eldiariodelarepublica.com
El plan nacional de desarme recibió 58 armas puntanas

Escuchanos EN VIVO!
X

El plan nacional de desarme recibió 58 armas puntanas

El dato anterior era de 2013, cuando la cantidad llegó a 500. A nivel nacional ese número fue 10.803.

Este año apenas 58 armas fueron entregadas en la delegación local del Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego (Desarme) que funciona desde mayo de 2011 en el Edificio Administrativo. Este número es menor al último que entregó esa dependencia para 2013, cuando se registraron 500 personas que de manera anónima llevaron algún armamento para su destrucción. Además, a la fecha, en el país el programa lleva recibidos 10.803.

Uno de los motivos de la caída de estas entregas anónimas fue la ley 26.216, sancionada en abril de 2008, y que generó la puesta en marcha de este programa. El año pasado perdió vigencia y recién a mediados de éste el Congreso aprobó una prórroga hasta diciembre de 2019. A cambio de entregar el armamento, cada persona recibe un cupón para cambiarlo por dinero en efectivo con valores que van desde los 1.200 a 3.000 pesos, según el tipo y modelo de arma entregada.

Lo que se registra al momento de la entrega es el número de serie, la marca, tipo y calibre con el fin de cotejar estos datos con los registros existentes. Toda  persona que quiera abandonar un arma debe llevarla de lunes a viernes de 9 a 12 a la oficina de la planta baja del Edificio Administrativo, ubicado en Ayacucho 945, donde se le destruyen algunas partes con una prensa hidráulica y se le aplica un precinto.

Vanina Lucchese, encargada de Difusión y Prensa de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac), dijo que “este programa está destinado a aquellas personas que tienen en su poder un arma de fuego, que puede tener una duración de unos cien años, y que muchas veces esta situación se da por herencia de algún abuelo o bisabuelo; o quizás porque la encontraron cuando hicieron alguna mudanza o la venta de una propiedad”. También recordó que existen campañas de difusión en todo el país "a través de nuestras agencias y de los medios de comunicación. Es cierto que no se están emitiendo todo el tiempo, pero con la prórroga que se logró seguirá el año que viene”.

Además citó los programas de prevención “que hace nuestra agencia con charlas abiertas a todo público en escuelas, centros comunitarios e instituciones de bien público. Y las capacitaciones que les brindamos a las policías locales de cada provincia”.  

Lucchese contó que en caso de que alguien quiera quedarse con esa arma, “debe realizar los trámites pertinentes para ser legítimo usuario que incluye un curso de aptitud para usarla, además de un certificado psicofísico como para tenerla de manera legal. Que un familiar te haya dejado, un arma no significa que la podés usar”. Además de los análisis clínicos, físicos y psicológicos la obtención de ese carnet habilitante tiene un costo de 800 pesos, tanto si es condicional o definitivo. Y también incluye la realización del trámite sucesorio judicial igual que cuando se trata de un automóvil o un inmueble.

“Si esa persona no quiere quedarse con el arma puede recurrir al Programa de Entrega Voluntaria donde no tiene que hacer ningún tipo de trámite, simplemente traerla de manera anónima y se destruye en el momento. Esto ayuda a reducir el circulante de armas en el país y también a solucionar cualquier tipo de problema futuro que se le pueda generar a esa persona, porque este plan no está destinado a los que practican caza deportiva de manera regulada o hacen prácticas en el Tiro Federal”, explicó la funcionaria.

A partir del 15 de agosto también se implementó el nuevo Sistema Único de Emisión de Certificados Psicofísicos que por el momento se aplica en CABA, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.  

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

El plan nacional de desarme recibió 58 armas puntanas

El dato anterior era de 2013, cuando la cantidad llegó a 500. A nivel nacional ese número fue 10.803.

Destrucción. Después entregadas, las armas son fundidas. Foto: NA.

Este año apenas 58 armas fueron entregadas en la delegación local del Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego (Desarme) que funciona desde mayo de 2011 en el Edificio Administrativo. Este número es menor al último que entregó esa dependencia para 2013, cuando se registraron 500 personas que de manera anónima llevaron algún armamento para su destrucción. Además, a la fecha, en el país el programa lleva recibidos 10.803.

Uno de los motivos de la caída de estas entregas anónimas fue la ley 26.216, sancionada en abril de 2008, y que generó la puesta en marcha de este programa. El año pasado perdió vigencia y recién a mediados de éste el Congreso aprobó una prórroga hasta diciembre de 2019. A cambio de entregar el armamento, cada persona recibe un cupón para cambiarlo por dinero en efectivo con valores que van desde los 1.200 a 3.000 pesos, según el tipo y modelo de arma entregada.

Lo que se registra al momento de la entrega es el número de serie, la marca, tipo y calibre con el fin de cotejar estos datos con los registros existentes. Toda  persona que quiera abandonar un arma debe llevarla de lunes a viernes de 9 a 12 a la oficina de la planta baja del Edificio Administrativo, ubicado en Ayacucho 945, donde se le destruyen algunas partes con una prensa hidráulica y se le aplica un precinto.

Vanina Lucchese, encargada de Difusión y Prensa de la Agencia Nacional de Materiales Controlados (Anmac), dijo que “este programa está destinado a aquellas personas que tienen en su poder un arma de fuego, que puede tener una duración de unos cien años, y que muchas veces esta situación se da por herencia de algún abuelo o bisabuelo; o quizás porque la encontraron cuando hicieron alguna mudanza o la venta de una propiedad”. También recordó que existen campañas de difusión en todo el país "a través de nuestras agencias y de los medios de comunicación. Es cierto que no se están emitiendo todo el tiempo, pero con la prórroga que se logró seguirá el año que viene”.

Además citó los programas de prevención “que hace nuestra agencia con charlas abiertas a todo público en escuelas, centros comunitarios e instituciones de bien público. Y las capacitaciones que les brindamos a las policías locales de cada provincia”.  

Lucchese contó que en caso de que alguien quiera quedarse con esa arma, “debe realizar los trámites pertinentes para ser legítimo usuario que incluye un curso de aptitud para usarla, además de un certificado psicofísico como para tenerla de manera legal. Que un familiar te haya dejado, un arma no significa que la podés usar”. Además de los análisis clínicos, físicos y psicológicos la obtención de ese carnet habilitante tiene un costo de 800 pesos, tanto si es condicional o definitivo. Y también incluye la realización del trámite sucesorio judicial igual que cuando se trata de un automóvil o un inmueble.

“Si esa persona no quiere quedarse con el arma puede recurrir al Programa de Entrega Voluntaria donde no tiene que hacer ningún tipo de trámite, simplemente traerla de manera anónima y se destruye en el momento. Esto ayuda a reducir el circulante de armas en el país y también a solucionar cualquier tipo de problema futuro que se le pueda generar a esa persona, porque este plan no está destinado a los que practican caza deportiva de manera regulada o hacen prácticas en el Tiro Federal”, explicó la funcionaria.

A partir del 15 de agosto también se implementó el nuevo Sistema Único de Emisión de Certificados Psicofísicos que por el momento se aplica en CABA, Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.  

Logín