eldiariodelarepublica.com
Susana Coria: "En el submarino están todas las respuestas"

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Susana Coria: "En el submarino están todas las respuestas"

Gabriel Casari

La puntana espera noticias de su hijo Fabricio Alcaraz Coria y se aferra al apoyo de los demás familiares y del pueblo puntano.

Lo único que deseo es que aparezca el submarino, porque en el submarino están todas las respuestas”, dijo con el corazón en piel viva Susana Coria, la mamá de Fabricio Alcaraz Coria, el marino puntano que está entre los 44 tripulantes del “ARA San Juan” que se encuentra desaparecido en las profundidades del Atlántico.

La frase sintetiza una forma de pensar que cuando se plasma en palabras calan tan hondo que, sin ser gritos, aturden el alma.

“Lo único que queremos es que lo encuentren, ojalá sea pronto. La incertidumbre es lo que nos está matando: saber si sufren, si sufrieron. No sabemos nada, no sabemos si falleció, no los pueden dar por muertos porque el submarino no aparece”, remarcó ayer a través de una comunicación telefónica desde Mar del Plata, en donde está junto a su marido y su otra hija desde el domingo 19 de noviembre.

Del otro lado del teléfono, la mujer intentó sostener con fuerza un pequeño hilo de voz que se cortaba a cada instante, y que en ese quiebre dejaba entrever un mundo de desesperación y disparaba el miedo paternal por no saber dónde y cómo puede estar un hijo, si está con vida o dejó de estarlo.

“Estamos con otros familiares en la misma situación, estamos en comunicación con la esposa de un compañero de mi hijo que estaba en el submarino, nos damos fuerza. Esperamos un milagro. A veces necesitamos aferrarnos a esa ilusión, pero muchas veces caemos en la realidad de que el contexto es muy adverso”, aseguró con lucidez y mucha tristeza.

Sobre los datos que aporta la Armada, dijo que no tienen comunicación directa con las autoridades. “Nos informamos de la misma manera que los medios: con el parte que dan todos los días”. Pero ayer el día fue particularmente oscuro para ella. “La verdad es que hoy (por ayer) no quise saber nada, no estoy para escuchar nada”, reconoció.

No dejó pasar las declaraciones que hizo en televisión el ministro de Defensa de la Nación, Oscar Aguad, que explicó que el caso SAR (siglas en inglés de Search And Rescue, "Búsqueda y Rescate") al que se puso fin el último jueves "se inicia cuando las personas se han perdido en el mar y termina cuando son rescatadas o ya no hay condiciones de vida".

"Un informe de la Armada dijo que las condiciones del ambiente extremo donde se desarrolló el suceso y el tiempo que había transcurrido era incompatible con la existencia de vida humana", sostuvo Aguad. "¿Es decir que están todos muertos?", preguntó el periodista Joaquín Morales Solá en TN. "Exactamente", respondió el ministro.

Susana comentó: “No lo escuché en vivo, lo leí al otro día. No sé qué pensar, son personas que nunca podrán ponerse en nuestro lugar, no piensan en las familias. No pueden hacer esas declaraciones tan desafortunadas”.

También puso en claro que intenta quedarse lo menos posible en la Base Naval, pero que cuando lo hace se acercan muchos compañeros de su hijo y los visitan. “Nos cuentan detalles de su convivencia, anécdotas y esas cosas. De esta gente de la Armada no me puedo quejar, nos acompañan y dan apoyo desde el primer momento. A veces nos piden perdón porque no pueden hacer nada para ayudar. A ellos les da un sentimiento de culpa; nosotros sabemos que no tienen nada que ver. Hay otros que se bajaron a último momento y también se sienten culpables por eso”.

En medio de un dolor enorme que atravesaba cada frase, la mamá de Fabricio le agradeció a la gente de San Luis. “Siempre estuvo muy atenta con nosotros, nos tienen muy presentes, nos sentimos muy acompañados. Nos envían muchos mensajes gente que no conocemos dándonos aliento, buenos deseos. Éstas son cosas que nos hacen sentir mejor en medio de este momento terrible”.

La mujer  especula con que no les quedan muchos días en Mar del Plata. “Ahora tenemos que volver porque tenemos que retomar nuestras tareas. Resta arreglar algunos detalles”. Adelantó que podrían emprender su regreso a El Volcán, en donde viven, el próximo domingo.

Para terminar, Susana dijo que no tiene pensado litigar como han hecho otras familias. “Éste es el momento en que tenemos que saber qué pasó con nuestro hijo”, dijo, y reiteró su máxima aspiración, que estremece el corazón: “Lo único que deseo es que aparezca el submarino, porque en el submarino están todas las respuestas”.

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
¿TE GUSTÓ LA NOTA?
TAGS
COMENTARIOS

Susana Coria: "En el submarino están todas las respuestas"

La puntana espera noticias de su hijo Fabricio Alcaraz Coria y se aferra al apoyo de los demás familiares y del pueblo puntano.

Susana, en su casa: "Esperamos un milagro, necesitamos aferrarnos a esa ilusión". Foto: Alejandro Lorda

Lo único que deseo es que aparezca el submarino, porque en el submarino están todas las respuestas”, dijo con el corazón en piel viva Susana Coria, la mamá de Fabricio Alcaraz Coria, el marino puntano que está entre los 44 tripulantes del “ARA San Juan” que se encuentra desaparecido en las profundidades del Atlántico.

La frase sintetiza una forma de pensar que cuando se plasma en palabras calan tan hondo que, sin ser gritos, aturden el alma.

“Lo único que queremos es que lo encuentren, ojalá sea pronto. La incertidumbre es lo que nos está matando: saber si sufren, si sufrieron. No sabemos nada, no sabemos si falleció, no los pueden dar por muertos porque el submarino no aparece”, remarcó ayer a través de una comunicación telefónica desde Mar del Plata, en donde está junto a su marido y su otra hija desde el domingo 19 de noviembre.

Del otro lado del teléfono, la mujer intentó sostener con fuerza un pequeño hilo de voz que se cortaba a cada instante, y que en ese quiebre dejaba entrever un mundo de desesperación y disparaba el miedo paternal por no saber dónde y cómo puede estar un hijo, si está con vida o dejó de estarlo.

“Estamos con otros familiares en la misma situación, estamos en comunicación con la esposa de un compañero de mi hijo que estaba en el submarino, nos damos fuerza. Esperamos un milagro. A veces necesitamos aferrarnos a esa ilusión, pero muchas veces caemos en la realidad de que el contexto es muy adverso”, aseguró con lucidez y mucha tristeza.

Sobre los datos que aporta la Armada, dijo que no tienen comunicación directa con las autoridades. “Nos informamos de la misma manera que los medios: con el parte que dan todos los días”. Pero ayer el día fue particularmente oscuro para ella. “La verdad es que hoy (por ayer) no quise saber nada, no estoy para escuchar nada”, reconoció.

No dejó pasar las declaraciones que hizo en televisión el ministro de Defensa de la Nación, Oscar Aguad, que explicó que el caso SAR (siglas en inglés de Search And Rescue, "Búsqueda y Rescate") al que se puso fin el último jueves "se inicia cuando las personas se han perdido en el mar y termina cuando son rescatadas o ya no hay condiciones de vida".

"Un informe de la Armada dijo que las condiciones del ambiente extremo donde se desarrolló el suceso y el tiempo que había transcurrido era incompatible con la existencia de vida humana", sostuvo Aguad. "¿Es decir que están todos muertos?", preguntó el periodista Joaquín Morales Solá en TN. "Exactamente", respondió el ministro.

Susana comentó: “No lo escuché en vivo, lo leí al otro día. No sé qué pensar, son personas que nunca podrán ponerse en nuestro lugar, no piensan en las familias. No pueden hacer esas declaraciones tan desafortunadas”.

También puso en claro que intenta quedarse lo menos posible en la Base Naval, pero que cuando lo hace se acercan muchos compañeros de su hijo y los visitan. “Nos cuentan detalles de su convivencia, anécdotas y esas cosas. De esta gente de la Armada no me puedo quejar, nos acompañan y dan apoyo desde el primer momento. A veces nos piden perdón porque no pueden hacer nada para ayudar. A ellos les da un sentimiento de culpa; nosotros sabemos que no tienen nada que ver. Hay otros que se bajaron a último momento y también se sienten culpables por eso”.

En medio de un dolor enorme que atravesaba cada frase, la mamá de Fabricio le agradeció a la gente de San Luis. “Siempre estuvo muy atenta con nosotros, nos tienen muy presentes, nos sentimos muy acompañados. Nos envían muchos mensajes gente que no conocemos dándonos aliento, buenos deseos. Éstas son cosas que nos hacen sentir mejor en medio de este momento terrible”.

La mujer  especula con que no les quedan muchos días en Mar del Plata. “Ahora tenemos que volver porque tenemos que retomar nuestras tareas. Resta arreglar algunos detalles”. Adelantó que podrían emprender su regreso a El Volcán, en donde viven, el próximo domingo.

Para terminar, Susana dijo que no tiene pensado litigar como han hecho otras familias. “Éste es el momento en que tenemos que saber qué pasó con nuestro hijo”, dijo, y reiteró su máxima aspiración, que estremece el corazón: “Lo único que deseo es que aparezca el submarino, porque en el submarino están todas las respuestas”.

Logín