparato llamado Simon Air, que es un círculo que hace luces de colores y funciona a pila. La idea es recordar secuencias de colores y repetirlas a través de tecnología de contacto.

Sirve para jugar solo o de a dos y cuesta unos $1.300. Además, a las chicas podemos sorprenderlas con una pizarra con luz, que trae diapositivas para calcar y crear diferentes diseños de princesas, y a los varones, con un minimetegol con pelota magnética. Ambas propuestas están arriba de mil pesos.

Logín