eldiariodelarepublica.com
Cárcel para un hombre por una estafa millonaria al banco Supervielle

Escuchanos EN VIVO!

Escuchanos EN VIVO!
X

Cárcel para un hombre por una estafa millonaria al banco Supervielle


Por ahora, sólo los altos ejecutivos del Banco Supervielle saben qué fue del millón y medio de pesos que le depositaron a uno de sus clientes el 27 de marzo pasado, antes de descubrir que el cheque que le pagaron por adelantado estaba denunciado. En los días que pasó detenido en la Comisaría 1ª, Leonardo Martín Marchiano no le mencionó a nadie dónde está ese dinero, así que el juez de la causa deberá esperar el informe de los movimientos de cuenta para saber si la suma fue girada a otro banco o si fue extraída por algún medio. No obstante ello, el magistrado consideró que hay elementos suficientes para acreditar que Marchiano realizó maniobras tendientes a provocar un error del banco y que luego intentó un segundo ardid utilizando un cheque adulterado para hacer que le depositaran siete millones y medio de pesos más. El lunes a última hora lo procesó por estafa y adulteración de un documento privado y ordenó su alojamiento en la penitenciaría. Convencido de su inocencia, el abogado del acusado presentó un pedido de excarcelación incluso antes de que lo trasladaran al penal.


En octubre del año pasado, Marchiano, que tiene 46 años, abrió una cuenta en el Banco Supervielle a nombre de su empresa, Fena Construcciones SA. Las autoridades no saben si para ese entonces ya vivía en San Luis; sí pudieron acreditar que hace dos meses alquiló un departamento en calle Martín Güemes, en el que vivía con su esposa, Patricia Alejandra Peralta.


El problema que lo llevó a la cárcel comenzó de 14 de marzo pasado, cuando se comunicó con su ejecutivo de cuenta para que le descontaran un cheque de pago diferido del Banco HSBC por 1.547.301,27 pesos. El empleado inició las averiguaciones pertinentes y autorizó a que el banco acreditara 1.497.175,82 pesos en la cuenta de Fena.


El 20 de abril, casi un mes después, la Cámara Compensadora rechazó el pagaré porque estaba denunciado y del banco llamaron a Marchiano para que cancelara la deuda o levantara el cheque rechazado. Él explicó que la situación se debió a un error administrativo de la empresa que emitió el cheque y ofreció cancelar la deuda realizando una nueva operación con un cheque por 7.597.328,63 pesos, emitido por la empresa Alquimac.


El jueves 4 de mayo, cuando acudió con su mujer para cerrar esa transacción, el gerente y otros responsables de la entidad los invitaron a una reunión para que les explicaran algunas irregularidades que hallaron en el segundo cheque.


La pareja y los empleados bancarios fueron hasta la comisaría para exponer la situación, pero Marchiano y su mujer ya no pudieron marcharse. El tesorero de Alquimac había negado que el pagaré fuera de ellos y advirtió que su firma y la del responsable de la empresa eran falsas, entre otras varias irregularidades.



Leé el texto completo de esta nota en la edición impresa. Suscríbete y recíbela todos los días en tu casa u oficina.
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
TAGS
COMENTARIOS

Cárcel para un hombre por una estafa millonaria al banco Supervielle

A prisión. lo trasladaron ayer (martes), a las seis y media de la tarde. Foto: Comisaría 1ª.

Por ahora, sólo los altos ejecutivos del Banco Supervielle saben qué fue del millón y medio de pesos que le depositaron a uno de sus clientes el 27 de marzo pasado, antes de descubrir que el cheque que le pagaron por adelantado estaba denunciado. En los días que pasó detenido en la Comisaría 1ª, Leonardo Martín Marchiano no le mencionó a nadie dónde está ese dinero, así que el juez de la causa deberá esperar el informe de los movimientos de cuenta para saber si la suma fue girada a otro banco o si fue extraída por algún medio. No obstante ello, el magistrado consideró que hay elementos suficientes para acreditar que Marchiano realizó maniobras tendientes a provocar un error del banco y que luego intentó un segundo ardid utilizando un cheque adulterado para hacer que le depositaran siete millones y medio de pesos más. El lunes a última hora lo procesó por estafa y adulteración de un documento privado y ordenó su alojamiento en la penitenciaría. Convencido de su inocencia, el abogado del acusado presentó un pedido de excarcelación incluso antes de que lo trasladaran al penal.


En octubre del año pasado, Marchiano, que tiene 46 años, abrió una cuenta en el Banco Supervielle a nombre de su empresa, Fena Construcciones SA. Las autoridades no saben si para ese entonces ya vivía en San Luis; sí pudieron acreditar que hace dos meses alquiló un departamento en calle Martín Güemes, en el que vivía con su esposa, Patricia Alejandra Peralta.


El problema que lo llevó a la cárcel comenzó de 14 de marzo pasado, cuando se comunicó con su ejecutivo de cuenta para que le descontaran un cheque de pago diferido del Banco HSBC por 1.547.301,27 pesos. El empleado inició las averiguaciones pertinentes y autorizó a que el banco acreditara 1.497.175,82 pesos en la cuenta de Fena.


El 20 de abril, casi un mes después, la Cámara Compensadora rechazó el pagaré porque estaba denunciado y del banco llamaron a Marchiano para que cancelara la deuda o levantara el cheque rechazado. Él explicó que la situación se debió a un error administrativo de la empresa que emitió el cheque y ofreció cancelar la deuda realizando una nueva operación con un cheque por 7.597.328,63 pesos, emitido por la empresa Alquimac.


El jueves 4 de mayo, cuando acudió con su mujer para cerrar esa transacción, el gerente y otros responsables de la entidad los invitaron a una reunión para que les explicaran algunas irregularidades que hallaron en el segundo cheque.


La pareja y los empleados bancarios fueron hasta la comisaría para exponer la situación, pero Marchiano y su mujer ya no pudieron marcharse. El tesorero de Alquimac había negado que el pagaré fuera de ellos y advirtió que su firma y la del responsable de la empresa eran falsas, entre otras varias irregularidades.



Leé el texto completo de esta nota en la edición impresa. Suscríbete y recíbela todos los días en tu casa u oficina.
Logín