eldiariodelarepublica.com
Evidencias cada vez más frecuentes

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Evidencias cada vez más frecuentes

El desprendimiento de un enorme témpano del glaciar Grey en la Patagonia chilena alertó a la comunidad científica, que teme que este tipo de fenómeno acelere los efectos del cambio climático en las próximas décadas. El Grey, una enorme masa de hielo azulado ubicada en el turístico parque nacional Torres del Paine (unos 3.200 kilómetros al sur de Santiago), sufrió una fractura a principios de noviembre que derivó en el desprendimiento de un témpano de unos 350 por 380 metros que amenaza la navegación en la zona.

Si bien estos incidentes son normales, el gran tamaño del témpano sorprendió a los científicos locales que siguen de cerca la evolución del glaciar Grey, de unos 270 km2 de superficie y que en 30 años ha sufrido el desmembramiento de 2 km de masa.

“Hechos como este forman parte de una tendencia irreversible en el corto plazo”, declaró Raúl Cordero, investigador antártico y especialista en cambio climático de la Universidad de Santiago.

Esta tendencia se explica por el aumento de las temperaturas debido al calentamiento global, que en los últimos 100 años subió 0,8 grados centígrados y que hasta el 2050 subiría 1 o 2 grados más.

Los glaciares de los Campos de Hielo de la Patagonia superan los 20.000 km2 de superficie, la tercera extensión de hielos continentales detrás de la Antártida y Groenlandia. Científicos estiman que han perdido hasta 13 kilómetros de masa en las últimas tres décadas.

Esta pérdida de hielo ha provocado que los glaciares tengan menor capacidad de reflejar la radiación solar, que termina siendo absorbida por la Tierra, lo que incide en el aumento de las temperaturas del planeta y el aceleramiento de los efectos del cambio climático estimulando la aparición de fenómenos como tormentas extremas, huracanes u olas de calor.

No hay ningún indicador de cambio climático que no esté acelerándose para peor. El nivel del mar está subiendo cada vez más rápido; los glaciares se derriten cada vez más velozmente; Groenlandia y la Antártica pierden cada vez más hielo.

Si bien el cambio climático también es irreversible en el corto plazo, existe la posibilidad de mitigar su avance, reduciendo las emisiones de CO2 derivadas de los combustibles fósiles.

Hay que hacer el esfuerzo de la transición energética, adoptar las energías renovables y abandonar las fósiles es urgente y necesario, repiten los científicos. Asimismo, se debe adaptar la infraestructura a los efectos del cambio climático -evitando construcciones cerca de zonas susceptibles a las altas temperaturas y fenómenos climáticos-, construir viviendas que soporten estos efectos y sean energéticamente más eficientes.

El Grey es parte del Campo de Hielo Patagónico Sur, formado por 49 glaciares de unos 16.800 km2 que comparten Chile y Argentina, y desde cuyas enormes paredes se han desprendido decenas de témpanos en las últimas décadas que ahora vagan en lagos y mares del sur.

En el caso del témpano desprendido del glaciar Grey el hielo se ve compacto y consistente, pero se transforma en una amenaza, ya que se desplazará y fragmentará en pedazos menores, sostienen los especialistas.

Dado su tamaño, la fragmentación y la dinámica de movimiento de estos icebergs muchas veces impiden el flujo normal de las embarcaciones y provocan el aumento del nivel de las aguas, poniendo en riesgo localidades costeras de posibles inundaciones, agregó.

Los expertos estiman que la subida del nivel del mar se irá acelerando debido al desbalance que sufren los glaciares en todo el mundo, al perder más hielo por derretimiento o en forma de iceberg que el que ganan por acumulación de nieve.

Para fines de siglo, los aumentos esperados, en el mejor de los casos, serían de un metro por sobre el nivel del mar y eso es mucho. Evidencias cada vez más frecuentes de un planeta que cambió por causas humanas y cuyos alcances son impredecibles.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Evidencias cada vez más frecuentes

Ilustración: Pablo Blasberg. 

El desprendimiento de un enorme témpano del glaciar Grey en la Patagonia chilena alertó a la comunidad científica, que teme que este tipo de fenómeno acelere los efectos del cambio climático en las próximas décadas. El Grey, una enorme masa de hielo azulado ubicada en el turístico parque nacional Torres del Paine (unos 3.200 kilómetros al sur de Santiago), sufrió una fractura a principios de noviembre que derivó en el desprendimiento de un témpano de unos 350 por 380 metros que amenaza la navegación en la zona.

Si bien estos incidentes son normales, el gran tamaño del témpano sorprendió a los científicos locales que siguen de cerca la evolución del glaciar Grey, de unos 270 km2 de superficie y que en 30 años ha sufrido el desmembramiento de 2 km de masa.

“Hechos como este forman parte de una tendencia irreversible en el corto plazo”, declaró Raúl Cordero, investigador antártico y especialista en cambio climático de la Universidad de Santiago.

Esta tendencia se explica por el aumento de las temperaturas debido al calentamiento global, que en los últimos 100 años subió 0,8 grados centígrados y que hasta el 2050 subiría 1 o 2 grados más.

Los glaciares de los Campos de Hielo de la Patagonia superan los 20.000 km2 de superficie, la tercera extensión de hielos continentales detrás de la Antártida y Groenlandia. Científicos estiman que han perdido hasta 13 kilómetros de masa en las últimas tres décadas.

Esta pérdida de hielo ha provocado que los glaciares tengan menor capacidad de reflejar la radiación solar, que termina siendo absorbida por la Tierra, lo que incide en el aumento de las temperaturas del planeta y el aceleramiento de los efectos del cambio climático estimulando la aparición de fenómenos como tormentas extremas, huracanes u olas de calor.

No hay ningún indicador de cambio climático que no esté acelerándose para peor. El nivel del mar está subiendo cada vez más rápido; los glaciares se derriten cada vez más velozmente; Groenlandia y la Antártica pierden cada vez más hielo.

Si bien el cambio climático también es irreversible en el corto plazo, existe la posibilidad de mitigar su avance, reduciendo las emisiones de CO2 derivadas de los combustibles fósiles.

Hay que hacer el esfuerzo de la transición energética, adoptar las energías renovables y abandonar las fósiles es urgente y necesario, repiten los científicos. Asimismo, se debe adaptar la infraestructura a los efectos del cambio climático -evitando construcciones cerca de zonas susceptibles a las altas temperaturas y fenómenos climáticos-, construir viviendas que soporten estos efectos y sean energéticamente más eficientes.

El Grey es parte del Campo de Hielo Patagónico Sur, formado por 49 glaciares de unos 16.800 km2 que comparten Chile y Argentina, y desde cuyas enormes paredes se han desprendido decenas de témpanos en las últimas décadas que ahora vagan en lagos y mares del sur.

En el caso del témpano desprendido del glaciar Grey el hielo se ve compacto y consistente, pero se transforma en una amenaza, ya que se desplazará y fragmentará en pedazos menores, sostienen los especialistas.

Dado su tamaño, la fragmentación y la dinámica de movimiento de estos icebergs muchas veces impiden el flujo normal de las embarcaciones y provocan el aumento del nivel de las aguas, poniendo en riesgo localidades costeras de posibles inundaciones, agregó.

Los expertos estiman que la subida del nivel del mar se irá acelerando debido al desbalance que sufren los glaciares en todo el mundo, al perder más hielo por derretimiento o en forma de iceberg que el que ganan por acumulación de nieve.

Para fines de siglo, los aumentos esperados, en el mejor de los casos, serían de un metro por sobre el nivel del mar y eso es mucho. Evidencias cada vez más frecuentes de un planeta que cambió por causas humanas y cuyos alcances son impredecibles.

Logín