eldiariodelarepublica.com
Cada vez hay más jóvenes que sufren problemas de audición

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Cada vez hay más jóvenes que sufren problemas de audición

En el período que va de 2005 al 2015, el 40% de los aspirantes a la carrera de Fonoaudiología de la UNSL no superaron el examen auditivo. Los especialistas confirman que crecen los casos en menores. 

Cada vez más jóvenes tienen problemas de audición debido al uso de auriculares y de la exposición a ruidos altos en locales bailables. Así lo aseguraron en la Facultad de Ciencias de la Salud, perteneciente a la Universidad Nacional de San Luis UNSL). Desde el 2005 hasta el 2015, un 40 por ciento de los aspirantes no lograron superar la evaluación auditiva en la carrera de Fonoaudiología. Los especialistas confirman que hay un incremento de las patologías  en menores. 

Todos los aspirantes que quieran ingresar a la carrera de Fonoaudiología tienen que pasar por un examen psicofísico en donde se evalúa el aspecto auditivo y la calidad foniátrica de los futuros estudiantes. “Desde el 2005 hasta el 2015 un 40 por ciento de los aspirantes no lograron superar la evaluación  de la parte auditiva”, dijo la licenciada en Fonoaudiología, Denis Di Mauro, quien agregó que han observado que "el umbral auditivo en los jóvenes con los años ha ido cambiando. Antes lo normal estaba en una escala entre cero y diez. Hoy esto se ha extendido hasta casi el veinte. Esto se produce por los ruidos excesivos.

Según Di Mauro, lo que les llama la atención es que estos casos se den en jóvenes que no tiene antecedentes patológicos, como tampoco una ocupación laboral en la que estén expuestos a ruidos. “Estas afecciones generalmente están relacionados con la música y principalmente con la utilización de auriculares durante muchas horas al día y a intensidades muy altas”, expresó la licenciada y agregó que los  dispositivos que más problemas generan son los de inserción, que se colocan adentro de la oreja. “Al ser tan chiquitos las ondas sonoras impactan directamente en el oído y ejercen una gran agresión”, señaló.

Ante esta situación, en el Departamento de Fonoaudiología han realizado campañas de prevención, tanto en niveles secundarios como primarios,  para alertar y así tratar de que esta afección no siga avanzando. “No podemos evitar que los adolescentes dejen de ir a los boliches o a recitales y tampoco van a dejar de usar dispositivos para reproducir música. Lo que aconsejamos es limitar su uso a determinadas horas por día, no el uso excesivo”, precisó Di Mauro y también aconsejó que el volumen del equipo esté a mitad de las posibilidades. “Una intensidad adecuada es aquélla en la cual una persona que está a mi lado no debe escuchar nada de lo que sale de mi celular. Si lo logra, tengo que saber que seguramente voy a tener algún daño”, dijo. 

También detalló que los oídos necesitan descanso. “Uno no puede estar conectado todo el tiempo, son medidas que se deben optar para cuidarse. Así como una persona se pone una vacuna para no contraer determinadas enfermedades, en el caso del sistema auditivo sucede lo mismo. Lo que pasa es que no lo vemos y no nos damos cuenta del daño que nos está causando”, aseguró la fonoaudióloga y comentó que cuando se empieza a tener las luces de alerta es tarde. “Generalmente cuando llega ese momento el problema ya está instalado”, afirmó. 

Entre las primeras manifestaciones la especialista destacó los zumbidos, ruido dentro de la cabeza o sensación de aturdimiento. “En un principio el zumbido no es permanente, es aleatorio. Con el correr del tiempo a medida que el oído va teniendo agresión continua, se va deteriorando y ese ruido se empieza a instalar permanentemente”, precisó.

Para poder evitar llegar a este tipo de afecciones Di Mauro aconsejó: “Si van a un recital en donde los niveles sonoros son altísimos, lo mejor es que al otro día tratar de evitar el uso de los audífonos con música fuerte o conectarse a la computadora. El ruido es un agresor inadvertido, silencioso y es un contaminante”, aseguró. 

“La pérdida auditiva es irreversible”, comentó la licenciada y aclaró que no hay nada hasta el momento que se pueda hacer para superar esa disminución. “El envejecimiento de la escucha que tiene la población joven es a nivel mundial y es alertado por las organizaciones que se dedican al estudio de estos casos. Los chicos ahora tienen una audición que tendría que tener una persona anciana”.

No todos los ruidos están relacionados con la música de los equipos o con los celulares, Di Mauro también habló sobre los riesgos que pasan inadvertido en los juguetes de los niños. “Hicimos una campaña para prevenir a las familias sobre los juguetes sonoros que son perjudiciales, porque la mayoría de los que hemos medido y estudiado son lo que utilizan los chicos. Estos claramente superan la intensidad de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud”, comentó.

Sobre la concientización, la especialista precisó que en la población donde más se puede actuar de forma preventiva es en niños de jardín de infantes. “Ellos son más permeables a entender, en cambio los adolescentes son poco receptores”, contó mientras que recordó una anécdota en una escuela: “Estábamos hablando de la importancia de no exponerse a los ruidos y los chicos nos miraban, se reían y se ponían los auriculares. Es una población difícil por lo propio de su edad, pero no se dan cuenta que a la larga terminan teniendo un problema”.

Di Mauro destacó como fundamental la prevención. “Estamos tratando de revertir en lo posible esta situación. Porque si seguimos así, evidentemente, esto será un problema muy grande. Es más hay una publicación que dice que en Europa se observa cada vez más jóvenes que utilizan audioprótesis, es decir, audífonos”, concluyó.

El doctor Sebastián Picciafuoco, quien trabaja en el sistema de salud puntano y es especialista en la colocación de implantes cocleares, coincidió que hay una tendencia a que los jóvenes manifiesten patologías auditivas y trazó un panorama lúgubre si no ocurre un cambio de mentalidad. "Se viene toda una generación con problemas auditivos", advirtió.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Cada vez hay más jóvenes que sufren problemas de audición

En el período que va de 2005 al 2015, el 40% de los aspirantes a la carrera de Fonoaudiología de la UNSL no superaron el examen auditivo. Los especialistas confirman que crecen los casos en menores. 

Prevención.  Los médicos señalan que para evitar problemas no hay que utilizar los auriculares muchas horas durante el día. Foto: Alejandro Lorda.

Cada vez más jóvenes tienen problemas de audición debido al uso de auriculares y de la exposición a ruidos altos en locales bailables. Así lo aseguraron en la Facultad de Ciencias de la Salud, perteneciente a la Universidad Nacional de San Luis UNSL). Desde el 2005 hasta el 2015, un 40 por ciento de los aspirantes no lograron superar la evaluación auditiva en la carrera de Fonoaudiología. Los especialistas confirman que hay un incremento de las patologías  en menores. 

Todos los aspirantes que quieran ingresar a la carrera de Fonoaudiología tienen que pasar por un examen psicofísico en donde se evalúa el aspecto auditivo y la calidad foniátrica de los futuros estudiantes. “Desde el 2005 hasta el 2015 un 40 por ciento de los aspirantes no lograron superar la evaluación  de la parte auditiva”, dijo la licenciada en Fonoaudiología, Denis Di Mauro, quien agregó que han observado que "el umbral auditivo en los jóvenes con los años ha ido cambiando. Antes lo normal estaba en una escala entre cero y diez. Hoy esto se ha extendido hasta casi el veinte. Esto se produce por los ruidos excesivos.

Según Di Mauro, lo que les llama la atención es que estos casos se den en jóvenes que no tiene antecedentes patológicos, como tampoco una ocupación laboral en la que estén expuestos a ruidos. “Estas afecciones generalmente están relacionados con la música y principalmente con la utilización de auriculares durante muchas horas al día y a intensidades muy altas”, expresó la licenciada y agregó que los  dispositivos que más problemas generan son los de inserción, que se colocan adentro de la oreja. “Al ser tan chiquitos las ondas sonoras impactan directamente en el oído y ejercen una gran agresión”, señaló.

Ante esta situación, en el Departamento de Fonoaudiología han realizado campañas de prevención, tanto en niveles secundarios como primarios,  para alertar y así tratar de que esta afección no siga avanzando. “No podemos evitar que los adolescentes dejen de ir a los boliches o a recitales y tampoco van a dejar de usar dispositivos para reproducir música. Lo que aconsejamos es limitar su uso a determinadas horas por día, no el uso excesivo”, precisó Di Mauro y también aconsejó que el volumen del equipo esté a mitad de las posibilidades. “Una intensidad adecuada es aquélla en la cual una persona que está a mi lado no debe escuchar nada de lo que sale de mi celular. Si lo logra, tengo que saber que seguramente voy a tener algún daño”, dijo. 

También detalló que los oídos necesitan descanso. “Uno no puede estar conectado todo el tiempo, son medidas que se deben optar para cuidarse. Así como una persona se pone una vacuna para no contraer determinadas enfermedades, en el caso del sistema auditivo sucede lo mismo. Lo que pasa es que no lo vemos y no nos damos cuenta del daño que nos está causando”, aseguró la fonoaudióloga y comentó que cuando se empieza a tener las luces de alerta es tarde. “Generalmente cuando llega ese momento el problema ya está instalado”, afirmó. 

Entre las primeras manifestaciones la especialista destacó los zumbidos, ruido dentro de la cabeza o sensación de aturdimiento. “En un principio el zumbido no es permanente, es aleatorio. Con el correr del tiempo a medida que el oído va teniendo agresión continua, se va deteriorando y ese ruido se empieza a instalar permanentemente”, precisó.

Para poder evitar llegar a este tipo de afecciones Di Mauro aconsejó: “Si van a un recital en donde los niveles sonoros son altísimos, lo mejor es que al otro día tratar de evitar el uso de los audífonos con música fuerte o conectarse a la computadora. El ruido es un agresor inadvertido, silencioso y es un contaminante”, aseguró. 

“La pérdida auditiva es irreversible”, comentó la licenciada y aclaró que no hay nada hasta el momento que se pueda hacer para superar esa disminución. “El envejecimiento de la escucha que tiene la población joven es a nivel mundial y es alertado por las organizaciones que se dedican al estudio de estos casos. Los chicos ahora tienen una audición que tendría que tener una persona anciana”.

No todos los ruidos están relacionados con la música de los equipos o con los celulares, Di Mauro también habló sobre los riesgos que pasan inadvertido en los juguetes de los niños. “Hicimos una campaña para prevenir a las familias sobre los juguetes sonoros que son perjudiciales, porque la mayoría de los que hemos medido y estudiado son lo que utilizan los chicos. Estos claramente superan la intensidad de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud”, comentó.

Sobre la concientización, la especialista precisó que en la población donde más se puede actuar de forma preventiva es en niños de jardín de infantes. “Ellos son más permeables a entender, en cambio los adolescentes son poco receptores”, contó mientras que recordó una anécdota en una escuela: “Estábamos hablando de la importancia de no exponerse a los ruidos y los chicos nos miraban, se reían y se ponían los auriculares. Es una población difícil por lo propio de su edad, pero no se dan cuenta que a la larga terminan teniendo un problema”.

Di Mauro destacó como fundamental la prevención. “Estamos tratando de revertir en lo posible esta situación. Porque si seguimos así, evidentemente, esto será un problema muy grande. Es más hay una publicación que dice que en Europa se observa cada vez más jóvenes que utilizan audioprótesis, es decir, audífonos”, concluyó.

El doctor Sebastián Picciafuoco, quien trabaja en el sistema de salud puntano y es especialista en la colocación de implantes cocleares, coincidió que hay una tendencia a que los jóvenes manifiesten patologías auditivas y trazó un panorama lúgubre si no ocurre un cambio de mentalidad. "Se viene toda una generación con problemas auditivos", advirtió.

Logín